Estimado lector queremos agradecer el interés que usted muestra por nuestros artículos.

Cualquier sugerencia que tenga para mejorar la calidad de la información que brindamos todos los días del año será bienvenida.

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 20 °C
Nublado
Humedad: 82 %
20.9.2017
Los animales internautas

Cada vez más mascotas tienen cuentas propias en las redes sociales

Encontrar en Facebook o Instagram el perfil de perros y gatos que “comparten” fotos y “cuentan anécdotas” personales en primera persona ya no es una rareza. Algunos, incluso, tienen más seguidores que famosos humanos

Recomendar artículo Imprimir artículo

Hace unos años parecía impensable que perros o gatos se sumaran a la moda de conectarse a las redes sociales, compartir perfiles o hacer amigos. No obstante, esa realidad ha llegado. Igual que se puede encontrar a compañeros de la escuela o a antiguos vecinos, ahora las mascotas pueden compartir aficiones, hacer más amigos animales y deleitar con sus encantos a humanos que viven a miles de kilómetros de distancia.

Cada vez más mascotas tienen cuentas en redes sociales. Ahí comparten fotos, “cuentan anécdotas en primera persona” y “hablan” sobre sus gustos y preferencias. El objetivo de algunos dueños es emparejar a su perro con otro de la misma raza, o buscar a gatos para compartir las mismas travesuras.

La tendencia pisa con tanta fuerza que incluso Facebook sacó su versión animal: Facemascotas. También hay otras exclusivas como Mascotea, Facepets y Mascotaclub, entre otras.

EL MiO, EL MEJOR

Las redes sociales para mascotas no solo permiten ampliar los conocimientos de sus dueños sobre razas, consejos prácticos o productos. También son una plataforma para dueños exhibicionistas, para todos aquellos que están convencidos de que su perro, gato o loro, son los más lindos y graciosos del mundo.

Además de las páginas exclusivas para animales, existen en redes sociales para humanos, como Facebook, grupos “fans” de animales.

Como el caso de Boo, un pequeño cachorro que tiene correo electrónico propio, un book de fotos y, según cuenta en su Facebook, le encanta el pollo, el queso, las flores y tirarse en el pasto. Cuenta con 2.505.756 seguidores que le dan “me gusta” a sus fotos. Acaso por eso, en su definición personal agrega: “la gente me ama”.

Cada vez más mascotas tienen cuentas en redes sociales. Ahí comparten fotos, “cuentan anécdotas en primera persona” y “hablan” sobre sus gustos y preferencias

Otros son más aficionados a subir videos en Youtube, como Maru, un gato japonés que ha sido visto cayendo en el cubo de la basura o jugando con la aspiradora casi once millones de veces, más que muchos artistas humanos.

TODOS LOS PERROS VAN AL CIELO

Ya lo decía la película animada dirigida y producida por Don Bluth en 1989, “All Dogs go to Heaven” (Todos los perros van al cielo). Los animales forman parte de nuestra vida terrenal, aunque muchos humanos no quieren ni pensar en pasar sin ellos a la celestial.

La unión entre animales y humanos va más allá del tiempo que comparten juntos, como demuestra la historia viralizada de Hachiko, un perro japonés que vivía con su dueño Eisaburo en los alrededores de Tokio.

Hachiko acompañaba todos los días a su amo hasta la estación de tren y lo esperaba hasta que regresaba del trabajo para iniciar la vuelta a casa los dos juntos, hasta que en mayo de 1925, el profesor sufrió una hemorragia cerebral mientras impartía sus clases y murió en el acto.

Eisaburo nunca más volvió a la estación, pero Hachiko no se rindió. Durante los siguientes nueve años de su vida siguió esperándolo cada día en la estación de Shibuya.

Hay miles de Hachikos repartidos por el mundo, demostrando a sus dueños por qué las mascotas son nuestros mejores amigos, y los humanos que los adoran también quieren que ellos sean felices en el más allá. De ahí nacen grupos como Guardianes de los cielos, que pertenece a la página web Mascotas conectadas y tiene como objetivo recordar a las mascotas que murieron. En el grupo se pueden ver fotografías de animales a las que se les han añadido alas angelicales, cristos o bendiciones.

La pregunta: “¿Te gustan más los gatos o los perros?” es de las más comunes, y su respuesta varía según la persona. Sin embargo, en internet hay un claro ganador: mandan los gatos. Conocidos como “catlebrities”, muchos de ellos son auténticas estrellas de la red. Y es que los felinos no solo cuentan con redes sociales exclusivas, como “Cats Conexión” (http://www.catsconnexion.com/) pensada para que los dueños, orgullosos de sus gatos, compartan todas sus proezas, sino que también causan furor en las redes sociales humanas.

