Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Protesta gremial complicó la recolección de residuos

La mayoría de los barrios de la Ciudad quedaron con las bolsas de basura en los cestos

Una protesta gremial que mantuvo cerrado desde el lunes hasta las últimas horas de ayer el acceso al "relleno sanitario" de Ensenada, paralizó la recolección de residuos en nuestra región. El conflicto impidió a la concesionaria del servicio descargar sus camiones en el predio que CEAMSE opera en diagonal 74 y arroyo El Gato; según se informó desde la firma ESUR, la saturación de unos 80 camiones resintió los cronogramas habituales durante el lunes, y ayer obligó a cancelarlos.

La situación generó inconvenientes en todos los barrios platenses; en ese contexto, la mayor cantidad de quejas se escuchó en las zonas de parque Saavedra, Las Quintas y La Granja, amplios sectores del microcentro, y casi toda la localidad de Tolosa. "Los camiones están llenos e inmovilizados" señaló Juan Terruli, gerente de ESUR: "hasta que no se puedan descargar tenemos las manos atadas". Anoche, el dictado de la "conciliación obligatoria" por parte del ministerio de Trabajo nacional destrabó -al menos por quince días- el conflicto.

El bloqueo "por tiempo indeterminado" de los tres centros de disposición final de residuos con que la Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) cuenta en el Conurbano -Ensenada, González Catán y José León Suárez-, fue llevado a cabo por los trabajadores nucleados en la Asociación Gremial de Obreros y Empleados de la Empresa Cinturón Ecológico Area Metropolitana S.E. (AGOEC) como señal de rechazo a lo que definen como "el peligro de vaciamiento" de la sociedad.

Los gremialistas se oponen al proyecto, presentado recientemente ante el gobierno nacional por un consorcio argentino-canadiense, de extender el camino del Buen Ayre -autovía actualmente administrada por CEAMSE al noroeste de la capital federal- hasta conectarlo con la autopista Ricardo Balbín (La Plata-Buenos Aires); creen que "cederlo a capitales privados sería una forma más de avanzar en el vaciamiento de esta sociedad, perjudicando a 900 familias". Al mismo tiempo, reclaman mejoras salariales.

Jorge Mancini, secretario general de AGOEC, indicó que "no nos oponemos a una obra que es importante y beneficiosa -y además proyecto original de CEAMSE-, sino a que se ceda patrimonio estatal a los privados; por lo menos, debe integrarse un esquema de sociedad pero con la participación de CEAMSE. Sin embargo, a pesar de conocer nuestra posición, el gobierno avanzó demasiado y no nos dejó más alternativa que una medida de fuerza".

El titular de la CEAMSE, Carlos Hurst, solicitó ayer al ministerio de Trabajo de la Nación la aplicación de la conciliación obligatoria -que fue impuesta a última hora de ayer-. Cree que "es una exageración oponerse de esta manera a un proyecto que se halla en una fase muy preliminar, y sobre el que no se está ni cerca de un dictamen definitivo". El funcionario agregó que "con respecto al aumento del 35 por ciento que piden los trabajadores, ya les comuniqué durante las paritarias que hoy por hoy no estamos en condiciones de otorgarlo. Ahora habrá que ver qué curso toman las negociaciones en el marco de la conciliación".

UN CAMINO CODICIADO

El camino Parque del Buen Ayre se extiende a lo largo de 23 kilómetros, uniendo los accesos Norte y Oeste en jurisdicciones de San Isidro, General San Martín, Tres de Febrero, Hurlingham, San Miguel e Ituzaingó. Tiene seis carriles -tres por mano-, fue inaugurado en 1982 y construido por CEAMSE -a cargo de su administración directa desde 1995-.

Ahora, un consorcio de empresas de Canadá y Argentina proyecta extenderlo 117 kilómetros más -rebautizándolo como "Autopista Presidente Perón"-, para conectarlo con la Autopista Ricardo Balbín entre La Plata y Buenos Aires. Según el secretario de Obras Públicas de la Nación, José López, la obra constituiría "la tercera circunvalación perimetral del área metropolitana de Buenos Aires, que conectará el actual Camino Parque Buen Ayre con el futuro puente internacional Buenos Aires-Colonia". Un anillo vial que se sumaría a los ya existentes -y saturados-: la avenida General Paz y el Camino de Cintura.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...