Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Cómo desarrollar en los más chicos el hábito de lectura

Viejos métodos como la narración expresiva están entre los más recomendados

Cómo desarrollar en los más chicos el hábito de lectura

La lectura es un hábito que se debe cultivar y fomentar desde muy chicos y a través de distintos caminos y métodos

El jueves pasado, y luego de una espera que para muchos resultó interminable, miles de chicos y adolescentes argentinos se amontonaron en las librerías de todo el país para asegurarse un ejemplar de la última entrega de la serie de Harry Potter, el archiconocido personaje creado por la escritora inglesa J.K. Rowling.

Viejos fanáticos de las aventuras de Potter y sus amigos se mezclaron, allí, con los nuevos apasionados por la serie de libros, que en muchos casos apenas están dando sus primeros pasos en la escuela primaria y ya sienten esa pasión desenfrenada por ese tipo de lecturas.

El día de lanzamiento del libro, las imágenes recordaban a las presentaciones de las entregas anteriores: chicos haciendo cola y padres entre resignados y entusiasmados por el súbito amor por los libros que manifestaban, de repente, sus hijos.

Para algunos, el fenómeno que despertó Harry Potter es la punta del iceberg de un proceso a través del cual los chicos argentinos de corta edad están acercándose paso a paso a los libros y recuperando el hábito de lectura que ya se creía perdido.

Para otros, en cambio, se trata de un boom comercial que se recorta en el vacío. Y afirman que los chicos argentinos, en líneas generales, leen muy poco y sólo lo que está dentro de las obligaciones escolares. Los videos juegos, la computadora y la televisión, dicen, actuaron como motores de esa disolución del vínculo que había entre los libros y la infancia.

En los dos casos, se reconoce que la lectura es un hábito que se debe cultivar y fomentar desde muy chicos y a través de distintos caminos y métodos, algunos de los cuales no pierden eficacia a pesar de usarse desde hace décadas.

LECTURA EXPRESIVA

María Angélica Vilches es una de las docentes y profesoras argentinas con más experiencia en la materia. Es docente desde el año 1935 y a lo largo de su vida se ha dedicado con pasión al viejo arte de la declamación y la oratoria.

Desde hace tiempo, Vilches viene postulando que la mejor manera de estimular el hábito de los libros es a través de la lectura expresiva.

"Mi experiencia docente me induce a sugerir un modelo de lectura que, en general, resulta atractivo tanto para el lector como para el oyente. Me refiero a la lectura expresiva, llamada así porque el lector expresa sus ideas con emoción, motivando, a la vez, al que escucha. Es una lectura en voz alta, que interpreta y comunica el mensaje con expresividad: el lenguaje gestual acompaña el lenguaje verbal", afirma.

LA MISION DE LOS ADULTOS

Graciela Carchio, educadora platense y miembro de la Asociación de Psicopedagogos Bonaerense, tiene un diagnóstico con matices. Por un lado, reconoce que hoy en día los chicos están más alejados de los libros que en generaciones anteriores. Pero cree que fenómenos como el del boom de la literatura fantástica están generando una motivación que debería ser aprovechada por la familia y la escuela.

"Si hacemos un diagnóstico global, sin entrar en detalles, hay que decir que el chico está hoy más alejado de la lectura, en parte por la invasión de fenómenos visuales como el zapping o los videojuegos que los impactan más", asegura.

Ante todo este bombardeo visual, la lectura pierde lugar. Por eso, dice Carchio, la misión de recuperar el hábito de la lectura está en manos de padres y maestros.

"Leer es una habilidad que se adquiere y como tal necesita generarse un hábito que se está perdiendo -explica-. Hoy vemos que aun en la universidad tenemos chicos de 18 años que no tienen comprensión lectora. Una de las consultas más asiduas que vemos en los gabinetes es por falta de comprensión lectora, que desemboca en problemas de aprendizaje".

HARRY POTTER Y DESPUES

Para Graciela Carchio, como para muchos otros psicopedagogos, maestros y educadores, las largas colas que se producen en la puerta de las librerías ante cada lanzamiento de un nuevo libro de la serie de Harry Potter, o la pasión que despiertas otras sagas como la de El Señor de los Anillos o Las Crónicas de Narnia, son indicadores de cómo la motivación por la lectura puede nacer de los chicos sin que se los obligue o fuerce.

"Es, en parte, un fenómeno extraño. Creo que cuando se genera esa motivación hay que aprovecharla. Que se reivindique así el mundo de la lectura me parece fantástico", apunta.

Y dice que, para esto, no es condición excluyente la presencia de una nutrida biblioteca en la casa de los padres. "Basta que en la familia esté presente el interés por la lectura, de cualquier tema en especial. Hoy, además, hay muchísimas opciones, cualquier cantidad de cuentos interactivos que sirven para ir familiarizando a los chicos con las letras", enumera.

En cualquier caso, asegura, la clave es darle a la lectura la importancia que merece y entender que es la mejor manera de comunicarse con los otros.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...