Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 12 °C
Nublado
Humedad: 75 %
24.11.2017
HISTORIAS - DETRÁS DE LAS NOTICIAS

Indio Solari: más allá de la música

La tragedia de Olavarría lo ha puesto en el centro de un debate nacional. Su enigmática figura quedó expuesta a duras críticas y a una investigación judicial. Sus inicios en La Plata; las distintas etapas de su música y la intimidad en Parque Leloir. Su fortuna según la revista Forbes y la enfermedad que enfrenta a los 68 años y sensibilizó a sus seguidores

Recomendar artículo Imprimir artículo

El “Indio” Solari saltó esta semana las fronteras del fenómeno social y musical que protagoniza desde hace años. Se ubicó en el centro de un debate nacional que todavía no está agotado. Muchos que nunca han escuchado sus canciones empezaron a prestar atención a este ídolo de multitudes a partir de la tragedia de Olavarría.

Carlos Alberto “Indio” Solari nació en Paraná (Entre Ríos) el 17 de enero de 1949. Fue, junto a Eduardo “Skay” Beilinson, la figura más importante de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, banda emblemática del rock argentino entre comienzos de los ‘80s y los ‘90s.

Hijo de un empleado del correo y una ama de casa, al año de vida el Indio y su familia se mudaron a La Plata, donde pasó su infancia y su adolescencia. Ya desde muy chico se sintió identificado con los autores y poetas beatniks como Jack Kerouac, Lawrence Ferlinghetti, Gregory Corso, entre otros. También le gustaba leer comics y libros de ciencia ficción. Desde joven estuvo ligado al arte: era aficionado al dibujo y las artes gráficas. En 1966 fue alumno de la Escuela Nº 33 de La Plata donde conoció al baterista Isa Portugheis, su gran amigo de la infancia.

Luego de egresar de la escuela secundaria, a los 18 años, ingresó a Bellas Artes. A pesar de rendir algunas materias, fue expulsado un año más tarde de su ingreso, por orinar en medio de una clase, luego de que el profesor le negara permiso para ir al baño. Tres décadas después, “El Indio” contestaría para la revista de rock La García: “En esa época lo más importante era la rebeldía”.

La Cofradía de la Flor Solar fue una referencia para Los Redonditos y para el propio Solari, aunque nunca formó parte estable de esa comunidad fundada por Rocambole

En la década del 70 sería socio con su amigo Guillermo Beilinson en un pequeño taller de estampado de telas en La Plata, llamado “El Mercurio”. Por ese entonces el Indio ya era catalogado en nuestra ciudad como un personaje enigmático por su dialéctica ácida y sus comportamientos poco convencionales.

El Indio conoció, en ese entonces, a Eduardo Beilinson, apodado Skay. Juntos comenzaron a componer canciones como “Mariposa Pontiac”, “Blues del noticiero” y “Un tal Brigitte Bardot”, que luego fueron éxitos de Los Redondos, algunos nunca editados.

Pese a que jamás fue un miembro estable, Solari participaba de La Cofradía de la Flor Solar, la comunidad hippie fundada por el artista plástico Rocambole (Ricardo Cohen). En una gira por el norte de Argentina, junto a Skay y a otros músicos, concretaron el proyecto de Patricio Rey, que se plasmó recién en un disco debut (”Gulp!”) en 1985.

Disueltos por diferencias Los Redondos en 2001, el Indio le dio forma a Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, banda compuesta, entre otros, por Gaspar Benegas y Baltasar Comotto en guitarras, Marcelo Torres en bajo, Hernán Arramberri en batería, Alejo von der Pahlen y Sergio Colombo en saxo, Ervin Stutz y Miguel Ángel Tallarita en trompeta y trombón y Pablo Sbaraglia en teclados.

El primer trabajo solista del Indio Solari, grabado en su casa de Parque Leloir, fue “El tesoro de los inocentes (bingo fuel)” que fue lanzado en 2004. El disco fue presentado el 12 y 13 de noviembre de 2005 en el Estadio Unico de La Plata.

Un dato curioso es que la revista económica Forbes publicó un ranking de los músicos argentinos más adinerados y el Indio figuraba como el más rico con una fortuna de 13 millones de dólares, aunque Solari emitió un comunicado en el que negó la información de la publicación.

El 14 de septiembre de 2013, Solari protagonizó el show con más entradas vendidas en la historia del rock argentino, con más de 120.000 espectadores en el autódromo Penna, en la ciudad de San Martín (Mendoza), que presenciaron el recital en medio de una tormenta de aguanieve y temperaturas bajo cero.

En junio de 2015, Solari le dio una entrevista a Mario Pergolini y reveló que su salud se debilita al punto de alejarlo definitivamente de los escenarios. “Tengo una enfermedad malvada que hay que tener en cuenta”, explicó. Después se supo que lo afecta el mal de Parkinson.

Misterioso, enigmático, con muy poca vida social, Solari vive refugiado en su mansión de Parque Leloir, llamada Haras Miryam, que está diseñada como un antiguo criadero de caballos.

Los que la conocen, cuentan que en la quinta hay una habitación con varios televisores que muestran las cámaras de seguridad de todo el lugar. Es que el cantante -cuentan algunos allegados- vive obsesionado con la seguridad, ya que no sólo teme por ladrones, sino por la posibilidad de que un fanático lo asesine.

Cuentan que suele salir de su casa disfrazado para resguardar su identidad. Usa gorras, bufandas, anteojos o cualquier accesorio para pasar inadvertido. “A éste ya no lo puedo sacar a ningún lado”, aseguró hace años su mujer, Virginia, en una entrevista con Rolling Stones.

El Indio y Skay Beilinson lideraron Los Redonditos de Ricota, una banda que hizo historia y marcó al rock nacional. Después se separaron y Solari inició una nueva etapa como solista

Pasa la mayor parte de su tiempo en “Luzbola”, el estudio de grabación que tiene dentro de la quinta y que está separada de la casa principal por un estacionamiento.

Aseguran que la casa es enorme pero no ostenta lujos y tiene un estilo moderno pero sobrio, en donde prevalecen las paredes blancas, los adornos de metal cromado y una estética particular.

Al ex líder de los Redonditos de Ricota lo vuelven loco los perros, principalmente los ovejeros alemanes, su raza preferida.

Solari está casado desde 1988 con Virginia, nacida el 2 de julio de 1959, con la cual en el 2000 tuvo a su primer y único hijo, Bruno, ahora de 17.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...