Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 20 °C
Nublado
Humedad: 60 %
18.8.2017

Con vocación solidaria, jóvenes del mundo traen sus saberes a La Plata

Vienen a realizar proyectos voluntarios para enriquecer sus experiencias profesionales

Recomendar artículo Imprimir artículo
Con vocación solidaria, jóvenes del mundo traen sus saberes a La Plata

Elizabeth Thys y Ryan Miller, de Estados Unidos. Ella trabaja en un calentador de agua a energía solar para un comedor comunitario; él, en una propuesta para optimizar el manejo de residuos urbanos en la Región

Son universitarios a punto de terminar sus carreras o profesionales jóvenes en un mundo donde ya no alcanza muchas veces con tener un título: hace falta además acumular experiencia, aprender otros idiomas, conocer diferentes realidades, ganar manejo internacional... Algunos lo consiguen a través de becas; otros simplemente se lanzan a viajar ofreciendo sus conocimientos y su vocación solidaria como moneda de cambio. De esas necesidades y deseos se nutre un fenómeno global que en los últimos años vuelca sus aguas también en La Plata: las pasantías voluntarias.
abre comillasMás allá de las inquietudes personales de cada quien, las pasantías voluntarias parten de una fuerte vocación social sin fronterascierra comillas


Puede que se trate de un estudiante de medicina italiano que se incorpora a a una salita sanitaria para tomar contacto con patologías infrecuentes para él, o de un sociólogo canadiense interesado en conocer la realidad de los cartoneros; el interés que mueve las pasantías voluntarias es siempre el mismo: enriquecerse a través del intercambio de experiencias; cuanto más distantes de la propia, mejor.

Quienes llegan a nuestra ciudad con éste propósito buscan en general dos cosas: organizaciones no gubernamentales que les ofrezcan contención para desarrollar sus proyectos profesionales y un contexto social donde su trabajo signifique además un aporte para la comunidad que los aloja.
Es que más allá de las inquietudes personales de cada quien, las pasantías voluntarias parten de una fuerte vocación social sin fronteras; o en todo caso, de la consciencia de que en un mundo globalizado la suerte de unos está atada a la de los otros.

Atraídos por un puñado de instituciones que les ofrecen apoyo, infraestructura y contactos locales, más de seiscientos jóvenes de los países más diversos han pasado ya por nuestra ciudad en los últimos ocho años. Se trata apenas de una pequeña ola dentro de un fenómeno que recorre el planeta.

TRASLADAR EXPERIENCIAS

Oscar Jaimes, tiene 22 años y sólo le falta presentar una tesis para recibirse de biólogo en la Universidad de Tolima, Colombia. Podría haber emprendido ese trabajo de grado en su país; pero decidió hacerlo en el nuestro. ¿Por qué?

"El tema que me interesa, el impacto del cambio climático sobre la producción de alimentos, no es un problema que vaya a afectar sólo a Colombia", explica Oscar, que llegó a La Plata hace apenas una semana y trabaja con la Fundación Biósfera, una de las instituciones locales que promueve pasantías voluntarias.

A lo largo de los seis meses que tiene previsto permanecer en nuestra ciudad, Oscar se ha propuesto tomar contacto con los productores del cinturón frutihortícola del Gran La Plata y conocer sus prácticas tradicionales para compararlas con las de su país.

"El calentamiento global afecta de manera directa la estabilidad climática, y la producción agrícola necesita estabilidad para desarrollarse. Es necesario empezar a pensar en este tipo de cosas, observar qué está pasando en esas comunidades productivas y ver cómo vamos a ayudarles a sobrevivir a estos cambios drásticos que vienen", dice.

Su proyecto voluntario, en el cual ha puesto sus ahorros, consiste precisamente en identificar prácticas de producción potencialmente útiles para enfrentar el cambio climático y multiplicarlas en otras comunidades.

"Es que el cambio climático también genera pobreza. La gente va a tener que encontrar otras formas, tanto en el manejo del agua como en uso de agroquímicos, para producir sus alimentos", sostiene Oscar, quien planea volcar su experiencia en una propuesta que pueda ser útil para los productores locales.

ECONOMISTA DE LA BASURA

Pese a ser oriundo de California, un estado con larga experiencia en el manejo de residuos sólidos urbanos, Ryan Miller, un economista ambiental recién recibido en la Universidad de Berkeley, llegó a La Plata días atrás para ampliar sus experiencia en ese campo.

"Quiero trabajar en Latinoamérica y acá encontré una fundación que tiene muchos proyectos en medio ambiente muy interesantes para mí", explica Ryan, de 23 años, quien también realiza una pasantía voluntaria en Biósfera.

"Mi proyecto consiste en estudiar la legislación y la restricción de actividades, visitar los rellenos sanitarios y dejar una propuesta alternativa (de manejo de residuos sólidos urbanos) para La Plata, Berisso y Ensenada. Los residuos son materia prima y los cartoneros un recurso establecido que pienso que es importante incorporar", sostiene.

Si bien no tiene delineada aún su propuesta, ya que hace apenas dos semanas que llegó, Ryan habla de un sistema de incentivos para reciclar. "En algunos lugares de California funciona muy bien. Las empresas se benefician pagando menos impuestos y la gente puede ganar dinero llevando sus botellas, plásticos y latas a supermercados y otros centros que los compran".

CON RECURSOS PROPIOS

"Quería aprender español pero también ayudar", cuenta Elizabeth Thys al explicar el motivo de su viaje a Argentina. Ingeniera mecánica graduada en la Universidad de Tufts, Boston, en 2007, encontró al llegar acá hace pocos días la forma de conciliar esos dos intereses.

"Voy a construir un modelo de calentador de agua a energía solar para instalarlo en un comedor. Todavía no se exactamente cuál", dice Elizabeth.

Aunque identificados comúnmente como un recurso para regiones que carecen de otras fuentes de energía, los colectores solares empiezan a ganar cada vez más terreno en algunas ciudades del primer mundo como una alternativa paralela para reducir el costoso consumo de gas o electricidad.

Elizabeth eligió La Plata para su su iniciativa voluntaria tras dar en internet con referencias locales a proyectos de ese tipo.Y el hecho de no contar con apoyo económico no la detuvo. "Lo hago por mi cuenta", admite.

Tampoco para Jéssica Salcedo Perdomo fue un obstáculo no tener una beca. Y aunque su disciplina es la biología, se encuentra en La Plata desde hace un mes para investigar sobre legislación y políticas referidas al cambio climático.

"Me interesa comparar la legislación de mi país con la de Argentina, pero no para ver cuál es mejor, sino para observar hacia dónde van y qué aspectos del fenómeno cubren. La legislación ambiental la hacen en general personas que no tienen que ver con el área y los biólogos tenemos muy poco papel en eso. Creo que es tiempo de que empezamos a meternos porque nosotros sabemos las necesidades del medio ambiente", dice Jéssica.

El estudio que tiene pensado realizar desde La Plata en los próximos seis meses va ser su tesis para recibirse de bióloga en la Universidad de Tolima, Colombia. Pero también un documento que prevé presentar ante legisladores locales interesados en el tema.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...