LOS FELINOS MaS FAMOSOS DE INSTAGRAM

A sus seis años, Nala es muy popular en Instagram (@nala_cat), donde tiene casi 3,5 millones de seguidores. Sube varias fotos al día, que alcanzan rápidamente las decenas de miles de “me gusta”, y reciben diversos comentarios de sus fans. Pero, además de una “instagramer”, Nala es una gata.

No es la única minina que arrasa en esta red social. A Tardar Sauce, conocida como Grumpy “la gruñona” y famosa por protagonizar diversos “memes”, la siguen más de 2 millones de personas a través de su perfil de Instagram (@realgrumpycat). Incluso la revista estadounidense Forbes la llevó a su portada y le dedicó una entrevista.

Lil Bub (@iamlilbub) es otra de las gatas más famosas de la red fotográfica. Tiene entre sus seguidores a un millón y medio de “instagramers”. La gatita, que padece enanismo, ha incentivado muchas donaciones a “Pet finder” (https://www.petfinder.com/).

Muy cerca se queda Venus (@venustwofacecat), una minina famosa por su rostro de dos colores distintos y que ya supera el millón de seguidores en esta red gráfica.

Los hay que, sin tener tantos seguidores en Instagram, son igualmente famosos. Es el caso de Choupette (@choupettesdiary), mascota del diseñador de moda Karl Lagerfeld. Roza los cien mil seguidores en Instagram, una cifra elevada pero lejos de los millones de sus otros compañeros felinos. Sin embargo, ha participado en varios proyectos de moda, belleza y cosmética y ha sido portada de “Vogue”.

“YOUTUBERS” DE eXITO

Tiene casi ochenta millones de visitas, una cifra que aumenta constantemente y no se trata de un video de “El Rubius” o “Auron Play”, ni tan siquiera del último videoclip de Justin Bieber. La cifra la aporta el video de una gata a la que agarran desprevenida con la mano, titulado “Surprised Kitty”.

La plataforma Youtube sirvió para dar visibilidad, incluso, a gatos del pasado. El famoso video del “Keyboard Cat”, en el que un gato hacía sonar un teclado musical, se grabó en los años 80, pero alcanzó su popularidad en la era de internet, con visualizaciones que superan las 47 millones.

No es el único gato famoso por tocar este instrumento. Nora, la gatita pianista, tiene su propio canal de Youtube (“Nora the piano cat”) con más de 16.000 suscriptores, y algunos de sus videos alcanzan las 10 millones de vistas.

La “instagramer” Grumpy también tiene su espacio en la red de videos más importante de internet, con uno de ellos que supera las 20 millones de visualizaciones.

Otros felinos famosos a través de Youtube son “El gato dramático” (“Dramatic Cat”), cuya cara de sorpresa ha sido vista por 30 millones de personas, o “The OMG Cat” (Oh, Dios mío), con más de 23 millones y medio de visitas en su video.

No es de extrañar, por tanto, que la fiebre gatuna haya servido de inspiración para productos de internet, como la ciberserie “Simon’s Cat” (https://simonscat.com/), que tiene su propia página web; o “Pusheen Cat” (http://www.pusheen.com/), que además de tener su libro de historietas y su blog, es el rostro de los “stickers” (emoticones de gran tamaño) más populares de Facebook y Telegram.

Estas tendencias tal vez tengan su origen en el famoso “Nyan Cat” (http://www.nyan.cat/), que no era más que un video en bucle cuya música se repetía todo el rato con un “gato arcoiris”, y en el que el récord estaba en aguantar el mayor tiempo posible escuchando y viendo al pixelado felino. Un juego que sigue vigente en la actualidad, pese a tener ya unos cuantos años.

DE LAS REDES Al merchandising

Las “catlebrities” extienden su fama del “mundo virtual” al físico. Sean gatos de carne y hueso, o personajes ficticios de animación en internet, muchos de ellos son íconos del “merchandising”.

Grumpy, la gatita gruñona, ha inspirado, desde tazas hasta ropa. Tiene también su propio libro y una película.

La imagen de la adorable Lil Bub también aparece en vestimenta variada, bolsos, postales y pegatinas, entre otros muchos productos. Por su parte, el “Long Cat”, famoso en el mundo de los “memes” a raíz de su exagerada longitud, ha sido transformado en bufandas para el cuello.

De “Pusheen” se encuentran peluches, tazas, estuches y relojes. Los variados productos del gato de los “stickers” están disponibles hasta en la cadena de venta “online” Amazon. Lo mismo sucede con los productos del “Nyan Cat”, de cuyo furor se han aprovechado también los vendedores de Ebay. En definitiva, los gatos venden.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...