Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 15 °C
Lluvias
Humedad: 89 %
20.11.2017
“CHINO” BÁSICO. Estudiantes no necesitó brillar para imponerse

Benítez, con sentido común, armó el once como lo habría hecho un hincha

La semana que pasó dejó una enseñanza: El público no compra “a ciegas” todo lo que le quieren vender

Recomendar artículo Imprimir artículo
Benítez, con sentido común, armó el once como lo habría hecho un hincha

El banco de Estudiantes en Quilmes frente a Belgano, comando por Leandro Benítez - roberto acosta

Por Martín Mendinueta OPINION

¿Qué dijeron los hinchas albirrojos sobre lo que hizo el “Chino” Benítez? El técnico interino designado con apuro y en medio de una crisis condimentada por la histeria sólo recibió muestras de cariño y comentarios de aprobación. “Estuvo perfecto, no se hizo el raro; armó algo lógico y eso le alcanzó para ganar”. “Fue simple, puso a Diarte para cubrir la espalda de Dubarbier, sacó a ‘Tití’ que viene jugando flojo, a Otero lo mandó por afuera y a Toledo le dio otra oportunidad. Nada rebuscado, como tiene que ser”. “Se la jugó por Schunke pudiendo haber elegido al pibe Foyth. Hizo bien, fue una manera sana de exponerlo. Lo podría haber borrado y prefirió apelar al carácter de un tipo que ha bajado mucho, pero que es inteligente”.

El “Chino” de Berisso, el que disfrutó varias vueltas olímpicas como jugador “Pincha”, el mismo que hace muy poco volvió a trabajar en su club y se acomodó, sin drama, como silencioso ayudante de Hermes Desio en la coordinación de las divisiones juveniles, en plena tormenta subió varios escalones y no se resbaló.

Manteniendo esa calma “pachorrienta”que lo caracteriza, “tocó” el equipo sin levantar polvareda. Fue firme y resuelto. Se hizo cargo de la responsabilidad que le dieron. La estructura que paró el primer día de entrenamiento fue la que utilizó el día del partido. Evidentemente, tenía clara su idea, su diagnóstico. Después, en pleno partido, decidió modificaciones también lógicas que ayudaron a encaminarlo hacia el desahogo final. Justo es remarcar que Belgrano, con su muy pobre actuación, fue clave para que Estudiantes lo derrotara sin necesidad de mostrar su mejor versión.

¿Y qué otra cosa podría haber hecho un entrenador convocado como última opción? Varias. Por ejemplo, pensar “este es mi momento y lo voy a aprovechar. Es ahora o nunca. Tengo que hacer cosas novedosas que dejen en claro mi impronta, que me despeguen un poco de lo anterior...” Nada que ver. Utilizó al sentido común como mejor ayudante de campo. Jamás pretendió sobresalir. Supo ver los puntos débiles de la formación que tan mal jugó ante los mendocinos de Pacífico de General Alvear y actuó en consecuencia. Ni más ni menos que eso.

Si Leandro hubiera profundizado el mal momento con decisiones equivocadas, los hinchas se lo hubiesen hecho saber. ¡Y no habría sido porque no lo quieren! Su recuerdo en la memoria de quienes habitan la tribuna está sano, intacto, bien arriba. Simplemente, la gente se expresa de acuerdo a lo que ve.

Nelson Vivas es hoy un hombre querido y respetado por los hinchas de Estudiantes. Siempre lo ha sido. Y lo seguirá siendo. Eso no significa que esa misma gente se haya “enojado” en algún momento con él por cómo paraba el equipo en la cancha, o por los cambios que realizaba. Son cosas distintas.

DE LOS ERRORES SE APRENDE

Aunque no se advierta a primera vista, el episodio que tuvo como eje de la discordia a Lucas Nardi tiene una fuerte arista positiva. Pedir disculpas por lo que escribió hace mucho en una red social hubiera sido el mejor camino. La gente lo hubiese entendido. El tema es que el público en general no creyó su versión y eso agigantó el conflicto.

Una parte significativa de la comunidad albirroja, que en su conjunto adora a Juan Sebastián Verón, le hizo saber que “no compra a ciegas todo lo que le quieren vender”. Eso no implica que lo hayan dejado de querer o que a partir de este episodio se pondrán en contra de todas sus decisiones. Sólo le manifestaron al presidente que en este tema puntual no estaban de acuerdo. Únicamente en la designación de Nardi como reemplazante de Vivas.

Creo que eso lo afectó. Pero es saludable que haya sucedido. Episodios como éste ponen a salvo el indispensable equilibrio de fuerzas que necesita una institución de la jerarquía e importancia de Estudiantes de La Plata para transitar por el camino correcto.

El “caso Nardi” dejó una enseñanza. Estará en cada uno saber o no capitalizarla.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...