Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

El sueño de volver, 105 años después

La cancha del Pincha cumple un nuevo aniversario pasado mañana, en un momento clave de su desarrollo. Su historia, desde 1907 a la fecha

HISTORIA
Por MARTIN CABRERA

El sol calentaba los irregulares adoquines de la calle 1, todavía a mitad de camino de ser una avenida. Los árboles estaban adornados con guirnaldas y banderas rojas y blancas. Sobre la calle 55 había un cartel de bienvenidos. Por allí ingresaban hombres, mujeres y niños. Para las 18, ya había varios centenares de personas.

El predio, que se inauguraba esa tarde, era la cancha de Estudiantes, lugar emblemático para muchos platenses. ¿La fecha? 25 de diciembre de 1907. Hoy, cuando faltan horas para que ese reducto festeje sus 105 años de existencia, un recorrido por el pasado y presente del lugar resulta imprescindible para entender la necesidad de hinchas y socios de tener nuevamente su lugar en el mundo.

Luego de sus primeros amistosos en 1905 y de su participación en la Argentina Football Association, Estudiantes recibió, al comenzar 1907, una noticia que no esperaba: sin cancha no podía seguir jugando. ¿Entonces? Sus dirigentes, con el ingeniero agrónomo Nazario Roberts a la cabeza, se lanzaron a buscar un lugar. Lo consiguieron ese año gracias al gobierno provincial: el velódromo municipal de 1 entre 54 y 57, que había funcionado allí hasta 1900, cuando perdió apoyo estatal.

No resultó sencillo para la dirigencia poner en condiciones el lugar. Porque cuando se retiró la pista, el terreno quedó al descubierto y en nada se parecía al de una cancha de fútbol: piedras, adoquines, pastizales y ondulaciones. Llevó más de un año su recuperación, con préstamos varios para poder pagarle a una cuadrilla de operarios. Si hasta el propio Roberts, y la familia Lartigue tuvieron que poner manos a la obra. Ya en el final de 1907, los jugadores ayudaron a terminar la obra.

Para el 25 de diciembre de 1907 la cancha sólo tenía una pequeña tribuna de madera (había sido el palco oficial del velódromo) y barandas en todo el perímetro al estilo de una cancha de rugby actual. Y también una casilla de chapa construida en la ochava de 115 y 57, que servía de vestuarios los días de partido, y de oficina de dirigentes de lunes a viernes.

En la inauguración no hubo fútbol. Durante toda la tarde se realizó una jornada artística, con shows folklóricos que sirvieron para que la barriada festejara la Navidad. También, tal como contaba El Día: “Carreras de embolsados, carreras de cien metros con obstáculos, cinchadas, tirar al martillo y carreras de enhebrar la aguja” . Por la noche, ya que el lugar todavía no tenía iluminación, la Municipalidad organizó frente el predio, en el Teatro del Lago, una jornada cinematográfica, con la proyección de películas de la época: “Los malevos”, “Pescador de perlas”, “Caza del otro” y “Pobres ancianos”.

LLEGO EL FUTBOL, CRECIO LA CANCHA

El primer partido oficial allí se jugó en marzo de 1908. Por el torneo de cuarta división de la Asociación, recibió a La Plata Fútbol Club. Ganó Estudiantes 2-1. Ese día, el lugar lució repleto de espectadores, todos sentados en reposeras y banquetas alrededor de la cancha. Ese día la cancha ya tenía el declive de 90 centímetros de sur a norte, que silenciosamente mantuvo hasta el último partido. Es decir, que el arco de la calle 55 siempre estuvo por debajo del otro. ¿Se habrán convertido allí más goles que en el otro? Ahora se niveló el terreno.

Recién para el torneo de 1911, bajo la presidencia de Silvestre Oliva, la dirigencia invirtió dinero para construir la primera tribuna techada de madera, estilo inglés.

Pocos años después se empezaron a colocar alambrados y pequeñas tribunas de madera alrededor del predio.

Pero fue en la década del ‘20, en la presidencia de Jorge Hirschi, cuando el estadio terminó de levantarse. Se completó cada rincón con tablones y se empezó a darle impulso a nuevas actividades. Se construyeron canchas de tenis en la esquina de 115 y 57, una pileta olímpica debajo de la techada y canchas de básquet y hockey sobre patines. Esa fue la época del surgimiento de Los Profesores (Lauri, Scopelli, Zozaya, Ferreira y Guaita).

En 1937 se inauguró la nueva tribuna techada, de material, pero con techo de madera (manteniendo el estilo de la época) y se instaló un sistema de luz artificial que en su momento fue el mejor del país. ¿Será que los gloriosos equipos de la década del ‘40 necesitaban luz para resaltar su nivel?

El estadio después quedó en un segundo plano, ya que la reconstrucción de la sede social se llevó todo el dinero. Recién en 1947, cuando al club lo presidía Luis María Cánepa, se ampliaron en diez escalones todas las tribunas y se construyeron plateas bajas detrás del arco de 55, con capacidad para 600 personas.

En 1960 la techada sufrió un incendio devastados, que obligó a derribarla y construir una nueva. Fue denominada Alfredo Lartigue, que se mantuvo en pie hasta 2007, cuando en proceso de remodelación se retiraron todas las estructuras de hierro y madera para comenzar con el proyecto del nuevo estadio.

La fisonomía no cambió, aunque alguna vez la tribuna visitante estuvo en el lateral de calle 1, durante dos años más de la mitad de la popular de 55 fue platea y los vestuarios antes de estar debajo de la techada funcionaba en la cabecera de 55.

DECADA DE OBRAS Y CONTRATIEMPOS

Si bien en 2007 se retiró la vieja estructura, la dirigencia de Estudiantes comenzó con la necesidad de remodelar su cancha en 2002. Pero sistemáticamente chocó con impedimentos judiciales, primero de parte del Municipio y luego de la Provincia. Y también con un presente futbolístico que hizo priorizar el dinero en la compra de jugadores, en lugar de hierro y hormigón.

Recién el año pasado consiguió los papeles definitivos del título de propiedad, más allá de que recientemente la Suprema Corte de la Provincia haya resuelto que los particulares que se habían presentado pidiendo ser parte en el juicio Hoja de Tilo c/Municipalidad de La Plata deben ser escuchados.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...