Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Emotivo homenaje a Nolo Ferreira

Familiares, dirigentes y autoridades, recordaron al notable Piloto Olímpico

TRENQUE LAUQUEN.- Con un emotivo acto que se llevó a cabo ayer por la mañana, al campo de deportes del Fútbol Club Argentino de esta ciudad se le impuso el nombre de Nolo Ferreira, aquel recordado Piloto Olímpico oriundo de Trenque Lauquen y que brillara con luz propia en Estudiantes de La Plata entre 1925 y 1936.

La ceremonia se realizó en las instalaciones del club decano de esta ciudad con la presencia de sus familiares, dirigentes y autoridades. Fue descubierta una placa recordatoria que se encuentra en la propia entrada al club y en donde se testimonia a su máximo ídolo.

En representación de Estudiantes estuvieron los ex presidentes Nelson Oltolina y Gerardo Correbo, mientras que el ex titular de Vélez Sarsfield, Ricardo Petracca, hizo lo propio por la Asociación del Fútbol Argentino, ya que es vicepresidente del fútbol infantil de AFA e hizo entrega de un banderín y de un libro a la escuelita de fútbol infantil del Club Argentino.

Una de las presencias destacadas en el acto fue, sin duda, la hija del Piloto Olímpico, María Emilia Ferreira, quien llegó a Trenque Lauquen acompañada por su nieto, estudiante de periodismo.

El Círculo de Periodistas Deportivos hizo entrega de una plaqueta al Club Argentino, lo mismo que el Comité Olímpico Argentino, con la entrega de una bandeja.

De esta manera, el Polideportivo de la entidad trenquelauquense ya se llama Nolo Ferreira en reconocimiento al notable delantero que naciera deportivamente en ese club y que luego triunfara en Estudiantes y también descollara en la selección nacional.

Para quienes lo vieron jugar se trató del más grande futbolista de todos los tiempos, tanto en aquel famoso equipo albirrojo donde integró la delantera con Lauri, Scopelli, Zozaya y Guaita, los famosos "profesores", como vistiendo la casaca nacional o en aquel equipo de los "Chacareros", llamado así porque estaba integrado totalmente por bonaerenses, con Perinetti, Ochoa, Seoane y Orsi.

Manuel "Nolo" Ferreira había nacido el 22 de octubre de 1905 en Trenque Lauquen -o Trenque Lauquen, como a él le gustaba que la llamaran- y llegó a Estudiantes de la mano de los hermanos Saúl, Jorge y Ricardo Calandra, a los que había llegado su fama desde el oeste bonaerense, allá por los años 1921, 1922 y 1923.

Falleció hace 22 años en Barcelona, España.

Ayer su hija María Emilia Ferreira admitió que "estoy muy agradecida y a la vez sorprendida porque han pasado cien años ya de su nacimiento y todavía se sigue hablando del Nolo. Lo rescato más como padre y persona que como futbolista. Fue una persona excepcional".

Retirado ya del fútbol, fue un reconocido escribano y mantuvo sus lazos deportivos como dirigente, técnico y como periodista, inquietud que volcó en las páginas de este medio. En los últimos años, antes de viajar a Barcelona, permaneció en su quinta de Gonnet gozando de la intimidad de su familia y sólo abandonaba su refugio cuando llegaba a La Plata su gran amigo, el Conejo Alejandro Scopelli que lo llevaba a reunirse con Lauri, Sbarra y Abadie, entre otros.

EL PILOTO OLIMPICO

Los más jóvenes se preguntaban ayer el porqué de el Piloto Olímpico. Y la explicación que recibieron fue esta: Los Juegos Olímpicos suelen dejarles a los jugadores una señal que los identifica. Los de Amsterdam en 1928 marcaron a Manuel Ferreira, para la eternidad, como el "Piloto Olímpico".

El hombre nacido en Trenque Lauquen adquirió su apodo en tierra holandesa, por lo que creaba y por lo que definía jugando como centrodelantero. Y Nolo lo hizo en una competición que Argentina merecía ganar, pero concluyó en segundo lugar, detrás de Uruguay.

Nolo volcó en la selección todo lo que lo hizo grande en Estudiantes, con Los Profesores. Fue un delantero inteligente y un referente para todos sus compañeros.

Hasta su retiro integró todos los combinados de Provincia, la Asociación de Fútbol y del país a partir de 1925. Ganó los sudamericanos de 1927 y 1929; fue subcampeón olímpico en Holanda en 1928 y en 1930 fue el capitán del seleccionado nacional en el Mundial de Montevideo. En su década de descollante actuación en Estudiantes sólo estuvo ausente por dos temporadas, en 1933, cuando pasó a River.

Ayer su ciudad natal le rindió un emotivo homenaje. Y el club que lo vio nacer futbolísticamente estampó su nombre a su campo de deportes.


Debe iniciar sesión para continuar

cargando...