Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Veinte años de ayuda a padres con hijos fallecidos

Ya organizan las actividades conmemorativas para marzo junto a integrantes del país y el exterior

Veinte años de ayuda a padres con hijos fallecidos

El grupo de ayuda se reúne en la Sociedad Odontológica de 13 entre 45 y 46

17 de Enero de 2012 | 00:00

"Renacer en las diagonales" cumplirá el próximo 26 de marzo 20 años de trayectoria y lo hará con el firme propósito de renovar la esperanza, algo que para el grupo no resulta fácil, pero tampoco "imposible", resaltan sus integrantes, padres que atraviesan la dolorosa experiencia de haber perdido un hijo. El acontecimiento tendrá lugar entre el 31 de marzo y el 1º de abril y reunirá a todas las entidades "Renacer", desde la fundadora, que surgió en Córdoba, hasta las que terminaron formándose en otras ciudades argentinas, países limítrofes y hasta España.

Mientras definen los detalles de la doble jornada con que conmemorarán el aniversario en la República de los Niños, las reuniones del grupo se mantienen, sin pausas ni recesos estivales, en el último piso de la sede de la Sociedad Odontológica -13 entre 44 y 45-. En ese espacio se dan cita todos los lunes del año, de 19 a 22, madres y padres con hijos fallecidos; los que llevan muchos años de encuentros ininterrumpidos y aprendieron a encontrarle un nuevo sentido a la vida y los que fueron sorprendidos por la desgarradora pérdida más recientemente y todavía atraviesan esa etapa inicial del duelo que no admite palabras de consuelo.

"Compartir la experiencia para la fortaleza del presente y la esperanza futura" es el fin que persigue "Renacer en las diagonales" y la propuesta se planteó en el último encuentro. En estos días de preparativos, de expectativas por la reunión masiva en la que el intercambio de experiencias se ampliará más allá de los integrantes de la entidad local y habrá distintos talleres y actividades recreativas, el grupo apunta a reforzar la idea de la necesidad de la esperanza.

Un texto de Ana -integrante del grupo desde hace diez años- fue el disparador que motivó la reflexión en la reunión de ayer. "Para un papá o una mamá que recién ha sufrido el golpe y que recién ingresa al grupo le parece algo imposible de lograr, pero con el tiempo y la ayuda mutua sucede: la pérdida de un hijo es una situación permanente, pero el dolor que produce puede dejar de ser permanente", aportó la mamá de Silvina.

AYUDA MUTUA

"No somos un grupo de autoayuda -aclaró Ana-; somos un grupo de ayuda mutua". Y es que a diferencia de sus pares de otras ciudades, las madres y padres del Renacer platense mantienen lazos más allá de las reuniones semanales, tanto para dar apoyo a quien lo necesita como para compartir alegrías. "Eso nos diferencia de las entidades de otros lugares. Nosotros nos comunicamos con las mamás y papás que están mal o que tienen algún otro problema y también nos juntamos para festejar cumpleaños o compartir algún acontecimiento familiar o social", contó.

"Renacer" fue creado en 1988 por iniciativa de un matrimonio cordobés (Alicia y Gustavo Berti, que comprometieron su presencia en la celebración del aniversario de la entidad platense). Tras la muerte de Nicolás, el hijo que falleció a raíz de un accidente de tránsito, la pareja se preguntó si era posible vencer la intensidad del dolor que les causaba la pérdida y encontraron la respuesta encontrándose con otros padres como ellos. La idea rebotó en nuestra ciudad en 1992, cuando un pequeño grupo, que integraban Silvia Biaus, Meneco Miranda, Beatriz y Raúl Valman, Fabiana Scafatti, y Guillermo y Martha Thomas, decidió convertir la pena en esperanza y así instó a otros padres y madres a sumarse a la versión local, "Renacer en las diagonales".

Veinte años después de aquel puntapié inicial, los integrantes de "Renacer en las diagonales" aseguran que resignificar la vida después de semejante pesadilla es posible. "Hay distintas etapas del duelo -propuso Norma, con 17 años en el grupo-. Primero parece que la bronca no se va, y se va; después que no se va la culpa, y también se va; y finalmente aparece la esperanza".

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla