Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un fallo dice que el "desamor" puede ser causa de divorcio

La justicia civil porteña negó la culpabilidad de un hombre al que su mujer acusaba de infidelidad en un juicio de divorcio tras años de separación de hecho, y citó al "desamor" como posible causa de los problemas conyugales, por lo que descartó fijar "culpables" o "inocentes" en el caso.

Los camaristas de la Sala "B" de la Cámara Civil afirmaron que un pronunciamiento que recree "las figuras de un «culpable« y de un «inocente« en el divorcio, bien podrá constituir tal vez una sentencia arbitraria". También coincidieron en que, si las hay, es preferible dictar un divorcio por causas estrictamente objetivas, en este caso por la prolongada separación de la pareja sin voluntad de volver a unirse, que es el argumento que dio lugar a la sentencia.

Las causales subjetivas, por ejemplo de un presunto adulterio, remiten según los jueces a las reflexiones de los legistas Luis Diez Picazo y Antonio Gullón, según quienes determinar el culpable de un divorcio demanda una "búsqueda nada convincente, y a veces escandalosa, de los más escondidos pliegues de la vida conyugal. En estos procesos es harto improbable la determinación, con un grado razonable de certeza, del real responsable, si es que existe, del fracaso conyugal", señaló en su voto el juez Mauricio Mizrahi, con quien coincidieron sus colegas Jerónimo Sansó y Claudio Ramos Feijóo.

Los jueces citaron al civilista Guillermo Borda y se preguntaron "quién es el culpable de la ruptura matrimonial, si el que comete el adulterio o abandona el hogar o el otro cónyuge, que con su frialdad y su desamor ha provocado aquella reacción".

Para el abogado Osvaldo Ortemberg, especialista en Derecho Civil, "el hecho de que una sala hable de desamor, es un paso a la comprensión de algunos aspectos del matrimonio que no están mencionados en la Ley. La falta de amor en un fallo es un componente brillante de excepción", afirmó Ortemberg, y añadió que "con este criterio, el juez se acerca a la realidad subjetiva en la vida de las personas y entiende que no sólo la ley sostiene un matrimonio".

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...