Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Sus últimas presentaciones en Tucumán, su tierra natal


La cantante Mercedes Sosa, que falleció esta madrugada en Buenos Aires, había actuado por última vez en Tucumán, su provincia natal, el 24 de marzo de 2008, durante un festival organizado para recordar a las víctimas de la última dictadura militar.

El recital tuvo lugar en el club Central Córdoba de la capital tucumana, donde 5.000 comprovincianos escucharon cómo comenzaba cantando "Zamba para no morir" y "Yo vengo a ofrecer mi corazón".

En esa ocasión, el repertorio había estado especialmente pensado para que las canciones estuvieran relacionadas con el sufrimiento provocado por la dictadura militar o el exilio, razón por la que interpretó "Corazón libre", "Viejas promesas" (de Peteco Carabajal).

Uno de los momentos más emocionantes fue cuando cantó "Una canción posible", de Víctor Heredia, ocasión en la que señaló que, para ella, era es el tema más representativo sobre lo ocurrido en el país en los años 70, motivo por lo se la dedicó a los desaparecidos y a quienes lucharon contra la dictadura.

"Nací aquí, crecí aquí, me fui cuando tenía 22 años. Aquí murió mi mamá, aquí murió mi papá", reconoció casi llorando en un momento del recital, al que cerró con "Sólo le pido a Dios", de León Gieco, canción que mezcló con algunas estrofas de "María, María".

Posteriormente, el 30 de junio del año pasado, Mercedes Sosa brindó un pequeño recital en el salón blanco de la Casa de Gobierno de Tucumán, donde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ofreció una cena de bienvenida a los mandatarios que participaban de la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur.

"Aquí jamás vimos a tantos presidentes juntos. Por eso estamos como atontados. Me asusta verlos a todos juntos", bromeó en aquella ocasión delante de Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil), Tabaré Vázquez (Uruguay), Nicanor Duarte Frutos (Paraguay), Hugo Chávez (Venezuela), Evo Morales (Bolivia), Michelle Bachelet (Chile) y la jefa de Estado argentina.

En vez de optar por los temas más conocidos de su repertorio, en aquella oportunidad prefirió rendir un homenaje musical a los países que representan los mandatarios que participaban de la cumbre, razón por la que comenzó con una versión de "Sabana", del venezolano Simón Díaz.

Luego, "La Negra" interpretó "Guitarra, dímelo tú", de Atahualpa Yupanqui; "Insensatez", de Chico Buarque, ocasión en la que admitió: "para usted, Lula, con amor. También, para Evo (Morales)".

También cantó la chacarera "Sufrida tierra", de los santiagueños Mota Luna y Bebe Ponti, y se despidió con "Al Jardín de la República", lo que motivó los gestos de aprobación de la mandataria chilena, a lo que "La Negra" replicó: "mis respetos, señora Bachelet".

Como consecuencia de su lucha, que le ocasionó exilio durante la dictadura militar, Mercedes Sosa estuvo un tiempo sin venir a Tucumán, entre 1995 y 1999, cuando Antonio Bussi (el año pasado fue condenado a prisión perpetua por violaciones a los derechos humanos) fue elegido gobernador, pese a ver sido interventor de facto de la provincia entre 1976 y 1977, años en los desaparecieron centenares de tucumanos.

Durante aquellos cuatro años, la cantante reconocía que estaba dolida y "hasta enojada" con los tucumanos que apoyaban a Bussi, no obstante el último recital público que brindó en Tucumán fue, paradójicamente, el 24 de marzo de 2008, cinco meses antes de que Bussi fuera condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de la provincia.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...