Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 14 °C
Nublado
Humedad: 84 %
21.9.2017
En 18 meses

Un asalto escandaloso, plata negra y narcotráfico

Policías platenses en el robo a la casa de Garro, los sobres en la Departamental y venta de droga

Recomendar artículo Imprimir artículo
Un asalto escandaloso, plata negra y narcotráfico

Algunos de los ex jefes presos por los sobres con dinero - archivo

El 2 de marzo del año pasado los platenses se sorprendieron con dos noticias: una banda había asaltado a la familia del intendente Julio Garro en su casa del country Grand Bell, en City Bell, y por el caso estaba detenido un suboficial de la comisaría Primera que vivía al lado del jefe comunal, en ese exclusivo barrio cerrado.

El subteniente de la Bonaerense Patricio Miguel Masana cobraba por entonces unos 18 mil pesos, pero se las arreglaba para pagar 30 mil de alquiler y entre 6.000 y 7.000 de expensas, además de manejar una 4x4 Mercedes-Benz que usó para facilitar el acceso y salida de los ladrones que redujeron a la familia de Garro.

Estos dos siguen prófugos y Masana, preso, será juzgado por “robo agravado por el uso de arma y por su condición de integrante de una fuerza de seguridad, tenencia ilegal de arma de fuego y comercialización de estupefacientes”, aunque la historia del “suboficial millonario” desvió las miradas al manejo de los servicios adicionales de la fuerza. Es que Masana oficiaba como administrador de la comisaría Primera y tenía amplias facultades para percibir las partidas derivadas de los adicionales, varias de ellas provenientes de la Torre Administrativa 2.

La cúpula de la seccional del Centro fue barrida por el escándalo y el manejo de esos fondos quedó bajo la lupa de Asuntos Internos, lo que en buena parte explica lo que pasó ayer.

Un mes después de ese cimbronazo -el 1 de abril-, los cimientos de la policía platense se sacudieron todavía más fuerte con el hallazgo de 36 sobres con dinero en las mismísmimas oficinas de la Departamental, en 12 entre 60 y 61.

Con idas y vueltas procesales, hoy son ocho los ex jefes detenidos por “asociación ilícita, percepción de dádivas y concusión (coimas)”, entre ellos quien llegó a ser el número uno de la fuerza en la Ciudad, Darío Camerini. En la misma situación están su segundo, Roberto Carballo; el ex secretario de la repartición, Walter Skramowskyj y el ex jefe de calle, Ariel Huck, además de los ex comisarios Sebastián Cuenca (Los Hornos), Raúl Frare (Villa Elisa), Sebastián Velázquez (de la 2ª) y Julio Sáenz (de la 6ª).

Más allá de la causa penal, la Auditoría de Asuntos Internos analizó a fondo las declaraciones juradas de estos policías y las de otros de las máximas jerarquías, detectando inconsistencias en las de otros siete jefes que también fueron desplazados semanas atrás.

A todos estos escándalos se sumó el de Paul Andreatta, un policía que integraba la Dirección Unidad Especial de Lucha contra el Narcotráfico La Plata y fue detenido en junio de este año, acusado de vender drogas sintéticas a los pasajeros de un micro escolar que iba a la trágica Time Warp de Costa Salguero, donde murieron 5 personas.

Ese operativo fue el 15 de abril de 2016 en 6 y 51, donde se secuestraron 182 pastillas de éxtasis, dosis de LSD, cigarrillos de marihuana y cocaína, y apresaron a los dos supuestos dealers. Recién un año después Andreatta cayó preso y también comenzó a investigarse su relación con Patricio Masana.

 

 

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...