Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Un padre misericordioso

Un padre misericordioso

Un padre misericordioso

Por

Pbro. Dr. Rubén Marchioni*

A modo de preparación para el Sínodo Ordinario de la familia de este año, el Papa Francisco viene dedicando numerosas catequesis sobre este tema en las Audiencias generales de los días miércoles. En la última de ellas el Santo Padre ha generado un debate en los medios masivos de comunicación acerca del papel que debe tener el padre en el seno familiar y en la educación de sus hijos.

Poniendo como ejemplo la parábola del hijo pródigo, o mejor dicho del Padre misericordioso, el Papa Francisco ha afirmado: “Un buen padre sabe atender y perdonar, desde lo profundo del corazón”. Por esta razón, continua el Papa, “la primera necesidad, entonces, es precisamente ésta: que el padre esté presente en la familia”.

Son dos los extremos que el Papa advierte que se pueden generar en referencia a esta primordial necesidad: la ausencia de los padres, que concentrados en sí mismos y en su propio trabajo, se olvidan de su familia y producen lagunas y heridas en la vida de sus hijos, que pueden ser hasta graves. El segundo extremo es la excesiva presencia de los padres en la vida de sus hijos, transformándose en “controladores” y anulando la propia personalidad e individualidad de la prole.

La fuerte crisis de valores que atravesamos en la sociedad moderna ha afectado también a la familia cristiana, por lo que es fácilmente explicable la crisis que esta atraviesa. Sin embargo, la familia, hoy como ayer y mañana, permanece en su valor esencial y básico. Un valor que es inmutable. Ella es la comunidad de amor interpersonal, que debe servir a la transmisión y desarrollo de la vida humana. Para que pueda superar la crisis que vive, la familia cristiana debe volver a descubrir la razón de su existencia, el fin que la justifica.

La voz del Papa resuena en medio de un mundo en el que reina el relativismo y donde la figura de los padres ha quedado desdibujada. Sin embargo, la Iglesia, como madre amorosa, “está empeñada en sostener la generosa presencia de los padres en las familias, porque ellas son para las nuevas generaciones custodios y mediadores insustituibles de la fe en la bondad y en la justicia y en la protección de Dios”.

* Párroco de Cristo Rey

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla