Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA REDONDOMANIA, REVISITADA

Viaje a la semilla ricotera

La pasión por explicar la singularidad de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota y su impacto artístico y social no se detiene. Un documental recientemente estrenado y un nuevo libro suman datos y argumentos a una redondoteca que no para de crecer.

Por OMAR GIMENEZ

Un artefacto cultural f ormidable. Con la contundencia de estas tres palabras el periodista especializado Mariano del Mazo y el también periodista Pablo Perantuno describen a Patricio Rey y los Redonditos de Ricota, una banda de rock que escribió una de las páginas más singulares, sino la más singular, del rock argentino. Y que, a poco más de diez años de su separación, ya inspiró una abultada bibliografía más abultada que nada tiene que envidiarle a ninguna otra expresión musical en el país. La descripción de del Mazo y Perantuono aparece en su libro recientemente publicado “Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota/Fuimos Reyes” (Planeta) que revisita la historia de la banda a partir del testimonio de más de 70 entrevistados que contribuyeron, desde distintos espacios y en distinto grado, a cimentar la leyenda.

El libro aparece a poco del estreno del primer documental sobre la banda. “El alucinante viaje”, que rescata imágenes inéditas de los comienzos del grupo y que replica, en su realización y exhibición, algunos de los principios de autogestión e independencia que caracterizaron a la banda.

Las dos iniciativas se enrolan dentro de un fenómeno que no descansa: el de estudiar la historia de la banda, conocer más para entender uno de los fenómenos artísticos más inclasificables y al mismo tiempo, más celebrados y populares de los últimos años.

Analizar y entender el complejo devenir que llevó a un grupo de jóvenes que en los años ´70 protagonizaban en La Plata caóticas performances para un público integrado por intelectuales y bohemios de clase media a convertirse en un fenómeno de masas capaz de movilizar a localidades recónditas del interior del país a multitudes que a veces recorrían kilómetros sin un centavo y sin entrada movidos por una pasión, implica también entender una época. Un momento extenso de la historia del país atravesado por una dictadura sangrienta, el regreso de la democracia y la llegada ulterior del neoliberalismo.

Demasiados elementos para el análisis que justifican la aparición de libros y más libros que comentan, describen, desgranan, la historia de los Redondos. Un fenómeno que se hace más notorio cuando se compara. Y entonces se descubre, por caso, que el también popular Charly García, uno de los músicos más representativos del rock en la Argentina, apenas inspiró dos libros basados en su historia

De ahí que se imponga la pregunta acerca de los motivos que hacen que tanta tinta haya corrido en torno a la historia de Patricio Rey, una historia que, aunque se sigue escribiendo, siempre deja espacio para el misterio.

O como eligen decir Mariano del Mazo y Pablo Perantuono: “abarcar la vida de una banda como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota resulta una utopía tentadora para quienes crecimos con el rumor de los riffs de Skay y las metáforas hechizantes del Indio Solari. La misma imposibilidad se destapó, finalmente, como el gran motor. El desafío estaba claro: cómo hacer para correr el velo de una extraña banda de tres -Indio Solari, Skay Beilinson, Poli Castro- que ha sabido jugar al misterio con la sabiduría de los grandes tahúres”. Para concluir sobre el final de la obra “después de años de raspar la olla ya vacía para siempre podemos asegurar, con más alegría que resignación, invadidos por un desasosiego paradójicamente tranquilizador, que lo único que sigue intacto es el misterio”.

REDONDOTECA RECARGADA

Una lectura apresurada de la variopinta explosión editorial que desatan los Redondos podría alegar que, habiendo pasado un tiempo prudencial de la separación de la banda y habiendo crecido quienes fueron sus seguidores, muchos de ellos hayan necesitado poner en palabras impresas el análisis de su pasión. Pero basta acercarse a la lista de las publicaciones para descubrir que la historia de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota sólo algunas veces es revisitada por sus antiguos seguidores y casi nunca hace concesiones a la nostalgia. La mayoría de los libros ofrecen análisis minuciosos de la historia de la banda o bien de su obra, desde los ángulos más diversos: la política, la sociología, el análisis de las letras y hasta de la filosofía del grupo.

Hay que tomar bastante aire para intentar leer de corrido lo más destacado de tan vasta biblioteca, o si se quiere, ya a esta altura. “redondoteca”. Se puede intentar. La lisa incluye, entre otros a “A quien le importa/ Biografía política de Patricio Rey”, del colectivo Perros Sapiens (Tinta Limón ediciones); “La Cuadratura de la Redondez/interpretación anotada de las canciones de Patricio Rey”, de Ariel Magnus (Interzona); “100 veces redondos”, un racconto de las mejore frases del grupo de José Bellas y Fernando García (Ediciones B); “Redondos/Yo no me Caí del Cielo/Genealogia de una Postura”, de Patricio Cermele (Editorial Sudestada); “Banderas en tu Corazón/apuntes sobre el mito de Los Redondos”, de Marcelo Gobello (Prego); “Los Pasajeros del Rey Patricio”, de Martín Ocaña; “A Brillar mi amor” , de Jorge Bomvaiser (Sudamericana); “Indo Solari /El Hombre Ilustrado”, de Gloria Guerrero (Sudamericana).

