Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SERA EN LA EDICION CORRESPONDIENTE A LOS 300 AÑOS DE LA REAL ACADEMIA

“Almóndiga”, “murciégalo”, “toballa” y “wasapear” van a estar en el diccionario

El tema ya genera fuertes debates en internet. Son 1.600 los nuevos términos que se incorporarían en 2014

EL DICCIONARIO DEL AÑO QUE VIENE DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA INCORPORARÁ PALABRAS QUE YA GENERAN POLÉMICA
EL DICCIONARIO DEL AÑO QUE VIENE DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA INCORPORARÁ PALABRAS QUE YA GENERAN POLÉMICA

Como parte de la preparación de la edición número 23° del Diccionario de la Real Academia Española, que coincide con su aniversario número 300, que se presentará en 2014, la institución que tiene a su cargo establecer las normas del idioma prepara el ingreso de 1.697 nuevos términos, muchos de los cuales tienen origen en el mundo tecnológico, mientras otros provienen del habla coloquial, y el tema ya genera debate en Internet y entre los especialistas.

La fecha de aparición de la nueva edición del diccionario de la Real Academia Española está prevista para octubre del año próximo y se espera que sume 90 mil nuevas definiciones, muchas de ellas, modificaciones de otras que han quedado obsoletas.

La preparación del diccionario desató fuertes debates en Internet. En ellos se colocan en el centro de la polémica términos como “murciégalo”, “almóndiga” o “toballa”, que hoy ya aparecen en la edición on-line del diccionario y remiten, respectivamente a “murciélago”, albóndiga” o “toalla”, como equivalentes a esas palabras en el habla vulgar.

En el caso de “almóndiga”, el término aparece como “avance de la vigésima tercera edición” (la que está en preparación), como una forma vulgar de “albóndiga”.

Hasta el propio director de la Real Academia, José Manuel Blecua, salió oportunamente al cruce de los cuestionamientos, sobre todo en la web, por la inclusión de la palabra almóndiga al decir que “hay cuestiones mucho más importantes que la palabra almóndiga”, tales como la preparación de una gramática y un diccionario histórico con motivo del aniversario.

En el fondo, el debate tiene que ver con dos formas distintas de ver el trabajo de la Real Academia y que se cruzan por estos días en los foros de Internet: están los que prefieren una Real Academia de corte purista y conservador -tal como fue el comportamiento de ese organismo durante muchos años- y los que bregan por una actitud más progresista, que considere al idioma como algo dinámico y al mismo tiempo contemple las formas del habla popular.

En el marco de ese debate, el escritor platense Juan José Becerra indica que “a mi me parece que lo que está haciendo la Real Academia, al incluir términos que durante muchos años estuvieron fuera del diccionario o se consideraban incorrectos, no es ni positivo ni negativo. Simplemente, es lógico. La lengua es dinámica y si decimos murciégalo o murciélago, lo importante es que sabemos de lo que hablamos. En ese sentido, dar lugar a las palabras murciégalo o a almóndiga es una actitud progresista por parte de la Real Academia y es una forma de cambiar la actitud que mantuvo durante muchos años, en los que se manejó como una institución muy conservadora”.

EL ROL DE INTERNET

Según Becerra, “en la Lengua no hay aristocracia, todas las palabras tienen un valor de uso, por lo tanto, si el mundo académico no acepta estos términos, se utilizarían igual”. De manera que aceptarlos, incluirlos, definirlos, es lógico y razonable”.

Para el escritor platense, en este cambio de actitud de la Real Academia juega un papel preponderante Internet.

“Alguna vez la Real Academia tuvo que ser selectiva con los términos por una cuestión básicamente de espacio: los diccionarios impresos imponían un límite para la selección. Ahora con Internet ese problema dejó de existir y no sólo se nota en el trabajo de la Real Academia. También está la Enciclopedia Británica, que se abre a nuevos contenidos exigida por la dinámica de otras herramientas como Wikipedia. Entonces, en este contexto, Internet resulta un factor clave”.

Uno de los términos llamativos entre los que, por recomendación de la Fundación del Español Urgente (Fundéu) que trabaja con el asesoramiento de la RAE, se adoptará junto a otros anglicismos procedentes de la cultura tecno, es “wasapear”.

Tanto este verbo como el sustantivo del que deriva (wasap), aluden a los mensajes gratutitos enviados a través de la aplicación WhatsApp de los teléfonos inteligentes.

La recomendación de esta entidad va más allá y propone el plural wasaps para el mencionado sustantivo y recomienda como admisibles otras versiones del mismo término, como guasap, guasaps y guasapear. Entre la lista de términos que se aceptan sin castellanizar por no tener reemplazo en nuestra lengua, aunque es muy utilizado en el habla cotidiana, se cuenta la expresión wi-fi, que se refiere a una conexión inalámbrica a Internet. Por otra parte hay otros términos que sí se prestan a la catellanización. Tal es el caso de tuit y tuitear, que aluden a los mensajes enviados a través de la red social Twitter, una de las más populares de la web. Por otra parte, la nueva edición del diccionario daría lugar a otros términos, tales como “okupa”, “blog” o “chat”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...