Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
muestra en el museo provincial emilio pettoruti

Convierten en obras de arte un recordado robo en La Plata

A 6 años de que se robaran un Xul Solar del Argentino y nunca apareciera, crearon una muestra basada en el polémico hecho

Era el 12 de junio de 2010 y Argentina debutaba en el Mundial de Sudáfrica contra Nigeria. A las once de la mañana, en La Plata caía una lluvia torrencial y las calles eran las de una ciudad sin gente. Pero no todo era quietud y expectativa mundialista, porque las cámaras del Teatro Argentino registrarían a esa hora lo que, además del triunfo de la Selección, luego sería la noticia del día: un hombre de chambergo y lentes oscuros saludó con un “good morning” a unas personas que estaban en la puerta del Teatro y se dirigió hacia la muestra de pinturas del subsuelo. Apenas 16 minutos más tarde y sin que nadie lo advirtiera, aquel visitante salió de allí llevándose un cuadro de Xul Solar y otro de Miguel Angel Vidal valuados en unos 74 mil dólares. Seis años después de aquel episodio, el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Pettoruti inauguró ayer una obra inspirada en el robo que aún se recuerda y que nunca fue esclarecido.

La muestra, realizada en simultáneo con otras exposiciones y denominada “Ladrones. El caso Xul Solar y lo escurridizo de la creación”, corresponde al artista Ariel Cusnir y, entre otras cosas, reproduce la pintura “Palacios en Bría”, robada precisamente de la colección del museo provincial y cuya tela tenía unas medidas de 28 por 40 centímetros.

“Era una forma de que el cuadro de Xul Solar volviera a estar con nosotros”, dice sonriente Guillermina Mongan, del equipo curatorial que montó la muestra y una de las ideólogas de la exposición. “Buscamos que cada muestra atreviese de algún modo el patrimonio de nuestro museo -explica la curadora-. Y en este caso nos pareció muy significativo porque aquella pintura de Xul Solar era la única que tenía el Museo provincial en su colección”.

Para Cusnir, en tanto, el trabajo “representó una oportunidad de acercarse a la obra de un artista genial y sin comparación para la época. Hay que entender que el robo de obras de arte tiene varios antecedentes en nuestro país y son muy pocas las veces que esos robos logran resolverse. Casi te diría que nunca. Sólo se han recuperado algunas pocas y el caso del Xul Solar forma parte de la lista de las obras que aún no han vuelto a su lugar, pero la imagen de un pequeño paisaje pintado en acuarela habitando en este momento, es de alguna manera un volver a tener esa tempera acuarelada entre nosotros. El robo de una obra de arte genera un montón de material sobre esa obra. La idea fue también trabajar sobre el robo y lo que nos deja; por eso decidí acompañar los cuadros con los recortes periodísticos de la época”.

El artista, de 35 años y hacedor de varios trabajos que integran colecciones como las de la Fundación DAROS de Suiza, el Jack Blanton Museum of Art de Texas y el Museo de Arte Contemporáneo MACRO, entre otras, se reconoce un profundo admirador de Xul Solar. “Yo tenía ya montada una muestra sobre el robo en el arte -precisa-, pero en este caso encararlo a partir del cuadro que fue robado me parecía una oportunidad única para trabajar con los colores y el lenguaje de un artista genial”.

Xul Solar era el nombre artístico adoptado por Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari, un pintor argentino que se destacó entre las décadas del 40 y del 50 por un obra que refleja su propia excentricidad. Nacido el 14 de diciembre de 1887, Xul Solar fue además de un artista talentoso un personaje singular. Estudioso de las religiones, las ciencias ocultas, la mitología, la astrología y los idiomas, fue un hombre culto y, a la vez, un transgresor con una formación artística autodidacta y una enorme imaginación. Ayer, en lo que podría definirse como una vuelta de tuerca artística, su pintura robada volvió a estar presente.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...