Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EDITORIAL

Justificado reclamo por la falta de fonoaudiólogos en los hospitales bonaerenses

Un preocupante déficit de fonoaudiólogos en los hospitales públicos de la provincia, al punto de que La Plata y otros 24 municipios sólo disponen de 32 profesionales para atender a una población de 4 millones de personas, quedó expuesto a través de un estudio realizado por el Colegio de Fonoaudiólogos platense y por testimonios ofrecidos por autoridades de esa entidad.

Así, se detalló que la Unidad de Fonoaudiología del Hospital San Martín, que es la más importante de la Ciudad, atiende al año unas 7.700 consultas y realiza alrededor de 8.200 prácticas y que esa enorme demanda de atención recae hoy sobre sólo siete profesionales de planta.

Según los directivos del colegio, la escasa incorporación de nuevos profesionales a las áreas de Fonoaudiología de los hospitales públicos ha conducido a largo de los últimos años a una situación extrema. Las dos unidades de fonoaudiología existentes, la del Hospital San Martín y la del Hospital de Niños, se encuentran saturadas.

De acuerdo con el relevamiento realizado, fuera de La Plata, sólo Berazategui, Berisso, Brandsen, Navarro, Punta Indio, Ensenada y General Belgrano contarían con algún fonoaudiólogo en sus sistemas públicos de salud. El resto de los distritos que integran la zona de influencia del colegio (Cañuelas, Esteban Echeverría, General Alvear, General Las Heras, Las Flores, Lobos, Monte, Magdalena, Saladillo y San Vicente, entre otros), no dispondrían en sus hospitales de ningún especialista en este campo.

Se aludió asimismo a otros factores, como por caso el hecho de que en los últimos años se jubilaron muchos fonoaudiólogos que se desempeñaban en los hospitales públicos, sin que se hubieran designado reemplazantes en los últimos años.

En muchas oportunidades se habló en esta columna de la creciente incidencia de la contaminación sonora, que se yergue como una de las amenazas cotidianas sobre la calidad de vida en la Ciudad. Es un fenómeno que produce pérdida de audición, disminución de la capacidad de aprendizaje y hasta comportamientos antisociales. Existe un copioso sustento científico que avala esa evidencia, se reiteran año tras año las estadísticas y advertencias formuladas por entidades o especialistas y, sin embargo, no se percibe de parte de los organismos responsables ningún tipo de reacción.

Es en ese contexto de desinterés que, ahora, se conocen evidencias estadísticas sobre el desmedro que sufre la presencia de profesionales especializados en esa materia, en los hospitales públicos de la Provincia. A todas luces se está ante un problema crítico que requiere de una reacción institucional, eficaz y ejecutiva. El aumento poblacional y, específicamente, de la demanda de atención en los centros de salud vuelve atendible el reclamo formulado por el Colegio de Fonoaudiólogos, en el sentido de resolver el grave problema que significa la progresiva disminución de fonoaudiólogos en los hospitales.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla