Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Inician una excavación hasta el manto terrestre

Mañana se iniciará una expedición que apunta al centro mismo de la Tierra

La Organización Japonesa de Ciencia y Tecnología Marina-Terrestre anunció que iniciará su intento de excavar a través de la corteza terrestre hasta el manto. Su Programa de Excavación Oceánica Integrado busca penetrar el esquivo "Moho", una frontera formalmente conocida como discontinuidad de Mohorovicic, que marca la división entre la corteza externa de la Tierra y el manto.

La embarcación de perforación oceánica profunda Chikyu comenzará a excavar casi 7 kilómetros en la corteza relativamente fina de la depresión de Nankai, en el océano Pacífico, en una expedición que comenzará mañana, 21 de septiembre.

La corteza forma una fina capa externa alrededor de la Tierra. Consiste en aproximadamente 72 km de roca sólida bajo los continentes, pero menos de 8 km bajo los océanos. Junto con una capa más gruesa de manto superior sobre la que se asienta, la corteza está rota en enormes planchas o "placas" que se mueven muy lentamente, como balsas sobre un manto líquido inferior. El manto inferior de roca se mantiene derretido debido a la alta temperatura y la presión. El movimiento de las placas es usualmente muy lento- 5 cm por año, aproximadamente- aunque estos movimientos pueden conducir a la formación de cadenas montañosas y desatar terremotos y erupciones volcánicas en los bordes de las placas.

La excavación en las profundidades de la corteza presenta peligros debido al riesgo de tocar roca caliente derretida, o gas y yacimientos de petróleo, y el pozo más profundo excavado hasta la fecha tiene apenas 2,1 km. El Chikyu, sin embargo, posee un barreno diseñado con tecnología aplicada a la industria petrolera. Está protegido por un segundo tubo, lleno de barro, que calza sobre el barreno y evita explosiones si el mismo encuentra alta presión o depósitos de gas y petróleo. Del proyecto participan EE UU, gran parte de Europa y la Agencia Japonesa, aunque se espera que una o dos embarcaciones más se sumen al proyecto.

Existen varias razones de orden práctico para llevar a cabo el proyecto, además de investigar el movimiento de las placas- o movimiento tectónico- como por ejemplo el potencial de salvar vidas y encontrar nuevas formas de vida. Una vez que el Chikyu haya excavado la perforación, se incluirán sensores para monitorear el movimiento de las placas con la idea de predecir cuándo y dónde habrá un terremoto a tiempo para evacuar a la gente de la zona afectada.

Los métodos actuales sólo advierten sobre un terremoto inminente minutos antes de que éste suceda, dejando poco tiempo para la evacuación. Otra aplicación de esta investigación es conseguir muestras de roca y barro que ofrezcan pistas sobre las condiciones climáticas de la Tierra a lo largo de miles o incluso millones de años. También se estudiarán las muestras en busca de formas de vida. Se sabe que hay bacterias microscópicas que pueden vivir a temperaturas elevadas en orificios hidrotermales del lecho oceánico. Si hay bacterias presentes en la corteza y el manto, es posible que posean propiedades únicas como enzimas resistentes al hervor, y por lo tanto podrían ser explotadas por la industria de la biotecnología. En cuanto al tiempo que demandará la expedición, se calcula que se tardará más de un año para excavar el manto.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...