Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
“UN Hamlet”

Codo a codo, son mucho más que dos

Por

Irene Bianchi

Adaptación del texto original de William Shakespeare: Guillermo Yanícola. Compañía: El Esférico. Elenco: Martín Eliseo Mendivil, Emilio Berasain. Escenografía: Ana Lía Bértola, Liliana Cácertes, Marcelo Castro Palacios. Vestuario: Magali Salvatore. Maquillaje: Sofía Urtea. Música original: Martín Casado. Iluminación: Liliana Cáceres. Asistencia técnica: Noelia Almassio, Yanina Zanier Quintas. Diseño gráfico: Emilio Berasain. Diseño institucional: Antonio García Aprea. Producción ejecutiva: Florencia Bruno. Producción general: El Esférico. Prensa: Mula Comunicación. Asistencia de dirección: Francisco Hails. Dirección: Ana Clara González. Teatro Estudio, valle 3 Nº 386. Viernes de octubre 22 hs.

Esta dupla actoral de El Esférico ya nos tiene acostumbrados a verlos desdoblados en múltiples personajes. Son dos y también, parafraseando al poeta uruguayo Mario Benedetti: “en el escenario, codo a codo, siempre son mucho más que dos”. Lo hicieron en la multipremiada “Sherlock Holmes, el sabueso de los Baskerville”, y lo reiteran en “Un Hamlet”, ambas adaptaciones de Guilermo Yanícola.

Aquí Hamlet, el atribulado Príncipe de Dinamarca, habla consigo mismo, con su alter ego, con la voz de su conciencia, mientras desenmascara a su cruel tío, asesino de su padre, el Rey, quien se apoderó no sólo de la corona sino también de su madre, la Reina.

Es éste un Hamlet comprimido en el que, sin embargo, no falta nada ni nadie. Con la versatilidad e histrionismo que los caracteriza, Martín Eliseo Mendivil y Emilio Berasain personifican a todos los involucrados, en una suerte de vertiginoso “fast forward” que no omite nada relevante ni sustancial.

Hay humor en “Un Hamlet”, anacronismos deliberados (“No sé, Hamlet. Googlealo”), guiños cómplices al espectador, un permanente entrar y salir de los personajes y de las situaciones, sin perder nunca lo esencial de la tragedia. Desafío nada fácil.

Excelente la escenografía de Ana Lía Bértola, Liliana Cáceres y Marcelo Castro Palacios. Funcional, sugerente, fácilmente trasladable, esas telas se transforman como por arte de magia en lo que los actores propongan. Ingeniosos también los cubos “Mamuschkas” y sus múltiples usos. Todo esto, enriquecido por la precisa puesta de luces, una pieza clave.

Con la versatilidad e histrionismo que los caracteriza, Martín Eliseo Mendivil y Emilio Berasain personifican a todos los involucrados, en una suerte de vertiginoso “fast forward”

Indudablemente, Shakespeare homenajea a los actores de la legua en “Hamlet”, esa compañía itinerante que representa una pantomima en el castillo de Elsinore a pedido expreso del Príncipe, y pone así en evidencia al asesino. Teatro dentro del teatro, “a play within a play”. Mendivil y Berasain hacen lo propio en sus propuestas: celebran el oficio del actor. Nunca pierden el sentido lúdico de la actuación. De eso se trata “Un Hamlet”: un juego, una travesura shakesperiana, alejada del acartonamiento y la solemnidad con que se suelen abordar estas piezas. Provocan risas y reflexión, sorprendiendo a cada paso, sacándonos de encuadre con insospechados giros y vueltas de tuerca.

Ana Clara González, directora de esta nueva propuesta del El Esférico, le impone un ritmo muy dinámico a la puesta, alternando los climas con equilibro, sin que la comicidad opaque el dilema existencial del protagonista.

“Un Hamlet”: divertido Shakespeare portátil, de bolsillo.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla