Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un trío de procesados

Julio Grondona, Macri y Miele pueden ir a juicio oral

El juez de Instrucción Juan José Madhjoubián dictó ayer el procesamiento del presidente de AFA, Julio Grondona; el titular de Boca, Mauricio Macri, y el ex de San Lorenzo Fernando Miele por el presunto pagó de sobreprecios en la adquisición de sistemas de seguridad de audio y video para ser instalados en los estadios de fútbol de ambos clubes.
La noticia se conoció ayer en el palacio de Justicia y fue confirmada por el vocero de prensa de Macri, Iván Pavloski. El procesamiento deberá ser analizado en los próximos días por la Cámara Penal, y en caso de confirmarse el pedido Grondona, Macri y Miele serán sometidos a juicio oral.
Los tres imputados podrán recibir penas que van de un mes a seis años de prisión, según indicaron fuentes judiciales. En ese marco, el juez decidió trabar embargos a Miele y a Macri por 300.000 pesos, mientras que en el caso particular de Grondona, la suma trepa a los 100.000 pesos.
La causa fue promovida por los ex dirigentes de San Lorenzo Alberto Barilari y Jorge Aldrey y el delito que se les imputa es el de administración fraudulenta. Barilari y Aldrey, quienes integraron la Comisión Directiva del club de Boedo entre 1998 y 2001, rechazaron en 1999 la compra la compra del sistema de seguridad ofrecido por la empresa española Inmark para el estadio del Nuevo Gasómetro en un costo de un millón 800 mil dólares a la vez que reclamaron una licitación o un concurso de precios. Asimismo, ambos directivos acercaron presupuestos de las empresas Sensormatic y Sistema Tercer Milenio, con un costo de 500 mil dólares por un servicio similar.
Como consecuencia del rechazo de aquella gestión a la solicitud y luego de una profunda investigación, en 2001 se presentaron ambos dirigentes como querellantes ante la Justicia para que investigue la existencia de irregularidades en la operación que contó con el aval de la AFA. El magistrado, en menos de un año, investigó las compras de sistemas similares que realizaron Boca, River, San Lorenzo y Vélez para sus estadios. Del sumario surgió una diferencia de 500 mil dólares entre lo que pagó Boca a la misma empresa por el mismo producto. Y el magistrado tomó declaración a Macri el 24 de septiembre último con el propósito de conocer su versión de los hechos.
El presidente de Boca aseguró que en el club de la Ribera hubo un concurso interno de precios entre "las empresas, de las que quedaron sólo dos, hasta que por su calidad se optó por Inmark". Una semana después fue el turno de Miele, que se negó a prestar declaración ante el magistrado, mientras que 24 horas después lo hizo el presidente de la AFA, Julio Grondona que negó favoritismos con la empresa española que proveyó de equipos de audio y videos para la seguridad en los estadios.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...