Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LITERARIAS

El extraño caso del Sr. Colautti

Un escritor secreto y delirante rescatado del olvido

El extraño caso del Sr. Colautti

El extraño caso del Sr. Colautti

Ricardo Colautti tuvo una vida literaria tan secreta y excéntrica que muchos llegaron a dudar de su existencia. Pero sí existió y publicó en vida tres novelas cortas que hoy se reeditan en un solo volumen.

De él sabemos que nació en 1937 y murió en 1992 en Buenos Aires; que fue escribano y abogado; y que publicó tres novelas cortas: Sebastián Dun (1971), La conspiración de los porteros (1976) e Imagineta (1988). Los tres títulos tienen en común un protagonista y resumen la breve obra completa (150 páginas apenas) de un abogado y escribano que escribía en su despacho literatura delirante, mientras sus clientes creían que estaba enfrascado en un acta notarial. ¿Es posible que un escritor genial pasara inadvertido en su época? ¿Que su obra permaneciera ajena a la crítica y al debate? El sello Mansalva ahora lo reedita bajo el título "La conspiración de los porteros", obra reunida de Ricardo Colautti (1937-1992). Elvio Gandolfo confiesa en el prólogo: "formaba parte, para mí, del grupo de los marginales auténticos". El libro incluye las tres nouvelles que publicó el escritor en vida, y, como se ha dicho, "la existencia de Colautti pone en jaque a la literatura argentina contemporánea".

Un adelantado

En la primera entrega de esta trilogía un narrador en primera persona sale de una cárcel o de un manicomio. La primera oración de la nouvelle es "Aquí me pongo a grabar". Y efectivamente, el relato se construye como una suerte de narración oral, dictada a sí mismo, donde se revela la incapacidad del personaje para establecer una relación satisfactoria con la realidad. Esa podría ser una de las claves del proyecto: las nouvelles se sostienen en una imaginación coloquial, son absolutamente visuales. En "La conspiración de los porteros", donde Sebastián descubre - a la manera de Arlt- que el portero de su edificio es un asesino que pertenece a una poderosa red de colegas terroristas, leemos lo siguiente: "La fantasía no produce piel de gallina. Sólo la realidad saca piel de gallina, y yo tenía piel de gallina". Esa es la intención de la literatura de Colautti: erizar la piel mediante un método de distorsión de lo real caracterizado por un lenguaje preciso, el trabajo con diálogos absurdos, la dosificación de escenas violentas y un único hilo conductor, inquietante, llamado Sebastián Dun.

Colautti existió

Muchos han dudado de la existencia de este escritor secreto, casi apócrifo, pero su hijo José la ha confirmado: "A papá no le gustaba que lo apuraran. Si le preguntaban cuándo iba a sacar otro libro, respondía estoy escribiendo, estoy escribiendo, como si eso fuese lo único que en realidad importara". Entre las aficiones de este autor extraño estaba la de leer y releer a Ezra Pound, uno de sus escritores predilectos. También emprender largas caminatas por la ciudad que podían prolongarse durante horas. Fiel a sus premisas, Colautti demoró doce años para dar a conocer su tercer libro, Imagineta (1988), en donde decidió llevar al extremo su proyecto delirante que ya asomaba en sus obras anteriores. Su primer editor fue Daniel Divinsky , de Ediciones de La Flor, quien recordó recientemente que "apenas lo conocía, venía por alguna cuestión técnica y se iba, desaparecía, se desinteresaba por sus libros, nunca le dio la menor importancia a temas como la publicidad o promoción". Hoy, transformado en escritor de culto para muchos, su nombre comienza a sonar insistentemente. Cuando en los setenta y ochenta aparecieron sus libros, unos pocos suplementos literarios del país le dieron cabida. "Un escritor con un itinerario alucinante que bordea el más desenfadado surrealismo", puede leerse en "EL DíA", de La Plata, de aquellos años.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...