Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Casi 60 años de sano humor

UN GESTITO DE IDEA, UNO DE LOS GAGS MÁS CÉLEBRES DE CARLITOS BALÁ
UN GESTITO DE IDEA, UNO DE LOS GAGS MÁS CÉLEBRES DE CARLITOS BALÁ

Carlitos Balá, nombre artístico de Carlos Salim Balaá, nació el 13 de agosto de 1925 en el barrio de Chacarita. Es conocida su afición por ese club, que una vez le pidió que se parara en medio de la cancha y simplemente le preguntara a los hinchas “¿Qué gusto tiene la sal?”, le contó ayer a este medio. El humorista le respondió a los dirigentes: “¡Están locos! A ver si empezamos a perder y me hago fama de mufa!”.

Hijo de Mustafá, un carnicero nacido en Beirut, y de Juana Boglich, desde pequeño dejó en claro sus dotes de artista.

Armaba teatros con cajones de manzanas y recortaba figuras de personas de revistas para simular al público. “Mi niñez es de barrio. Nos divertíamos con 20 centavos”, afirmó.

Ya joven -como le contó ayer a los alumnos del Colegio Lincoln- se pasaba hasta cuatro horas por día narrándoles chistes y monólogos a los pasajeros de la línea 39 de colectivos, lo que le permitió aprender a relacionarse con el público. “Es que siempre fui muy tímido -confesó-. Pero los tímidos somos muy observadores, y yo siempre observé mucho a la gente, lo que me sirvió de inspiración para armar mis gags (frases pegadizas que quedaron en la memoria colectiva)”.

Después de finalizar la primaria fue ayudante en el negocio de su padre. Y desde los 18 años trabajó como peón de imprenta, repartidor y administrador.

UN HOMBRE DE FAMILIA

A Marta, su mujer hasta el día de hoy, la conoció en una fiesta. Con ella tuvo dos hijos, Martín y Laura, ambos profesionales universitarios.

Balá debutó en el mundo del espectáculo en un programa radial. Uno de sus amigos, Isaías, junto con su pareja Morena Galé, una vedette de la época, le propuso hacer una prueba de actuación. Y aceptó.

La realizó en Radio Splendid, donde Délfor Amaranto lo integró a su equipo. Corría el año 1955.

El éxito masivo le llegó en los ‘60 y ‘70 en distintos programas de TV. Pero también filmó una veintena de películas. La primera fue la inolvidable “Canuto Cañete, conscripto del siete”, de 1963.

Actualmente realiza giras con su circo y colabora con Piñón Fijo y Panam.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...