Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

La vida de Madre Teresa en una versión musical

El espectáculo "Teresa. La Obra en Musical", con la actuación de Vicky Buchino en el rol de la Madre Teresa de Calcuta que se estrenó el miércoles pasado y que esta noche ofrecerá su tercera y última función en el teatro Lola Membrives, exalta los valores que rigieron la vida de la religiosa que conmovió al mundo con su obra solidaria en las calles de esa populosa ciudad de la India.

La obra fue escrita y dirigida por Julián Collados, con música original de Juan Manuel Bevacqua y coreografía de Laura Scorza.

"Recién ahora se me pasó el susto inicial -confesó Buchino- porque no se trata de un personaje más en la vida de una actriz: es 'el' personaje".

"Muchas veces pensé qué habrá sentido Geraldine Chaplin cuando hizo la versión cinematográfica -reflexionó-, en la que se mimetizó con la imagen de la Madre Teresa".

En lo físico, pocas cosas vinculan a Buchino con su personaje, y por eso el talento será la única arma de que dispondrá la actriz para tomar posesión del personaje.

"Yo estaba en conflicto -confesó- porque ya desde lo físico soy muy distinta. Pero si bien los franceses inventaron el concepto de 'físico-del-rol' para decir si un actor está en personaje o no lo está, lo cierto es que el teatro tiene una licencia maravillosa para poder recrear".

"Lo interesante es no intentar en ningún momento hacer un clon de la Madre Teresa -aseguró con total firmeza-, porque si eso ocurre, la actriz desaparece. Por otra parte, el intento va a fracasar inevitablemente".

Buchino dejó bien en claro que se trata de una recreación, un abierto desafío, no sólo a la imaginación de la gente sino también a la imaginación de la actriz.

UN PERSONAJE FUERTE

La composición del personaje se inició con la búsqueda de coincidencias. "La Madre Teresa era una mujer muy aguerrida, muy fuerte, con una personalidad y un temperamento tremendos. De lo contrario, no hubiera hecho lo que hizo -sostuvo-, sobre todo en un medio tan difícil como la India y siendo mujer. Era una mujer chiquitita con una garra impresionante. En ese sentido me sentí muy identificada".

"Todo el mundo tiene una imagen casi como de estampita, de la monjita buena que ayuda a los pobres. Pero en realidad era una luchadora de las que bajaban línea, y cuando abría la boca, todo el mundo hacía silencio", contó.

"Entonces comencé a construir el personaje a partir de esa coincidencia. Empecé a transitarlo con gran humildad porque me siento un instrumento -reveló-. Yo estoy afinada para tocar la música que tocaba la Madre Teresa".

La obra se inicia con una breve reseña sobre la familia de Agnes (ese era el nombre de la Madre Teresa) en Albania. Pero la acción dramática realmente comienza cuando la religiosa deja la congregación de Loreto, donde daba clases de catequesis y geografía, para ir a las calles de Calcuta a ayudar a los pobres y los enfermos.

Cumpliendo con esa misión pasa cuatro décadas de su vida, desde los 38 años hasta casi los 80, época en que recibe el Premio Nobel, viejita y consumida, que es la imagen que trascendió al mundo.

Finalmente, en cuanto a la música creada por Juan Manuel Bevacqua, la actriz señaló que "por un lado hay música incidental, que es la que acompaña las escenas, pero en ningún momento se queda en lo meramente decorativo sino que crea el clima conveniente para cada situación. Además están las canciones que tengo a mi cargo y que en muchos casos ponen la piel de gallina".

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...