Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Dos débiles propuestas en la noche de Canal 13

Se estrenaron "Transformaciones" y "Ciudad roja"

6 de Enero de 2005 | 00:00
"Transformaciones" y "Ciudad roja", dos nuevas propuestas bajo el amplio, diverso y en este caso por momentos decadente género del "reality" documental, estrenó el martes Canal 13 en su horario central.

A las 22 debutó "Transformaciones", programa de la productora Promofilm que cuenta con conducción de la bella y atildada Karina Mazzocco y que en su primera emisión, que midió 13.9 de rating, examinó el caso de un joven sanjuanino que, nacido mujer realizó a fines del año pasado la primera operación de cambio de sexo con implante peniano en el país.

En segundo turno, de 23 a 24, llegó "Ciudad roja", una suerte de "reality" sobre el destape vernáculo y anónimo, que convocó a un grupo de mujeres para hablar y poner ante cámaras algunas de sus fantasías sexuales.

Producido por Cuatro Cabezas, "Ciudad roja" -que midió 14.2- impactó no tanto por sus escenas sexuales de celuloide sino más bien por un exagerado culto a la tilinguería, la zoncera criolla y de un machismo recalcitrante, por cuanto las mujeres aparecieron sólo bajo la única posibilidad de objeto sexual disponible.

Si bien "Transformaciones" pareció una propuesta de mayor alcance, el tratamiento del caso resultó liviano, superfluo y repetitivo hasta el hartazgo.

Además de esto, sumó una serie de imágenes de difícil digestión, en las que se mostraron incisiones, implantes y operaciones de cambio de sexo tanto femeninas como masculinas.

La chatura del informe se limitó al testimonio del personaje (que nació mujer y se transformó en hombre, obteniendo la confirmación judicial y se sometió a cuatro operaciones escalonadas de cambio de sexo) y de sus familiares, sin que la producción del ciclo pudiera imaginar que acaso algún profesional de la salud pudiera aportar ciertas reflexiones para aclarar el complicado panorama de la transexualidad.

En su recorrido por el tema, y acaso para incluir cierto toque "fashion" a la manera de "Por el mundo", de Marley, la producción se trasladó hasta Tailandia (el país con mayores operaciones de cambio de sexo), para mostrar imágenes de clínicas e intervenciones quirúrgicas.

Esbozando una audaz hipótesis, Mazzocco propuso que acaso Tailandia se muestre tan permisiva en este aspecto debido a la tolerancia de la religión budista, cuyos alcances espirituales no se limitan únicamente a este país sino que se extiende por diversas regiones de Oriente, que no por esto han desarrollado una pujante industria en estos menesteres.

CIUDAD ROJA

Las 23 dieron paso a un programa que se vendió como "caliente" y que parece mostrar hasta qué punto la productora de Mario Pergolini parece haber perdido la brújula tanto a nivel contenidos como propuestas.

Manteniendo una edición que ya es marca de origen, "Ciudad roja" se limitó a mostrar a un nutrido grupo de damas que hacen de los encuentros sexuales furtivos ("touch and go") en la noche "top" de Buenos Aires su razón de ser.

Celulares, copas de vino, automóviles, rollers (para levantarse algún gimnasta en los parques de Palermo), lencería y un aburrido toque de exhibicionismo (visual y verbal) fueron los elementos convocantes de una propuesta chata en sus alcances y a la que no se le cae ni media idea.

"Nuestro único punto de relación es el sexual", casi gimió la desnudista adolescente Agustina al "analizar" el vínculo con su pareja al que también la unía el registro de videos eróticos caseros.

Otra señora, más madura, reflexionó en el mismo tono que "me gustan los pendejos porque hacen todo lo que les pedís y hasta cuando les decís 'tenés que ir al baño', ellos van".

Una Buenos Aires para el olvido, un repertorio de mujeres más livianas que una pluma, un egocentrismo exacerbado y superficialidad absoluta fue todo lo que propuso el nuevo programa de Cuatro Cabezas, posiblemente un nuevo exponente de la denostada "televisión basura".

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla