Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un empate que dejó a los dos conformes

La Villa lo tuvo sobre el final, pero la cabeza salvadora de Damián Ponce le impidió seguir bien de cerca al puntero Argentino de Rosario, que ayer superó como visitante por 3 a 1 a Justo José de Urquiza. De todas formas, el 0-0 final ante Sportivo Dock Sud no estuvo nada mal, ya que ambos equipos hicieron los méritos suficientes como para, al menos, no perder.

El choque aparecía como complicado desde antes de ingresar al campo de juego, ya que Dock Sud, a quien nunca todavía logró doblegar el celeste, sorprendía de movida incluyendo a todas sus figuras rutilantes: Omar Gauna, Ramón Ismael Medina Bello, Alfredo Torres y Juan Carlos Piersanti.

Y lo que parecía entonces una parada difícil, se concretó en el juego una vez que el árbitro, Julio Barraza, marcó el comienzo de las acciones.

En los primeros diez minutos, todo fue puro estudio. San Carlos, con la pelota, medía y medía la flexibilidad de la línea de fondo visitante, en tanto que el Docke, parado de contra, hacía lo propio con la del celeste.

Recién pisando los 20 minutos la Villa logró sacar una pequeña luz de ventaja en cuanto a dominio territorial. Ello apenas se pudo dar por un corto lapso de tiempo, el suficiente como para crear las dos situaciones más claras de la primera parte.

La primera, un tiro libre ejecutado por Leandro Martini que no alcanzó a conectar bien Rodrigo Rinaudo de cabeza, pero que capturó el Choco "Gastón Villalba para meter nuevamente un centro corto que rechazó mal Héctor Luengo. La pelota viajó hacia la izquierda del ataque celeste y Martini, a la carrera, terminó mandándola a un metro del palo derecho de Lorenzo.

La segunda fue más vistosa que efectiva: la inició Rinaudo por izquierda tocando hacia el medio para Martini, este alargó para la entrada de Vallejos por derecha, y el enganche villero le pegó como venía y la pelota terminó perdiéndose por sobre el horizontal.


EL CUARTO DE HORA DEL DOCKE

En el inicio del segundo tiempo sorprendió de movida la visita, convirtiendo a Leonardo Cortizo en una de las figuras de la cancha.

Cuando apenas se jugaban 2 minutos, Gauna habilitó magistralmente a Emiliano Ruibal, y este, desde fuera del área, buscó sorprender al arquero con un disparo bombeado a la base del palo derecho. Pero Cortizo, recostado hacia el otro lado, voló espectacularmente, y con la punta de sus dedos alcanzó a desviar el balón al córner.

En la siguiente llegada de riesgo, otra vez Cortizo sacó chapa de gran arquero al taparle un mano a mano al mismo Ruibal.

La Villa reaccionó fundamentalmente a partir del ingreso de Lucas Fernández por Juan Pablo Alvarez. Con más aire, el Rusito sacó provecho de su pique corto y su endiablada gambeta para poner en aprietos a una defensa que se había amurallado.

Sobre los 27 minutos se escapó Fernández por izquierda, dejó en el camino a su marcador, y definió cruzado ante la salida del arquero. Lorenzo alcanzó a tapar a medias, pero cuando la pelota se disponía a traspasar la línea de sentencia, llegó el rechazo salvador de Héctor Luengo.

De allí en más lo tuvo Luis Vendakis para el Docke, y salvó Cortizo sacando al córner el cabezazo de pique al suelo, en tanto que Villalba desperdició una gran habilitación de Rinaudo pegándole a la carrera y elevando su remate por sobre el travesaño.

Y llegó entonces el final, con un córner desde la izquierda ejecutado por Leandro Martini, un cabezazo en el primer palo, y la cabeza salvadora de Damián Ponce para negarle sobre la misma línea el gol a la Villa.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...