Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Nublado
Humedad: 84 %
25.6.2017
ESTUDIANTES 2 - 0 HURACAN

Estudiantes fue una máquina de jugar y de errar goles

Al final le hizo precio al Globo, a quien venció 2-0Por GONZALO CAMILLERI

Recomendar artículo Imprimir artículo
Estudiantes fue una máquina de jugar y de errar goles

Machín le entra duro a Núñez. El Pincha, con poco, le ganó bien a Huracán

Síntesis
La diferencia que existió fue abismal. Que por esas cosas del fútbol no quedó patentizado en el resultado. Lo cierto es que Estudiantes, que recobró confiabilidad y funcionamiento, le ganó incuestionablemente anoche a Huracán por 2 a 0, y trepó en la tabla.

Mauro Boselli, en el primer tiempo, y Juan Sebastián Verón, en el complemento, marcaron los tantos albirrojos, al tiempo que le delantero, en el complemento, estrelló un penal en el travesaño. Los dos terminaron con diez jugadores porque en el cierre, el árbitro Jorge Baliño expulsó a Gastón Esmerado, por doble amarilla, y a Michael Hoyos, por juego brusco.

Estudiantes se recuperó rápido del duro traspié limeño, y fue ampliamente superior al Globo. El equipo de Sabella marcó claras diferencias en todos los aspectos del juego y bien pudo haber resuelto, de haber sido más fino en la definición, por un marcador más abultado.

En el primer tiempo Estudiantes fue una máquina de jugar pero, además, una máquina de errar goles.

Clic para ampliarTácticamente leyó muy bien el partido, y por derecha encontró una vía libre de llegada con las trepadas de Angeleri y Maxi Núñez (los reemplazantes de Clemente Rodríguez y Enzo Pérez, que fueron al banco), si hasta también asomó por allí el Chino Benítez.

Clic para ampliarHuracán nunca fortaleció esa zona y por eso en los primeros 45' anduvo de sofocón en sofocón. Y si no se fue al descanso perdiendo más ampliamente, fue pura y exclusivamente porque el local no estuvo fino en el momento de resolver.

Igual acertó una vez a través de un cabezazo de Mauro Boselli, sobre la media hora, cuando por una corazonada de Verón, el capitán le pidió a Benítez patear él un córner desde la izquierda, que después puso la pelota en la cabeza del goleador, que la clavó, aún con la marca de Domínguez, entre Monzón y el palo izquierdo.

Así como fue importante las proyecciones de Angeleri y Núñez, no menos gravitante resultó el trabajo de Verón y Braña, como el trabajo de Benítez y las salidas rápidas de Sosa, todo lo cual produjo muchos desbarajustes en el fondo huracanense.

La visita solo avisó a los 11', cuando tras un córner que ejecutó Toranzo desde la derecha, por el primer palo apareció Esmerado para estrellar un derechazo corto contra el parante izquierdo.

Después el equipo de Rivoira fue un mero partenaire de Estudiantes que monopolizó todo y generó más de diez chances de gol, que Boselli, esencialmente, Sosa, Angeleri y Benítez no supieron usufructuar por diferentes circunstancias.

Así se llegó a un cierre particularmente emotivo, porque ya en el descuento Orión le tapó un mano a mano a Franzoia, y en la réplica, Boselli, tras larga corrida por derecha, resolvió muy mal cuando enfrentó a Monzón.

El complemento siguió mostrando las mismas diferencias del comienzo. Estudiantes siguió siendo prolijo y dueño de la pelota. Sacó a relucir todo su repertorio para ampliar las diferencias futbolísticas con Huracán.

Resultaba raro, además, que ante semejante diferencia no estuviera más contundentemente reflejada en el tanteador. Pero Estudiantes iba por los costados, sorprendía con los pelotazos, pero no conseguía resolver en el área de enfrente.

Pero la fruta maduraba y, en cualquier momento, se caía. Claro que el árbitro Baliño, de muy mala tarea, vio un penal inexistente de Domínguez a Núñez (se tiró sin que nadie lo tocara) y le dio la chance al local de ampliar la diferencia.

A los 14', el remate de derecha de Boselli se elevó y fue a estrellarse en el ángulo superior izquierdo. No fue penal y tampoco fue gol. Pero el festejo albirrojo no se hizo esperar, porque dos minutos después Sosa apareció en el área por izquierda, metió el pase atrás, hubo un rebote y la pelota le quedó a Verón. El capitán la punteó de derecha, rozó en Domínguez y descolocó a Monzón.

Dos a cero, partido liquidado. La gente albirroja, que se mojó bastante ayer, arrancó con el festejo final, pensando que el próximo viernes, si el equipo le gana a Boca en La Bombonera, podría llegar a la punta.

Claro que quedaba un cierre con emociones. A los 36' Toranzo, el jugador más claro del Globo, estrelló un derechazo en el travesaño, pero otra vez iba a aparecer el árbitro Baliño para dar la nota. Primero lo expulsó a Esmerado, por doble amarilla, y después lo echó a Hoyos (había ingresado por Sosa), por un foul leve contra Toranzo.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...