Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 23 °C
Soleado
Humedad: 54 %
29.4.2017
20 años de Chirola en primera

"Gimnasia es todo"

Frente a Belgrano, Sebastián Romero cumplirá exactos 20 años en primera división. Lo hará con la camiseta 17 del Lobo, su amor al que regresó para decirle adiós al futbol. Una marca que es solamente para unos pocos elegidos. Día de emociones para uno de los grandes ídolos de los casi 130 años de Gimnasia.

Recomendar artículo Imprimir artículo

       "El día anterior no me lo olvido más. Había tenido una muy buena semana en las prácticas y cuando salí de mi casa le dije a mi viejo 'acordate que cuando vengo estoy en la lista de concentrados'. Fue así. Dicho y hecho. Cuando terminó el último entrenamiento, de pelota parada, yo me quedé pateando y llegué más tarde al vestuario. En el túnel de la cancha 1 de Estancia me lo crucé al Pata Pereyra y me dijo 'Felicitaciones'. Ahí reaccioné. Volví a mi casa felíz y le dije a mi viejo 'viste que tenía fe'..."

       Aquel 10 de diciembre de 1996 comenzó el romance entre ese pibe de Berisso llamado Sebastián Ariel Romero y el triperío. En el Bosque (¿dónde si no?) se enfrentaron el Lobo de Timoteo -los restos del gran equipo del Clausura, que había goleado 6-0 a Boca en la Bombonera- y Lanús que peleaba el torneo apertura con River dirigido por Héctor Cúper. Los once iniciales de ese 0-0 con el grana fueron Leo Noce; Christian Pittaluga -debutante, había llegado en una prueba de jugadores libres-, Jorge San Esteban, Ariel Pereyra; Darío Cavallo -primera vez como titular-, Guillermo Larrosa, Andrés Yllana, Gustavo Dueña; Andrés Guglielminpietro; Guillermo Barros Schelotto y Federico Lagorio. A los 28 minutos del segundo tiempo, junto al "Pampa" Sosa, Chirola se paraba junto a la línea de cal con la camiseta 16 para iniciar esta historia que ya tiene 20 años.

       "Fue todo rápido. Yo estaba en quinta y entrenaba con primera lunes, martes y miércoles. Ya los jueves nos bajaban a cada uno a su división para jugar el sábado. Un jueves, la primera hizo fútbol y necesitaban un enganche. Federico Tarabini estaba lesionado, Mariano Messera -que era quien seguía- estaba en la Selección juvenil y mario Griguol me eligió a mi. Ese día, Timoteo me dijo 'jugá detrás del Grillo y de Yllana, porque el domingo jugamos con Central y el Polillita se va a parar ahí'. Tuve una práctica muy buena, de las mejores. Terminó la práctica y al día siguiente volví con mi categoría, pero Mario Griguol me dijo que le había gustado a Timoteo y que el lunes siguiente iba a empezar a entrenar con primera. A las dos o tres semanas, llegó el debut. La reserva prácticamente la pasé de largo."

       Sin dudas, Carlos Timoteo Griguol fue el entrenador que más marcó a Chirola, ese pibe al que hizo debutar y llevó al Betis con apenas 21 años. "Timoteo me apoyó constantemente. Me eligió, me fue llevando de a poco, me puso de titular y después me sentó casi un año en el banco de suplentes para que fuera viendo y aprendiendo. Y después, me puso en el momento justo, cuando tuve más continuidad del '98 en adelante. Para mi es el mejor y el agradecimiento que le tengo es infinito. Para siempre. Y el profe Javier Valdecantos también fue muy importante para mi". Tiempos de buenos jugadores y de buenos compañeros, con Alberto Márcico como "padrino". "Muchos me ayudaron. Guillermo quería que nos fuera bien, porque sabía lo que significaba para un chico de inferiores jugar en primera. El Beto Márcico me fue enseñando un montón de cosas. Fuera del fútbol me invitaba a la casa, un tipo que en Toulouse fue elegido el mejor jugador del siglo y que es uno de los grandes ídolos de la historia de Boca. En Gimnasia dejo su huella".  El fútbol le dio amigos: Lea Cufré, Mariano Messera, Fernando Gatti, Sebastián Barclay, Teté González, Diego Alonso, el Pampa Sosa, Leo Noce y "muchachos del plantel actual, como el Bochi o Facundo Oreja. Es un grupo muy lindo. ".

       Chirola Romero es aquel pibe que a los 6 años se entrenaba con la categoría '77 porque la suya, la '78, todavía no competía. Infantiles, juveniles, debut. El dueño de la camiseta número 17. "Me lo dio Cali Phillipsberg, que era el utilero. 'Me gusta el 17 para vos, te lo voy a dar', me dijo. Yo era chiquito, lo empecé a usar y me gustó. Por eso lo mantuve". Campeón Mundial Sub 20 en Malasia '97 con la albiceleste de Pekerman. Betis, Toulouse, otra vez España con el Córdoba. La vuelta al país en un buen Racing. Panathinaikos. El regreso al Lobo para participar del milagro del 12 de julio de 2009. Banfield. Quilmes. El regreso definitivo al Lobo este año para despedirse con la franja azul en el pecho. "Logré lo que soñé de chico, que era jugar al fútbol. Y lo hice en el club al que quiero y amo. Yo siempre voy a estar en deuda con Gimnasia".

       Desde hace años una bandera dice "Chirola es Gimnasia". Humilde. Perfil bajo. Situaciones como esta -cumplir 20 años en primera división- le permiten vivir de cerca el cariño y la idolatría de los triperos. "Es difícil. Uno cuando en la cancha siente el afecto se pone a pensar. Y te digo la verdad, me da vergüenza". La imagen más fuerte de su comunión con los hinchas tal vez sea aquella del festejo del gol de Niell ante Rafaela para salvarse del descenso, abrazándose con los hinchas por el alambrado roto. "Ese día no me crucé al otro lado porque teníamos 9 jugadores y quedaban dos o tres minutos más de juego. En mi cabeza estaba ...se dio todo porque de chiquito iba a esa ochava con mi viejo. Y justo termino gritando el gol ahí y bueno...tenía ganas de cruzarme y estar ahí. Me frené porque no se podía. En la imagen se ve que me quedo pensando '¿lo hago o no lo hago?', mirándolo al Pata Castro que me daba la mano para volver. Al final, volví a la cancha...".

       ¿Qué es Gimnasia para vos, Chirola? "Gimnasia es todo. Me dio la posibilidad de hacer amigos. El lugar donde crecí. Pasé casi toda la infancia y la adolescencia en el club. Conozco todos los rincones, me siento como en mi casa. Gimnasia es el lugar donde soy feliz."

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...