Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 12 °C
Nublado
Humedad: 71 %
25.7.2017
A SEIS DIAS DE LA PRESENTACION DE CANDIDATURAS

Randazzo, en el centro de las especulaciones

Por JOSE PICON (*)

Recomendar artículo Imprimir artículo
Randazzo, en el centro de las especulaciones

Tras la decisión de Cristina Kirchner de armar un frente sin el PJ y negarle las Primarias, Randazzo asegura que mantendrá su candidatura - archivo

Mail: jpicon@eldia.com

Florencio Randazzo está de cara a un enorme desafío. Su propia decisión y Cristina Kirchner contribuyeron decididamente a ello. La ex presidenta realizó una jugada audaz y se desprendió del Partido Justicialista para aislar a quien fuera su ministro que le reclamaba dirimir diferencias en las Primarias. Al bloquear esa intentona neutralizó el reto a su conducción y los riesgos que eventualmente podría correr al exponer ese liderazgo en las urnas y frente a la ciudadanía. La gran incógnita es si esa decisión le importará pagar un costo político por ahora poco mensurable.

Aún con todos esos interrogantes en danza, Randazzo quedó en una posición incómoda. La política bonaerense, en general, se pregunta si podrá sostener su proyecto. Hay versiones de diverso origen, algunas azuzadas con inocultable intencionalidad, de la supuesta inquietud que existe en su tropa de intendentes.

Buena parte del poder territorial del ex ministro se sostiene en el trípode que conforman Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Eduardo Bucca (Bolívar). Por estas horas sobre ellos se ciernen los más variados operativos de seducción con usinas que van desde el kirchnerismo, pasan por el Frente Renovador y llegan hasta las costas de Cambiemos.

“Van a intentar resistir”, dejan deslizar dirigentes que hablaron con algunos de estos alcaldes. Randazzo conoce que el escenario que lo dejó con pocas armas para intentar pararse como la contracara de Cristina, no es el que esperaba ni él mismo ni su tropa.

“Dependerá mucho de cómo logre articular un discurso, de que pueda ofrecer algo novedoso”, dicen algunos dirigentes que miran con simpatía su candidatura.

Uno de sus desafíos pasará por gambetear parte del derrotero de Francisco De Narváez en las legislativas de 2013. El Colorado obtuvo 10 puntos en las Primarias de aquél año, pero el proceso de polarización que se generó luego en las elecciones generales lo hizo desinflar hasta el piso del 5%.

La mayoría de las encuestas que circulan por estas horas le asignan a Randazzo entre 6 y 8 puntos. ¿Podrá crecer una vez que se blanquee su candidatura y eludir la guadaña del mano a mano que plantearán en octubre Cambiemos y Cristina?

El randazzismo tiene una visión bastante más optimista. “Ya medimos 8 puntos con un candidato que no se le escuchó casi la voz en dos años. Cristina debería estar preocupada”, dicen.

La otra cuestión es el apoyo territorial. La mayoría de los intendentes está bajo el ala kirchnerista, aunque muchos de ellos lo hagan a regañadientes y por la pura prepotencia de los números: en varios de sus distritos Cristina llega a medir hasta 40 puntos en los barrios más postergados y eso supone un arma de seducción irresistible.

HISTORIA

Cerca de Randazzo se aferran a la historia reciente para minimizar esa supuesta debilidad. Recuerdan que De Narváez, cuando derrotó al propio Néstor Kirchner en 2009, no tenía prácticamente intendentes de su lado. “Y Massa en 2013 tenía unos pocos. Esto no es lo determinante”, insisten.

Esa lectura se abraza a la esperanza de que el adversario aporte lo suyo. Creen que Cristina y La Cámpora coparán las listas y dejarán poco y nada a estos alcaldes, incluso, en sus propios distritos. Varios de esos intendentes se ven venir ese escenario y acaso podrían repetir prácticas que no les son ajenas: estar en un lado y al mismo tiempo en el otro poniendo huevos en varias canastas.

En el randazzismo conocen que hay dirigentes propios que no ven un horizonte claro. En especial, aquellos jefe comunales que deben defender la gobernabilidad de sus distritos y perciben el riesgo de quedar atados a una estrategia que, acaso, pueda quedar trunca en el lapso que queda para el cierre de las listas que operará el sábado a la medianoche. No pareció casual la serie de twitts con que se despachó ayer el ex ministro. Uno de ellos es por demás revelador. “Somos la opción para no repetir los errores del pasado y superar la angustia del presente. Nada nos detendrá. Vamos a cumplir”, fue uno de los mensajes como para ratificar que el armado sigue, pese a todo, en carrera.

El kirchnerismo duro celebra haber corrido del medio a Randazzo, Pero, ¿lo habrá logrado realmente? Hay quienes recuerdan el “daño” que provocó allá por 2009 Martín Sabbatella al kirchnerismo cuando armó una lista por afuera del Frente para la Victoria y obtuvo 5 puntos en la elección. En esos comicios Néstor Kirchner perdió con De Narváez por 2,5 puntos.

Hay quienes se ven tentados a comparar aquella cita electoral con la que se aproxima y asimilar a Sabbatella con lo que pueda representar Randazzo y la división del voto peronista-kirchnerista. Según esa lectura, el traje de De Narváez podría ser tomado por Cambiemos.

El oficialismo asiste a esa pulseada ajena con indisimulado interés. La división del voto peronista fue una circunstancia que el macrismo siempre exploró. De hecho, intentó armar un esquema con intendentes del PJ como Mario Ishii y Alejandro Granados, que finalmente no prosperó.

Ahora Randazzo puede ser, por otras razones, ese objeto de deseo trunco. Aún cuando en Cambiemos duden del futuro del armado del ex ministro, por las dudas le tendieron una mano: allegados al PRO inscribieron un frente en la Justicia electoral ante la eventualidad de que Cristina le impidiera competir en las Primarias del PJ.

“La división del voto peronista es como una aspirina: no cura todos los males, pero alivia”, describían en el PRO. “Puede ayudar a ir a la elección con más tranquilidad, pero no creemos que sea absolutamente determinante”, añadían.

Por lo pronto, la gobernadora María Eugenia Vidal y su equipo se recluirán mañana y pasado en Chapadmalal. Dicen que allí no se hablará tanto de candidaturas como de la marcha de la gestión y el discurso de campaña.

En Cambiemos le bajan la expectativa al cierre de listas. No aventuran demasiadas sorpresas y los nombres de Esteban Bullrich, Gladys González y Facundo Manes siguen estando en el bolillero.

Cristina Kirchner, en tanto, anunciará el martes que será candidata. De hecho, se lo está blanqueando a algunos dirigentes con los que se reunió en los últimos días.

Massa, por su parte, se encamina a explicitar lo propio en tándem con Margarita Stolbizer. Y Randazzo, que se apresta a encabezar la lista de senadores, buscaría dar la sorpresa con el concurso de algún extrapartidario. El sábado se develarán estas incógnitas.

 

(*) Periodista de la sección Política

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...