Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 14 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 91 %
23.5.2017
CAMBIOS DE HABITOS POR LA INSEGURIDAD

Cada vez en menos edificios permiten abrir por el portero

Ya no se usan en casi ninguna propiedad de la Ciudad. En cambio crece la instalación de sistemas de video

Recomendar artículo Imprimir artículo
Cada vez en menos edificios permiten abrir por el portero

Cada vez en menos edificios permiten abrir por el portero

“Te abro, subí”. La frase, hasta hace un tiempo tan cotidiana en cualquier departamento de un edificio, pertenece al pasado. Los porteros eléctricos, esos equipos que durante años cumplieron la triple función de timbre, intercomunicador y dispositivo de apertura del acceso principal, ya en casi ninguna propiedad de la Ciudad se usa para hacer pasar a la gente. El miedo, producto de la inseguridad, los inhabilitó para ese fin, y obliga a salir del hogar para ir a abrir la puerta cada vez que llega una visita.

Para reforzar la seguridad

La tendencia fue confirmada en la Cámara de Administradores de Consorcios de La Plata. “Cada vez más se anula la apertura eléctrica desde arriba y se baja a subir, así se le ve la cara a la persona que se le abre - asegura el vicepresidente de la entidad, Ariel Copari -. Además, aumenta la cantidad de edificios en los que hacen colocar cerraduras electrónicas. Eso entre los edificios más viejos; los nuevos ya se estrenan todos con llaveros electrónicos”.

Todavía, no obstante, quedan en La Plata algunos inmuebles donde propietarios o inquilinos no bajan a atender y activan la apertura del acceso al edificio desde su departamento. “Son pocos, pero eso ocurre, sobre todo, en aquellas propiedades con personas mayores o solas que se rehusan a anular el portero porque tienen miedo de que les pase algo y no poder abrir”, añadió Copari.

En cada asamblea de consorcios hay un tema insoslayable: la inseguridad y las medidas que se adoptan para evitarla

En rigor, los porteros eléctricos, tal como se adquieren, son solo timbre e intercomunicador. Para que a partir de ese aparato se active una puerta tiene que funcionar en simultáneo con otro mecanismo, la cerradura eléctrica, que se compra aparte y se conecta al equipo para que se accione al apretar un botón que está en el frente del portero. Ese segundo dispositivo es el que ya no se vende para edificios de departamentos, según afirman en el sector que los comercializa. “Los porteros se siguen vendiendo como antes, pero no así las cerraduras que antes los acompañaban. Y es que ahora es peligroso abrir desde arriba sin saber quién es el que va entrar”, indicó Emiliano Pallicer, empleado de una casa de materiales eléctricos.

Las cerraduras tradicionales, además, ya están prácticamente en desuso, y son reemplazadas cada vez más por las que requieren de un código específico. En la actualidad la mayoría de los consorcios se manejan con la llave multipunto o con el llavero electrónico. “La diferencia está en el precio y el nivel de practicidad. La multipunto cuesta 1.500 pesos y si se pierde hay que mandar a cambiar todas las llaves del edificio; en cambio, el llavero, si bien cuesta un poco más de 6.000 pesos, no solamente es más cómodo para llevarlo sino que además permite anular sólo el que se pierde”, explicó Claudio Berger, cerrajero con local en diagonal 74 entre 54 y 55.

También crecen en los edificios platenses, según señaló Copari, los sistemas de video. “Se instalan cada vez más - subrayó el administrador -, o bien una unidad de grabación que deja registrado todo lo que ocurre o una red conectada a internet y monitoreada las 24 horas por una empresa”.

En cada asamblea de consorcios hay un tema insoslayable: la inseguridad y las medidas que se adoptan para evitarla. Atenta a esa realidad, la Cámara de Administradores elaboró una lista con una serie de consejos para los consorcios. La entidad sugiere, entre otras recomendaciones: mantener la puerta de acceso al edificio cerrada las 24 horas, así como también las puertas de las terrazas y las de ingreso interno y externo a las cocheras; cuidar que personas extrañas no ingresen al lugar; en caso de extravío de una llave de ingreso, avisar al consorcio para poder realizar el cambio de cerradura; y no colocar nombres, direcciones ni teléfonos en los llaveros.

Según se estimó en la Cámara, en La Plata hay unos 2.500 edificios particulares.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...