Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Urretavizcaya: pasado, presente y futuro a mil por hora

Urretavizcaya: pasado, presente y futuro a mil por hora

RODEADO DE RECUERDOS QUE MUESTRA CON ORGULLO, ROBERTO URRETAVIZCAYA REPASO SU MUNDO FIERRERO EN UNA JUGOSA ENTREVISTA.

Por CARLOS SAAVEDRA

Hizo vibrar el Vasco en Rafaela, eh?. A muchos que vivieron la época del Turismo Carretera en la ruta, se le llenaron los ojos de lágrimas emocionadas. Roberto Urretavizcaya encarnó desde la primera acelerada hasta ahora, que transita la parte final de su extensa trayectoria deportiva, a uno de esos pilotos que siempre se entregó al máximo, que nunca se guardó nada. Y por eso, aunque los resultados lustrosos quedaran allá lejos y hace tiempo, los hinchas del TC siempre lo trataron con afecto, nunca lo olvidaron. Urreta siguió siendo Urreta, una figura que bien puede sintetizar la filosofía del Turismo Carretera que en 70 años de vida, ha demostrado vaya a saber cuantas veces, que la pasión ha sabido ganarle a la razón.

Tito en Rafaela, iluminado como en sus épocas mas brillantes, conmovió de una punta a la otra del TC. El 2º puesto con la Chevy de otro histórico del TC como Pablo Satriano, le hizo inflar el pecho y de paso, cumplir el anhelo de que su hijo menor, Iñaqui, pudiera verlo por primera vez en el el podio.

En Rafaela hizo maniobras como el Urreta de los tiempos de la ruta, meta arrojo y valentía. Como si anduviese en el Chevrolet azul, rojo y blanco del equipo Supertap de Chivilcoy, años después convertido en JC Competición.

A los 50 años, con aquilatada experiencia luego de transitar distintas etapas teceístas, a Tito el entusiasmo y la pasión por las carreras, y mas que nada por el TC, no decae. No han podido con el, años sin resultados y alejado de los puestos de punta. En cada circuito, mas allá que su auto fuera o no competitivo, el Vasco no ha hecho otra que entregar lo máximo. Por eso, por la permanente entrega que los hinchas de cualquier marca notan, hizo vibrar en Rafaela cuando se lo vio encaramado en la pelea por la punta.

En Rafaela, a Urreta lo bañó una gran ovación; en un circuito super veloz, de sus preferidos, se brindó por entero y volvió a ser el de antes arriba del brioso Chevrolet puesto de punta en blanco por Pablo Satriano y su hijo Cristian. "La estamos peleando duro con Pablo para seguir en el TC; la mano no viene fácil, el problema del campo nos perjudicó, se nos cayeron unas publicidades y para colmo nuestro presupuesto es chiquito. Pero bueno acá estamos, sin dudas que lo de Rafaela nos sirvió de mucho, ahora vamos a Río Cuarto este fin de semana con muchas esperanzas de andar por lo menos igual", contó Urreta a DIARIO POPULAR.

Con Pablo y Cristian Satriano, Tito forma un equipo donde la amistad de años, resulta uno de los apoyos fundamentales, "es así, con Pablo, Cristian y nuestras familias, nos une una gran amistad que viene desde hace mucho, además sentimos de la misma forma al automovilismo".

NO SE DABA

-Los resultados no se daban...

-Yo venía preguntándole a Pablo, cuando iba a contar con un motor hecho por él; porque habíamos a arrancado con una tapa de cilindro y un carburador que no eran suyos. Me dijo "dame tiempo, dame tiempo", hasta que hace poco, lo tuvo y creo que se notó en Rafaela, ¿no?, además es una pista de las que mas me gusta porque se va muy rápido en la mayor parte del tiempo. Correr en ese autódromo es lo mas parecido a lo que eran los circuitos en ruta; venís a mil por la recta y tenés que empezar a tirar el ancla para entrar en las chicanas, además va mucha gente que acampa al costado del circuito como pasaba antes en la ruta... Además Pablo estrenó un carburador que también ayudó. Ahora, ojalá en Río Cuarto podamos meternos entre los 10 de adelante, el auto ha pegado un salto importante.

-Hasta la carrera anterior, eran conscientes que subir a un podio, resultaba improbable...

-Sí, me parecía que estaba medio lejos la chance de llegar al menos al podio. Veníamos muy golpeados, muy atrás; soy consciente que Rafaela me gusta mucho, es rápido, siempre me sentí a gusto corriendo en ese circuito y eso tal vez ayudó algo. Ya casi me había olvidado como era el podio; la última vez que había estado fue en en Nueve de Julio hace 5 años, ¿no?, ya ni me acordaba, ja, ja. Y fijate, Iñaqui, mi hijo mas chiquito nunca me había visto en un podio, pensé que nunca se me iba a volver a dar. Por eso cuando terminó la carrera y subí al podio con el en brazos, me quebré, fue algo fuerte. Y todavía me sigue la alegría, porque tal vez haya sido la última vez que haya subido a un podio...

¿HASTA CUANDO, TITO?

-¿Tito, hasta cuando seguirás corriendo?

-Uy!, ¡que se yo cuando voy a largar!. El automovilismo, el TC me encanta; lo llevo muy adentro, son muchos años en este ambiente, una vida casi. Por ahora no me imagino sin correr. Me gusta ir a las carreras manejando mi colectivo casa rodante, voy con mi mujer y mi hijo mas chico; no paso de 80-85 km/h que es lo que da, pero no me importa!, sirve para desenchufarme de todo y disfruto mucho, me olvido de los problemas.

-Hace unos años, te "retiraste"...

-Sí, fue cuando me fui del JC Competición en el 94; me hicieron una despedida porque no iba a correr mas. Me quedó grabado lo que me dijo mi hijo mayor Tomás, que tenía 7 años: "papá, ¿ya no voy a ser mas el hijo del corredor?", que increíble. Y bueno, a los días me fui a ver una carrera de F-2 a Punta del Este y me desesperaba viendo los autos. Cuando volví me llamaron para ofrecerme el Ford que por entonces preparaba Osvaldo Lynn en Pilar, y volví, ¡que querés!. Otra vez que me retiré, fue cuando murió mi viejo. Que le voy a hacer, esto me gusta demasiado, el ambiente que es muy familiero; me costará dejarlo.

-Mencionar en el ambiente a Urretavizcaya, es hablar de alguien muy querido, ¿lo percibís?

-Sí, me doy cuenta que la gente me quiere, me respeta; mas allá de la marca de la que sean hinchas. Yo corrí con Chevrolet, Ford, Dodge, y siempre me trataron bien. Por eso, por cosas como estas, siento que será difícil para mí ver que todo se termina. Me identifiqué con Chevrolet, pero me llevo bien con todas las hinchadas de las demás marcas.

-Tu hijo mayor, Tomás empezó en TC Mouras, ahora corre en TC Pista, ¿en 2009 podría correr en TC?

-Sería bueno si se diera el año que viene; a mi me gustaría correr contra el como me gusta hacerlo contra los chicos nuevos que aceleran con los dos pies, me hace sentir que estoy vigente, que puedo pelear con ellos de igual a igual.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...