Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

¿Un brujo metido en Estudiantes?

Mil historias se han contado en el fútbol de la Argentina sobre la utilización de fuerzas supuestamente sobrenaturales para favorecer determinados objetivos. Y seguro se van a seguir contando, porque entre aquellos que aprueban este tipo de prácticas, y las utilizan a través de terceros, y los que se ríen de ellas, descreyendo, existe una zona intermedia que acaba dejando el tema en una nebulosa que en definitiva, año tras año, se desplaza con resultados que salen a la luz cada vez que un equipo festeja un título de campeón y bien consigue zafar de un descenso que parecía sellado. Porque como en casi todos los planos, nadie cuenta las perdidas.

Y los clubes de nuestra ciudad no han escapado a la realidad de este folklore, que por estos días reflota una historia que comenzó a escucharse en distintos ámbitos, y más donde la pelota es tema central, desde el año 2006. Una historia que se alimentó desde entonces con elementos que hasta llegaron a mirarse por televisión, en transmisiones que mostraron partidos del Pincha. Ya sea por los campeonatos locales como por la Copa Libertadores. La última, en oportunidad del viaje de Estudiantes a Montevideo para enfrentar a Danubio por la Copa, partido que finalizó con una victoria de los albirrojos que dieron vuelta el resultado con un jugador menos.

Todos saben algo, pero todo en off. Nadie sabe nada, cuando la pregunta va en serio. Entonces, como en la mayoría de los casos, no queda más que relatar lo que se ha podido escuchar por aquí y por allá. Como la crema antigol que alguien colocó alguna vez en los arcos de Gimnasia, o los ritos que un hombre que decía tener poderes realizaba en Villa San Carlos no hace mucho, o los sapos que dicen alguien enterró en la cancha de Racing para hundirlo...

En este caso, aseguran quienes manifiestan conocer la interna Pincha, y quienes aseguran tener alguna relación con ellos, que a poco de comenzado el campeonato Apertura 2006, cuando el equipo dirigido por Diego Simeone se venía a pique después de ganar en las primeras fechas, alguien recordó a un hombre al cual se le atribuían poderes especiales (un brujo) que ya había tenido algún tipo de protagonismo anterior, cuando el equipo era dirigido por Jorge Burruchaga. Y lo fueron a ver.

Lo escucharon al hombre, quien analizó el cuadro de situación, brindó su diagnóstico, aceptó el trabajo y puso manos a la obra. Obviamente con un arreglo de tipo económico "por producción". Estudiantes arrastraba caídas frente a Belgrano y Boca, un empate con Banfield y otra derrota contra Central. Y crease o no, según el caso, en la fecha siguiente el Pincha le ganó a Independiente y desarrolló una serie invicta de una docena de presentaciones que desembocó en el título de campeón tras aquella finalísima con Boca, aquel equipo de Ricardo La Volpe que aflojó en el final, justo cuando, dicen aquellos que parecen saberlo todo, el brujo debió trabajar en la Bombonera para frenar al rival que parecía imparable.

Una fortuna habría percibido el hombre por semejante cosecha de puntos, y el reconocimiento de todos quienes tuvieron contacto con él. Alguien confesó que hasta Juan Sebastián Verón terminó involucrándose en las conversaciones que de ahí en más continuaron en vigencia. Con un resultado que mirando la actual posición de Estudiantes en las tablas del torneo Clausura y del Grupo 2 de la Copa Libertadores no podría ser mejor. ¿Quién es el brujo? Lo presentan como un hombre al que le sobran kilos y alguna vez tuvo cierta relación con los medios. ¿Qué hizo supuestamente para que Estudiantes pasara a ganar y ganar? Acá nadie sabe demasiado, más allá de ciertos elementos (algo así como tierra) que en ocasiones se debió desparramar en el terreno de juego antes de que comenzaran los partidos y que llegó a ser captado por las cámaras de televisión.

Y el último dato: contaron fuentes vinculadas al Pincha que en la última visita de River a nuestra ciudad, conociendo el tema, Simeone, el actual director técnico del equipo de Núñez, lo fue a ver al brujo. ¿Qué pasó? Top secret, el partido terminó empatado sin goles.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...