Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Del tándem Peña y Galletti a Boselli

Por ADRIÁN D'AMELIO

Durante los setenta y siete años de profesionalismo en el fútbol argentino son un grupo reducido de jugadores que pasaron de Boca a vestir directamente la camiseta de Estudiantes como sucede con la reciente y por demás trabajosa incorporación de Mauro Boselli al Pincha.

Claro que cada vez que sucede algo por el estilo es inevitable hacer referencia al caso de Rubén Horacio Galletti e Ignacio Ramón Peña. Corría el año '73. En ese momento, la caja fuerte de Estudiantes no contaba con las suficientes reservas algo totalmente distinto a lo que sucede en la actualidad. Por tal motivo, la tarea para reforzar el plantel superior era por demás compleja.

El dinero no sobra, ya que el club se debía reconvertir después de atravesar una crisis futbolística y financiera. En ese momento, Boca vino a la carga por Vicente Alberto Pernía quien había llegado desde Tandil para formarse en las inferiores de Estudiantes. Debutó en Primera en el año '69, cuando el Pincha buscaba un sucesor para Eduardo Luján Manera.

Para Boca era un trámite sin mayores obstáculos, porque la billetera de Don Alberto J. Armando estaba "gorda" de dólares y pesos. Ante la necesidad, la dirigencia de Estudiantes debía recurrir a la imaginación. Entonces apareció en escena Carlos Salvador Bilardo, que se había hecho cargo del equipo principal de manera formal tras un interinato previo por pedido expreso de sus propios compañeros para zafar del descenso.

El Narigón les dio el okey a la CD para transferir a Vicente Pernía, pero con único requisito, que como parte de pago Boca le ceda a Estudiantes a Ignacio Peña y Rubén Galletti. En definitiva, el Pincha embolzó 15 millones de pesos de aquella época y se quedó con el pase definitivo de ambos delanteros que pretendía Bilardo para el armado de la delantera estudiantil.

En lo que respecta al Chango Peña ya había cobrado cierta notoriedad, porque venía actuando en la Primera del club de la Ribera hasta que fue perdiendo terreno frente al vertiginoso ascenso de Enzo Ferrero. En tanto, el Tano Galletti era casi un desconocido para la gente común, ya que asomaba en la reserva de Boca siendo una de las principales promesas de la cantera por lo que la directiva xeneize se mostró con cierta reticencia para incluirlo en la operación.

El ojo clínico del Narigón estaba bien apuntado, porque Peña y Galletti la terminaron "rompiendo" en su paso por Estudiantes. El Chango fue goleador del Campeonato Metropolitano de 1973 junto a Oscar Pinino Más y Hugo Curioni al anotar 17 tantos. Tras esa exitoso torneo, Estudiantes lo vendió al Reims de Francia; mientras que el Tano -mucho más joven- siguió rompiendo redes hasta que en el año 77 fue vendido la Universidad Autónoma de México.

Peña continuó por otros caminos, mientras que Galletti volvió a recalar en 1980 en el Pincha. Formó parte del plantel que se consagró campeón del año '82 del equipo dirigido por Carlos Bilardo. En definitiva, el Tano jugó 203 partidos con la camiseta rojiblanca marcando 88 goles. Ambos ya forman parte de la historia de Estudiantes. Ahora, Mauro Boselli, con sus 23 años, comenzará a escribir su propio crónica con la casaca estudiantil.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...