Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 24 °C
Nublado
Humedad: 64 %
17.10.2017

Emma watson Bella y ¿contradictoria?

Los críticos de la joven diva de Hollywood señalan que mientras lucha por el feminismo, acepta ser princesa para Disney y posa en topless. El debate

Recomendar artículo Imprimir artículo
Emma watson Bella y ¿contradictoria?

Emma Watson ya no es más Hermione: durante años, la joven actriz británica luchó por deshacerse de la imagen de la hechicera de la saga de Harry Potter, algo que consiguió no tanto como actriz, donde aún no ha conseguido un rol de similar impacto, sino gracias a su activismo como feminista.

Pero si bien este nuevo rumbo que ha tomado en su carrera le ha permitido despegarse de aquel rol y de una imagen “teen”, también tiene sus peligros: esta semana, en medio de su gira promocional de “La Bella y la Bestia”, el musical de Disney basado en la cinta animada que se estrena el 23 de marzo en Argentina, la intérprete tuvo que defenderse de todo tipo de críticas relacionadas a las aparentes contradicciones de defender los derechos de las mujeres, interpretar el papel de una princesa de Disney y posar desnuda en una reconocida revista.

Todo comenzó cuando en una rueda de prensa Watson fue consultada sobre la problemática del síndrome de Estocolmo que roza el argumento de “La Bella y la Bestia”, donde la protagonista termina enamorándose de un captor que, además, es hostil y violento.

Watson ya tenía la respuesta ensayada: reveló que fue algo que realmente pensó antes de firmar el contrato y dijo que “la Bella discute activamente y no está de acuerdo con la Bestia constantemente. No tiene las características de alguien que tiene el síndrome porque mantiene su independencia, la libertad de pensamiento”.

“Ella golpea las puertas, se lamenta. Hay un desafío ahí de decir ‘¿pensás que voy a ir y cenar con vos y ser tu prisionera?’. No, nada de eso. Y creo que hay otra cosa hermosa sobre la historia de amor, que es que ellos forman una amistad al comienzo que cambia en el medio cuando hay algo genuino que comparten, que es el amor que construyeron por fuera de eso. Creo que en muchos sentidos, eso es mucho más significativo que muchas historias de amor, cuando hay amor a primera vista”, agregó al respecto.

De hecho, Watson afirmó que se “identifica mucho” con la princesa por su independencia y su curiosidad, y que justamente fue eso lo que le llevó a aceptar el papel, pese a que en 2015 rechazó encarnar a Cenicienta en la nueva adaptación del cuento, un papel que finalmente recayó en Lily James, por considerar que interpretar a una Princesa clásica de Disney, figuras femeninas históricamente sumisas y a la espera de la salvación en manos de un Príncipe Azul (algo que las últimas películas del estudio buscan matizar y resignificar) entraba en conflicto con sus valores. “Si consigo parecerme un poco más a ella es que algo estoy haciendo bien”, afirmó incluso Emma.

EL GIRO

Así, Watson consiguió dar un giro “feminista” a la elección de un rol que resulta de relevancia para la actriz, sin un protagónico de relieve desde los años de Potter, saga a la que llegó con apenas once años. Tras terminar con la historia de magia en 2011, Watson rodó algunas cintas, mientras se concentró en terminar sus estudios de Literatura Inglesa en la Universidad de Brown, de la cual se graduó en 2014. Ese mismo año fue nombrada Embajadora de la ONU y su misión fundamental consiste en favorecer el empoderamiento de las jóvenes y en colaborar en la campaña “HeForShe”, que fomenta la igualdad de género.

“Los derechos de las mujeres están muy vinculados a mí, son algo tan personal y están tan arraigados en mi vida que no puedo imaginar una oportunidad que me ilusione más”, comentaba la actriz cuando recibió el encargo por parte de la ONU.

Y agregaba que “decididamente en este trabajo hacen falta más voces feministas. Mi campaña en particular se centra en conseguir más voces feministas de hombres. Creo que está funcionando, espero que sí”.

Watson se tomó con tanta pasión su trabajo como joven Embajadora de las Naciones Unidas que, incluso, avisó que este año se tomará una temporada lejos de Hollywood para “desarrollarme, estudiar e investigar sobre la temática de género”.

OTRA POLEMICA

Por eso, sorprendió cuando, en medio de la campaña promocional de la cinta de Disney, esta joven diva e “it girl”, una de las mujeres que más tendencia marca en Hollywood, posó desnuda en la elegante revista Vanity Fair, esta semana.

“Emma Watson: ‘Feminismo, feminismo... brecha salarial de género... oh por qué no me toman en serio... feminismo... oh, ¡y aquí están mis tetas!”, disparó en Twitter la columnista de The Telegraph, Julia Hartley-Brewer, mientras otro diario británico publicó un artículo sobre la polémica imagen.

“Mostrar las tetas en una revista elegante es empoderante, ¿pero hacerlo en la Página 3 (del diario The Sun, que acostumbra poner allí fotos de chicas con poca ropa) es explotación?”, continuó la periodista, desatando un verdadero escándalo en las redes.

Y aunque muchas voces se levantaron a señalar la “hipocresía” de Watson, también algunos tuiteros se lanzaron en su defensa: “No siempre estoy de acuerdo con ella, ¿pero realmente contradice una postura feminista el hecho de exponer una parte de tu cuerpo?”, “El feminismo va de dar libertad de elección a las mujeres. Pueden cubrir su cuerpo o exponerlo todo lo que quieran. No lo han entendido”, “¿Qué tal esto: tu cuerpo, tu elección? ¡Bájense del pedestal!”, fueron algunos de los mensajes pro-Watson.

El debate alcanzó temperaturas históricas cuando un usuario de la red social del pajarito les respondió a estas voces con un artículo donde la actriz afirmaba sentirse “conflictuada” con el álbum visual “Lemonade”, de Beyoncé: “Mientras lo miraba me sentí conflictuada. Sentí que su mensaje era contradictorio: por un lado se colocaba como feminista, pero por otro la cámara se sentía muy masculina, una experiencia muy voyeurística para ella”, afirmó la británica en la revista Wonderland. “Watson avergonzó a Beyoncé y desacreditó su feminismo por ser sexual, y luego se dio vuelta e hizo una producción topless”, disparó @hijadepavlov en Twitter.

El debate, así, quedó instalado: Emma Watson es una de las jóvenes más inquietas y comprometidas del medio, decidida a hacer con su fama algo importante para el mundo, pero sus últimas decisiones laborales, para muchos, parecen olvidar las proclamas de la actriz que, desde ya, sufre por haberse colocado a sí misma en el centro de la escena del activismo feminista, y ver cada una de sus decisiones analizadas, y todo en un terreno hostil, como es Hollywood.

A FAVOR

DEL TOPLESS

“No siempre estoy de acuerdo con ella, ¿pero realmente contradice una postura feminista el hecho de exponer una parte de tu cuerpo?”

“El feminismo va de dar libertad de elección a las mujeres. Pueden cubrir su cuerpo o exponerlo todo lo que quieran. No lo han entendido”

EN CONTRA

DEL TOPLESS

“Emma Watson: ‘Feminismo, feminismo... brecha salarial de género... oh por qué no me toman en serio... feminismo... oh, ¡y aquí están mis tetas!”

“Watson avergonzó a Beyoncé y desacreditó su feminismo por ser sexual, y luego se dio vuelta e hizo una producción topless”

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...