Si bien son muchos los argumentos que intentan explicar la proliferación de biografías y ensayos dedicados a la banda platense, el que más aparece es la singularidad.

“El tema de los Redondos es un tema de gran interés sociológico, político, artístico. Es el único grupo que en un corto tiempo pasó de ser una banda casi secreta que tocaba para circuitos de intelectuales de clase media a un fenómeno popular que movilizaba multitudes a cada uno de sus recitales. Esto dejó perplejos a mucho. Y despertó una curiosidad legítima por saber de dónde salió esta banda tan rara para el universo del rock argentino”, le dijo a este diario el historiador Sergio Pujol.

Otras explicaciones se escuchan en el entorno de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Por caso, oportunamente el artista plástico Ricardo Cohen, “Rocambole”, autor de las tapas de los discos del grupo, opinó que los mensajes herméticos de las canciones de la banda operan como un motor para el interés de los seguidores y que lo seguirá haciendo por generaciones. Y para el guitarrista Skay Beilinson la explicación debe buscarse es que después de la separación de los Redondos no apareció otro fenómeno de igual magnitud y en que “al mercado le sirve”, la proliferación de títulos sobre la banda.

JOYAS PATRICIAS

Cualquiera que sea el motivo, lo cierto es que la bibliografía ricotera crece sin pausa.

“Lo que estaba faltando era una película y como nosotros veníamos del cine y de la comunicación, decidimos hacerla”, dice un entusiasta Miguel Funes, integrante del colectivo Comando Luddista junto a Hidroman, Capitán Balurdo y Walter Blanco. Todos ellos ricoteros de la nueva y de la vieja guardia cuyas edades oscilan entre los 28 y los 36 años.

Ocho años se tomaron los Ludditas para concretar su obra, que se convirtió en el primer documental sobre el grupo, se llama “El alucinante Viaje de Patricio Rey” e indaga en los inicios platenses de la banda, aportando fotos, material fílmico y audios inéditos de los primeros tiempos de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en La Plata.

Los Ludditas llaman al material “joyas patricias” y se decidieron a ser fieles al espíritu ricotero tanto en la elaboración y concreción del documental como en su proyección, que en todos los casos es independiente y a través de la autogestión.

Hasta el uso de seudónimos se basa en la filosofía de Los Redondos, según indica Miguel, que dice que la idea surgió de una entrevista en la que el Indio Solari llamó a disolver los egos del grupo en una personalidad, la de Patricio Rey, una entelequia de límites difusos que hasta el día de hoy hace que algún incauto se pregunte “¿quién es Patricio Rey?”

El afán de originalidad puesto de manifiesto en la historia de los Redondos, tanto en la obra como en la forma de manejar los asuntos comerciales de la banda, también aparece en la forma en que los integrantes del Comando Luddista eligieron difundir el documental.

Lo hacen a través de presentaciones periódicas (las próximas son el domingo 21 de junio a las 18 y a las 20 en el Pasaje Dardo Rocha y el domingo 12 de julio en el mismo horario y lugar) y de la propuesta de que quien quiera que la película visite su ciudad lo proponga en la página www.elalucinanteviaje,com.

A través de ese método, los autores del documental ya recorrieron ciudades de Santa Fe, la Costa Atlántica, Misiones, Entre Ríos y Córdoba, donde en todos los casos convocaron a un público de edades diversas, pero de una homogénea condición ricotera.

Tanto el libro de Del Mazo/Perantuono como el documental dedican un espacio importante a los orígenes platenses de la banda, a su singular conformación, a la manera de una caótica cofradía que se manifestaba en happenings que combinaban lo musical, con lo teatral, lo psicodélico, lo filosófico y hasta lo gastronómico.

“Fuimos Reyes” trasciende esa etapa e indaga en profundidad en la obra de Los Redonditos, reivindica el rol del Indio como autor de algunas de las músicas de la banda y revela datos relacionados con grabaciones y planificación de conciertos que hicieron historia, a la vez que dedica un capítulo a la investigación del crimen de Walter Bulacio. Ese hecho opera como bisagra entre la primera etapa de banda de culto y el surgimiento del fenómeno de masas.

Para los autores del documental, en tanto, la etapa de la masividad será abordada en una segunda parte. Una segunda parte que promete, además, mantener viva a la redondología, convertida, ya, en una pasión nacional.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...