Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 10 °C
Parcialmente nublado
Humedad: 92 %
22.11.2017

Natalia Oreiro: comida para ratones

A los 40 años, la uruguaya hizo arder las redes sociales con un video muy sensual en el que, con un striptease “cuidado”, promociona su marca de indumentaria

Recomendar artículo Imprimir artículo

“A mi no me joden: Natalia Oreiro tiene un pacto con el diablo”, fue uno de los miles de tuits que, durante la jornada de ayer, se escribieron hablando del sensual y provocativo video que la actriz uruguaya protagoniza, y con el que promociona una nueva línea de pantalones de su marca de indumentaria.

Bajo el potente ritmo de un rock and roll, la morocha levanta un black out, y mira para afuera desde un enorme ventanal por el que se filtran lo que parecen ser cálidos rayos de sol, en un ambiente de tonos sepia. Oreiro, quien luce unos ajustados jeans celestes, una musculosa blanca, campera de cuero y altos stilettos negros, se sube al marco de la ventana y, con movimientos sensuales, comienza un streptease que alimentó los ratones de varias generaciones.

Alejada de “La cholito”, aquel mítico personaje al que le dio vida en la inolvidable “Muñeca Brava”, Natalia va quitándose prendas, al tiempo que sube y baja contorneando sus caderas, sin nada que envidiarle a Shakira.

Al ritmo de la música, revolea su melena mientras juguetea con el botón del pantalón, antes de sacarse la remera y quedarse desnuda, apenas cubierta por mechones de pelo despeinados.

Con primeros planos sobre su cola, Oreiro sigue dándole paisaje a esa ventana y deja lo mejor para el final: al bajarse el jean y quedar apenas con una diminuto tanga negra que, muy cuidadosamente, va desapareciendo del plano, hasta aparecer ella, provocativa, pidiendo que guarden el secreto del ratoneo, con el sensual gesto del silencio, no sin antes echarle una mirada de pecado a su camarógrafo.

El video de la campaña, “sugerente” según calificaron los autores, comparte el tono del espíritu de la firma que la uruguaya encabeza con su hermana Adriana. Según aseguraron, sus prendas buscan resaltar y potenciar la silueta femenina, apuntando a un cuerpo que se lleva con “coraje y decisión”, disfrutando de las curvas y delineando el carácter femenino. “Una mujer con actitud”, es lo que buscan, y es lo que Oreiro dejó plasmado en su video.

La mayoría de los fans de Oreiro destacaron su lomazo, concordando que, como el vino, se pone más linda a medida que pasan los años.

Durante toda la jornada de ayer, el nombre de la ex protagonista de “Sos mi vida” -novela que protagonizó por El Trece con Facundo Arana y a quien, en una recordada escena, también le hizo un striptease-, fue una tendencia en la red social del pajarito. Los creativos tuiteros se acordaron de su ex novio Pablo Echarri -y lo que se perdió- y no escatimaron en graciosos memes con caras de sorpresa y babas “después de ver el video de Oreiro”. Hombres y mujeres, por igual, le regalaron a la ex paquita de Xuxa los mejores halagos por la producción.

Casada con Ricardo Mollo (60), y madre de Merlín Atahualpa (5), la actriz y cantante, que el año pasado sacudió la taquilla con la película “Gilda, no me arrepiento de tu amor”, es una de las promotoras de la vida al natural. Reticente al maquillaje y a las cirugías estéticas, no hace mucho protagonizó una comentada producción para una revista, en la que posó sin retoques.

40 SON MEJORES

“El proceso de llegar a los 40 me enfrentó a superar mis propios límites y a creer más en mí por lo tengo adentro que por lo que tengo afuera. A lo largo de mi carrera y de mi vida, siempre intenté ser una mujer real, con todo lo que eso incluye. Aprendí a hacerme cargo de quien soy, porque quien soy me va a acompañar el resto de mi vida. Siempre supe que era más interesante, creativamente hablando, por dentro, que por la belleza que se podía ver por fuera. El precio de mi libertad fue siempre trabajar con mis propios límites para superarme y poder hacer cosas nuevas. Nunca quise ni pretendo convertirme en una copia de mí misma. No estoy en contra de las cirugías, pero para un actor, su instrumento, es su gestualidad”, reconoció Natalia.

Sobre la sensación que manifiesta cuando, al mirarse al espejo, descubre que no está sola, sino que alguna arruga la acompaña, aseguró: “Siempre tuve marquitas de sonreír. Claramente no tengo la cara que tenía a los 20 ni a los 30, pero es lo que hay, y trato de cuidarme”.

Pero a Natalia no le molesta envejecer. Le molestan otras cosas.

“Lo que más me dolió en la vida no fue envejecer, sino que desde muy pendeja me dijeran que tenía mucho ángel. No entendía lo que era eso, que me querían decir ni a qué se referían. Me dolía que no me vieran como una actriz. Hoy a través de mi trabajo logré que se me reconociera, quiero disfrutarlo en este tiempo, habiendo comprendido qué es tener ángel y qué es ser una actriz. ¿Sabés lo que me dijo alguien una vez?: ‘Te van a considerar actriz cuando no seas joven, porque ser joven y bonita no califica para el reconocimiento’. Hoy me amigué con los prejuicios y ciertos pudores. Alguien puso en palabras lo que finalmente comprendí: ‘El ángel es algo que no podés trabajar, todo lo demás se aprende. Y el ángel, no te deja nunca. Y si algún día lo perdés, habrás perdido todo tu talento’”.

Consultada en relación a lo que menos le gusta de su cuerpo, Oreiro manifestó que tiene celulitis y que, obviamente, es algo que no le gusta. “Lo peor de mi cuerpo está concentrado desde la cintura para abajo”, tiró la bella morocha, y habló sobre su cola: elogiada por muchos.

“Sí, pero mis piernas nunca fueron mi mejor parte. No es que no me molesten mis arrugas, no quiero hacerme la superada. Es lo que hay y tengo que amigarme con eso. Claro que me gustaría plancharme la cara y no tenerlas, pero después me van a poner frente a una cámara y no voy a tener ninguna expresión”, reflexionó.

Además, la también cantante reveló que “nunca” se maquilla. “Jamás me maquillo si no trabajo. Por eso quería hacer este tipo de fotos, mucho más despojada, más parecida a la que soy y a como me siento ahora”, concluyó.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...