Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

“Creo que con el éxito se pierde el deseo y el sentido de hacer teatro o televisión”

Paola Barrientos, la gran revelación de la temporada 2012, no se sube al caballo de la fama. “No creo en el éxito”, aseguró
Paola Barrientos, la gran revelación de la temporada 2012, no se sube al caballo de la fama. “No creo en el éxito”, aseguró

Paola Barrientos, la gran revelación de la temporada 2012 gracias a su personaje de Vicky Lauría en “Graduados”, no se subió al caballo de la fama y explica por qué descree del éxito. “Creo que se pierde el deseo y el sentido de hacer teatro o televisión. Siento que hay una excitación con el éxito, como demasiada energía puesta en lo exitoso y las claves del éxito, no creo en eso”, aseguró.

La actriz, que paralelamente a su actuación en la exitosa tira de Telefé encabeza en la Calle Corrientes el suceso teatral “Las Criadas” junto a Marilú Marini y la platense Victoria Almeida, comenzó a ser conocida en televisión gracias a su participación en una publicidad de un banco. Pero fue su paso en esta tira ochentosa lo que la catapultó a la fama, a pesar de tener una sostenida trayectoria teatral.

Consultada en una reciente entrevista sobre cómo recibió esta ola de fama y popularidad, la artista aseguró que no es algo que la desvele. “Hay mucho delirio con ser conocido, con que te reconozcan. No reniego de eso, pero no me gusta como objetivo, de pronto sentirme convocada por medios que hablan de espectáculos cuando soy un personaje que puede vender. Este año aprendí a sacarme fotos, a dar notas, a poder leerme en una nota sin querer morirme”, indicó.

Esposa y madre de Jano, su único hijo de tres años de edad, Barrientos se reparte entre los sets de grabación y las tablas, apoyándose en el pilar fundamental de su marido. “¡El papá de mi hijo ocupa todos los lugares! El niño también se adapta y me acompaña. Este año yo pude compartir con él todos mis espacios. Y al llevártelo, no se siente tanto la distancia. Me copa que él pueda compartir y conocer”, concluyó.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...