Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 18 °C
Nublado
Humedad: 80 %
23.6.2017
El Secuestro de 2 toneladas DE COCAINA, POR UN VALOR DE U$S 60.000.000, ESCONDIDOS EN BOBINAS

Golpe al narcotráfico que desnuda serios peligros sociales y un negocio millonario

La trama escondida detrás de la banda de argentinos y mexicanos que cayó en Bahía Blanca

Recomendar artículo Imprimir artículo

El secuestro de casi dos toneladas de cocaína ocultas en bobinas de acero y bolsas de piedras, valuadas en 60 millones de dólares, concretado ayer en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca y en la provincia de Mendoza, revelan una realidad extremadamente preocupante para el país. Este operativo, en el que fueron detenidas 17 personas (entre ellas 4 mexicanos oriundos del estado de Michoacán), va acercando a Argentina, y no muy lentamente, a situaciones que así comenzaron países como Colombia o México, y que delatan cuadros de corrupción que movilizan millones de dólares y una descomposición social de alcances imprevisibles.

En el caso que se conoció ayer, los investigadores sospechan que los mexicanos apresados, más otros dos que están prófugos con pedido de captura internacional, integraban una célula de alguno de los sangrientos carteles de Michoacán (ver aparte) que se disputan el manejo de la droga en ese Estado, el segundo en cantidad de asesinatos a manos del narcotráfico, según informes oficiales de ese país.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, dijo ayer que se trata de una organización narcocriminal integrada por argentinos y mexicanos, entre ellos dos que residían en el barrio porteño de Puerto Madero y dos en la ciudad del sur de la provincia de Buenos Aires, además de los dos prófugos.

EL BEBE DE ACERO

De acuerdo a la pesquisa, la droga habría ingresado al país por Chile y luego llevada a Mendoza, desde donde la mayor parte fue trasladada a Bahía Blanca para ser exportada a Europa y Canadá por el puerto de esa ciudad, por el de Buenos Aires o por el de Campana.

Según se sabe, dos de los argentinos detenidos eran despachantes de aduana de Bahía Blanca que habían participado de exportaciones similares en 2012 y 2013, por lo que no se descarta que estuvieran preparando el cargamento para que saliera desde esa ciudad.

La operación, realizada por la Policía Federal Argentina (PFA), fue bautizada “B. B. de Acero” porque una tonelada y media de cocaína distribuida en 1.708 panes fue hallada dentro de ocho bobinas que deberían contener acero, en un depósito de Bahía Blanca, mientras que los otros 500 kilos fueron encontrados en un cargamento de piedras preciosas en un depósito de la mendocina ciudad de Luján de Cuyo.

Durante la investigación se detectó que la bobinas eran compradas por una empresa chaqueña que recibía dinero de empresas canadienses y mexicanas y que se encargaba de llevarlas luego a Bahía Blanca.

Así, lo revelado ayer viene a poner en claro que la Argentina ya es, y desde hace no poco tiempo, un país de tránsito consumado para la exportación de drogas ilícitas. Algunos detalles de infraestructura e inversión lo confirman.

Ya desde principios de siglo nuestro país se transformó en una punta clave del tráfico de drogas a nivel mundial. Y es que las sustancias no sólo pasan a través del país sino que también se producen, principalmente, en laboratorios clandestinos. También, aseguran, somos exportadores de precursores químicos y se genera una cadena de lavado de dinero que al Estado se le escapa de las manos. Además de ser un mercado completo, está en franco crecimiento. Según las estadísticas, en los últimos años hubo un aumento considerable en el consumo de todas las drogas y la cocaína se ubica en el segundo lugar, después de la marihuana.

No es este, sin embargo, el único caso que desnuda el avance de las organizaciones narco en el país. Ya en marzo de 1995, en el operativo “Café Blanco” se secuestraron 1.030 kilos de cocaína en un campo de Catamarca, en el que estuvieron implicados 9 colombianos, un uruguayo y un argentino, todos vinculados al Cartel de Cali. “Navidad Blanca” ocurrió en diciembre de 2011 cerca de la ciudad bonaerense de Lima, donde fue confiscada una tonelada de cocaína de un cargamento que iba en un camión que transportaba papel. Y en “Carbón Blanco”, en 2012, se secuestraron 1.057 kilos de cocaína que iban rumbo a Portugal en bolsas de carbón vegetal. Está también la “Operación Strawberry”, que en 1997 encontró 2.200 kilos de cocaína escondida en tambores mezclada con pulpa de frutilla.

La frutilla del “postre”, en tanto, la puede aportar la historia de “Los Monos”, la mayor banda ligada al narcotráfico y al crimen que opera en el sur de Rosario, que empezó brindando “protección” a cárteles internacionales que llegaban a la zona, hasta que se “independizaron” y empezaron a distribuir y vender droga por cuenta propia.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...