Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Mónica Villa entre la televisión y el teatro

Participa en "La ley del deseo" y en dos obras de teatro

Mónica Villa entre la televisión y el teatro
La actriz Mónica Villa sumó a su participación en la tira televisiva "La ley del deseo" y a su actuación teatral en "Chicas católicas" una nueva performance escénica en la obra "Pan de piedra", de Carlos Vittorello. "Pan de piedra", con dirección de María Esther Fernández, puede verse en El Búho (Tacuarí 215).

La obra, cuyo elenco se completa con Carlos Ponte y Cynthia Scalzo, fue galardonada con el primer premio en el concurso que anualmente organizan el Teatro El Búho y Argentores.

La actriz reconoció los méritos de la pieza y destacó un fuerte intertexto con "Esperando a Godot" que, según cómo sea manejado puede convertirse en un factor a favor o en contra frente al espectador.

"Nosotros caminamos por un rumbo distinto al 'becketiano' -aclaró la actriz-, aunque se destaca el tema de la espera y también tiene importancia el tema de los gritos".

En efecto, se trata de una pareja muy particular que "trabaja" en la calle y escucha gritos pero los niega. Se preguntan qué será, qué estará pasando, pero prefieren callarse y esconder la cabeza.

"Es muy interesante la puesta de María Esther Fernández -subrayó Villa- porque es absolutamente despojada, con una ambientación muy delicada. No se están haciendo trabajos como este, muy apoyado en el actor y donde se cuenta una historia, cosa que no es frecuente porque lo que abundan ahora son los refritos de textos".

PERSONAJE

El personaje que debe asumir Villa es una mujer que tiene tres escudillas y cita a la gente a apostar en cuál de ellas está una bolita, mientras su marido pide limosna.

"Son dos marginales que se ganan la vida en la calle, mientras esperan que venga alguien que arregle las cosas. Se les va la vida esperando", resumió.

A ellos dos se suma un tercer personaje que tiene un carácter simbólico y, de alguna manera, es la que maneja los hilos de poder. La acción se desarrolla en un lugar no definido, la calle o una plaza, a cielo abierto, en un momento histórico en que ya no hay más árboles. Juega también en la acción, aunque no aparece en escena, la estatua de un prócer.

"Se consigue un clima muy interesante de algo atemporal -señaló la actriz-, pero al mismo tiempo uno puede hacer cierto paralelo con la situación del país con la vida de la gente".

"Es la eterna espera de que pase algo y que alguien venga a solucionar tu vida -reflexionó- pero si no la soluciona uno no pasa nada".

Con relación al trabajo actoral, la actriz subrayó la labor de Fernández. "Me interesaba trabajar con María Esther porque es maestra de teatro de toda la vida y que no ocupa el lugar que merecería. Las pocas veces que trabajé con ella aprendí mucho porque me hace recurrir a cosas que no uso en el medio profesional".

"Sabía que iba a trabajar con mi sensibilidad, con lo que no me pide la profesión, lo que a nadie le interesa porque no hay tiempo y que me iba a hacer pensar, elaborar, buscar el personaje desde otros lados, no con técnicas convencionales", enfatizó.

Las funciones de "Pan de piedra" tendrán lugar los sábados a las 18.30, en la sala sita en Tacuarí 215.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...