Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Festifreak: “La película infinita”, retrato en retazos de la invencible fragilidad del cine

Construida con fragmentos de filmes nacionales que nunca se terminaron, entre los cuales se cuentan obras de Martel, Sarquís y Llinás, la cinta de Leandro Listorti se verá esta tarde en el marco de la Competencia Argentina de Largos del Festival

Quienes acudan hoy, desde las 18.45 en el Cinema Paradiso, a la primera función de la Competencia Argentina del Festival Internacional de Cine Independiente de La Plata podrán ver no una sino mil películas: “La película infinita”, de Leandro Listorti, junta los descartes de cintas nacionales que nunca fueron terminadas para construir con esas historias marginales a la historia del cine argentino un relato abierto entre el collage, juego narrativo y la cinefilia.

Una idea que se materializó porque, mientras la mayoría pensamos dónde van las medias que faltan en un par, Listorti se puso a pensar dónde iban las películas sin terminar. Durante un tiempo se dedicó a armar una lista de proyectos sin final, juntó datos y contactó a los directores y los actores en busca de ese material elusivo.

En esa lista figuraban dos versiones de “El Eternauta”, una animada y una a cargo de Lucrecia Martel, obras de Llinás, Rejtman, la “Zama” de Sarquís y un asesinato a quemarropa de Rosario Bléfari: estos fragmentos de cine que pudo ser se dan cita en “La película infinita”, formando un caleidoscopio narrativo que dejara a la audiencia discutiendo sobre significados, alegorías e historias.

“La idea era evitar armar una sola historia precisa, definida, pero tampoco está montada al azar: el desafío era unir esos materiales lo más posible, sin que formaran nada. Cuando veíamos que delimitaban mucho la historia, soltábamos un poco”, explica Listorti en dialogo con EL DIA.

Para unir estas historias disímiles, el sonido resulto fundamental: “Como casi ninguna de las películas tenia sonido, trabajando con el sonido podíamos ir uniendo historias, personajes: desde ahí fuimos construyendo un guion, desde ruidos, sonidos, climas”, revela el cineasta de “Los jóvenes muertos”.

Construir un guion desde el sonido antes que desde las imágenes dio lugar a una trama “más sutil, que permite muchas lecturas”, y una recurrente es política y presente: estrenar una cinta sobre cine sin terminar, en 2018, tiene sus connotaciones.

Listorti explica que el proyecto existe desde 2012, cuando el filme ganó un concurso en el INCAA para vía digital, pero aunque abarco un periodo grande, “de todas maneras nunca fue un buen momento para el cine argentino: siempre se enfrenta a tormentas. No sé si de la magnitud de los que enfrenta ahora…”

Agrega el director: “Parte de la libertad y de la posibilidad de leer cosas en la película tiene que ver con eso: de repente, cuestiones actuales se pueden permear a través de la trama, como no es una trama cerrada el presente se mete por ahí”.

Pero si, concede, “estaba presente esta idea de la fragilidad del cine: hacer cine a veces parece fácil, pero es muy complejo, son muchas etapas, mucha gente, mucha plata. Esa idea de fragilidad, y de cómo sobrevive el cine pese a todo, estaba presente desde el inicio”.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...