Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
CHICOS Y JOVENES FRENTE A LA LECTURA

Las bibliotecas de barrio buscan seducir y enganchar a los jóvenes

Definen nuevas estrategias, incorporan los últimos títulos del mercado y se suben a Facebook

Hasta hace algunos años la mejor manera de alcanzar una sólida cultura general era ser un buen lector y las bibliotecas eran un universo sin límites para el conocimiento. Las fichas de lectura, donde las bibliotecarias ponían el libro que la persona retiraba, eran tan importantes que los lectores se enorgullecían de ver todos los libros leídos en un año. Sin embargo, la irrupción de internet hizo que fundamentalmente los jóvenes se fueran alejando de los libros y por eso en las bibliotecas se lanzan distintas estrategias para captar la atención de los exiliados de la lectura tradicional.

Talleres de lectura, visitas guiadas para pequeños en edad escolar, charlas vinculadas a libros de rock o de románticas historias de vampiros, son algunas de las propuestas que se hacen para tentar a los jóvenes a cambiar las pantallas por el papel.

En la biblioteca de la Asociación Alborada - 58 entre 10 y 11 -, Guadalupe Barla asegura que la clave está en contar con una biblioteca joven que tenga ejemplares en los que se destaquen las ilustraciones, los grafitis, las historietas o los temas que se ponen de moda.

“La consulta de los estudiantes de secundaria bajó mucho, no así la de los chicos de primaria o la de los vecinos que buscan novelas recreativas. Para los adolescentes tratamos de tener material muy visual, libros de rock o novelas juveniles como Juegos del Hambre o Crepúsculo”, cuenta la bibliotecaria.

La visita diaria a esa institución es de unos 15 lectores y como consideran que a los más jóvenes los cuentos clásicos ya no resultan atractivos, les resulta fundamental participar de las Ferias del Libro para estar al tanto de los textos que se ponen de moda.

cuestion de costos

“A través de distintas películas los chicos se enganchan con determinadas historias, pero cuando quieren comprar las novelas cuestan unos $ 200 y les resulta más accesibles venir a sacarlas de la biblioteca”, agrega Guadalupe.

En ese lugar también se apela a redes como Facebook para difundir distintas actividades y la sala de consulta está abierta de lunes a viernes entre las 13:30 y las 20.

Para muchos el secreto está en inducir a los niños a la lectura desde pequeños; en ese contexto, los talleres y las ferias del libro barriales o escolares son recursos que pueden resultar efectivos, según cuenta Eloina Canteli, miembro de la biblioteca Enlazando Palabras de 520 N ° 4533 entre 140 y 141.

“Nosotros priorizamos la literatura juvenil e infantil a través de talleres de lectura; a veces les contamos un cuento y quedan tan entusiasmados que después piden otros títulos del mismo autor. La premisa es que entiendan lo que leen y los distintos enunciados”, asegura Eloina.

Esa biblioteca de La Granja dispone de 10 mil volúmenes y la frecuentan diariamente unas 30 personas, la mayoría niños en edad escolar. “La comunidad es humilde y es maravilloso ver lo que la lectura puede hacer en los chicos. Algunos presentan dificultades para aprender a leer y por medio de los talleres o del programa ABC leo y escribo en la PC, al poco tiempo normalizan su aprendizaje”, agrega.

Enlazando Palabras está abierta de lunes a viernes entre las 13:30 y las 19:30 y sus actividades son libre y gratuitas.

dos herramientas

En otras bibliotecas se remarca la importancia de los docentes que estimulan la lectura mediante distintos trabajos de investigación. En general se establecen consignas que los alumnos deben responder luego de leer determinados libros, se deben citar las fuentes bibliográficas y se les permite agregar datos que extraigan de internet para que comprendan que el conocimiento se construye con ambas herramientas, la digital y el libro.

La Biblioteca Popular Enrique Santos Discépolo -13 Nº 2226 e 77 y 78, Villa Elvira - apela a la creatividad de los estudiantes de Bibliotecología que como parte de las prácticas que deben realizar durante la carrera, organizan charlas abiertas con temas de actualidad. También abre sus puertas una vez al año para destinar una jornada a los niños de jardín a los que se les muestran y leen libros atractivos para su edad.

“Desde el 2009 la presencia de los adolescentes fue bajando, antes venían unos 15 y ahora no hay más de 4 ó 5 por día, la mayoría tienen entre 10 y 13 años, son alumnos de escuelas de la zona y vienen para completar tareas escolares. Nosotros pensamos que es muy importante estimular la lectura a edades muy tempranas”, señala María de los Angeles Soulés, bibliotecaria de esa entidad que funciona de lunes a viernes entre las 9 y las 15.

En otras bibliotecas como la Tupac Amaru se lanzan ciclos como Cuentos de Sol y Luna con propuestas lúdicas para los más pequeños. También hay instituciones que realizan ciclos de cine relacionados a obras literarias como por ejemplo se hace en la biblioteca Mariano Moreno.

Visual
Con el objetivo de atraer a un público joven, ahora concentrado en las redes sociales y en otras herramientas que ofrece internet, en bibliotecas de barrio buscan tener “material muy visual”, libros de rock o novelas juveniles como Juegos del Hambre o Crepúsculo

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla