Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un arrepentido confiesa sobornos en el Senado

Es el ex secretario parlamentario de la Cámara alta. Admitió ante la Justicia que se pagaron U$S 5 millones por la reforma laboral. Implica a De la Rúa, De Santibañes y Flamarique. Conmoción política

Una bomba política estalló ayer cuando el ex secretario parlamentario del Senado nacional Mario Pontaquarto confesó que en abril del 2000 se pagaron coimas por cinco millones de dólares a varios senadores para que votaran a favor de la reforma laboral que impulsaba el Gobierno de Fernando de la Rúa.

Pontaquarto hizo esta escandalosa revelación a la revista TXT y luego la ratificó ante el juez federal Norberto Oyarbide en los tribunales de Comodoro Py, tras asegurarse que su familia ya estaba viajando hacia un destino del exterior del país, que no trascendió.

Según se indicó en la nota del semanario, Pontaquarto -en aquel entonces apadrinado políticamente por el senador radical José Genoud- reveló que fue el encargado de trasladar el dinero para las coimas desde la sede de la Secretaría de Inteligencia del Estado hacia las manos de los senadores involucrados.

LOS IMPLICADOS
Pontaquarto implicó directamente en la maniobra al ex presidente Fernando de la Rúa, al ex jefe de la SIDE Fernando de Santibañes y al por entonces ministro de Trabajo Alberto Flamarique, en tanto que desgranó una lista de nombres de los senadores que en aquel momento habrían cobrado las coimas.

En esa "lista negra" aparecieron los actuales gobernadores justicialistas Carlos Verna (La Pampa) y José Luis Gioja (San Juan), por entonces senadores, y sus ex colegas Emilio Cantarero, Augusto Alasino, Alberto Tell, Remo Costanzo, Beatriz Raijer, Julio San Millán y Carlos De la Rosa, entre otros.

En los hechos, esta revelación de Pontaquarto -a quien apodaron el 'monje negro' en la Cámara- implicaría casi con seguridad la reapertura de la causa por las coimas en el Senado, que estaba paralizada en la Justicia federal y que podría encaminarse nuevamente nada menos que con la declaración de De la Rúa.

Así lo evaluaban anoche el juez Oyarbide -quien subroga a su par Rodolfo Canicoba Corral- y los fiscales federales Eduardo Freiler y Federico Delgado, quienes asistieron a la declaración de Pontaquarto, igual que el actual jefe de la Oficina Anticorrupción (OA), Daniel Morín.

También estuvo en los tribunales de Comodoro Py la diputada nacional del ARI Graciela Ocaña, quien le reclamó a la Justicia que prohíba salir del país a De la Rúa, Santibañes, Flamarique y los senadores que fueron imputados por Pontaquarto.

En este convulsionado escenario, el ex vicepresidente Carlos 'Chacho' Alvarez salió a reivindicar la denuncia sobre las coimas en el Senado que impulsó políticamente a mediados del año 2000, antes de renunciar a su cargo enojado con la postura de relativizar el escándalo que adoptó en aquel momento Fernando de la Rúa.

"Ahora la gente va a tener más elementos para comprender la situación en la que yo estaba. O pactaba con ese sistema corrupto o me iba, y me tuve que ir. No tenía aliados, porque el sistema político miraba para otro lado", dijo anoche 'Chacho' Alvarez.

CONTRA DE LA RUA
Pero Alvarez no se refirió sólo a su situación personal, sino que apuntó directamente a De la Rúa: "El interesado en sacar la ley era el Gobierno, y si hubo alguien que pagó, ese era el Gobierno", arremetió.

"¿Ustedes creen que alguien puede pagar cinco millones de dólares sin que lo sepa la figura principal del Gobierno? Es muy difícil que alguien tome por sí mismo la decisión política de pagar sin que sepa el Presidente", dijo 'Chacho' Alvarez.

Antes de revelar toda la historia ante la prensa y luego a la Justicia, Pontaquarto visitó en sus respectivos despachos al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y al titular del Poder Ejecutivo de la ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, a quienes les dijo que temía por la seguridad de su familia.

DETALLES DE LA CONFESION
En su confesión, Pontaquarto destacó, asimismo, que el dinero de las coimas se entregó la misma noche que se aprobó la ley -el 26 de abril de 2001- al ex senador justicialista Emilio Cantarero en su departamento particular de la capital federal.

"En el transcurso (de la sesión) me avisó el senador (Remo) Constanzo que el dinero lo tenía que llevar al departamento del senador Cantarero, ni bien finalizada la sesión", afirmó Pontaquarto en la entrevista que le dio a la revista TXT.

El escándalo de las coimas en el Senado, a principios del Gobierno de la Alianza, derivó en la renuncia del ex vicepresidente Alvarez, aunque la investigación judicial posterior dictó la falta de mérito de las 13 personas presuntamente involucradas en el pago de coimas.

Se trata de la primera vez que uno de los principales actores del Senado en esa época admite que existió un pago de sobornos para la aprobación de la ley de flexibilización laboral.

UN PAPEL GUARDADO
Según Pontaquarto, en su departamento, el senador justicialista Cantarero le entregó "una lista con los nombres de algunos legisladores y escritos y, al lado, los montos" que recibirían cada uno.

El funcionario afirmó que conserva ese papel y que lo entregará a la Justicia, al tiempo que mencionó que se incluían varios nombres de senadores justicialistas.

"Estaban puestos los nombres de pila: 'Choclo' que es el apodo de Alasino; 'Beto' por Tell; 'Remo', que es el nombre de Constanzo. Son seis o siete nombres. Están (Julio) San Millán, (Beatriz) Raijer, (Carlos) de la Rosa y (José Luis) Gioja", reconoció el ex secretario parlamentario del Senado.

La causa judicial por los supuestos sobornos paso por tres jueces: primero fue Carlos Liporaci -que debió renunciar por estar acusado de enriquecimiento ilícito-; luego la tomó el juez Gabriel Cavallo y hoy está en manos de Rodolfo Canicoba Corral, y lleva acumuladas 9.100 fojas.

Pontaquarto, en su momento acusado por la Justicia de estar implicado en el caso, afirmó también que el titular del bloque de la UCR en aquel momento, José Genoud, recibió 700 mil pesos de coima que compartió con Flamarique.

"Yo retiré de la cifra que me habían dado (en la SIDE) 700.000 pesos, que se los entregué a Genoud. El me dijo que eran para él y para (Alberto) Flamarique", reconoció, al mencionar al entonces Ministro de Trabajo.

Según el ex funcionario, él "no cobró nada" por entregar las coimas a los senadores.

POR QUE AHORA
El "arrepentido" dijo que rompió el silencio después de tres años porque nunca estuvo "convencido de lo que hice", por lo que se manifestó dispuesto "a pagar los costos".

También afirmó que empezó a madurar la idea de contar todo a la Justicia cuando el año pasado lo suspendieron en el Senado por irregularidades administrativas que aseguró no haber cometido.

Tras el estallido de esta bomba política, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, pidió que deben "caer los responsables" de las coimas.

El jefe de Gabinete también reveló que el presidente Néstor Kirchner sabía que Pontaquarto iba a denunciar públicamente la maniobra del pago de sobornos para la aprobación de la reforma laboral.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...