Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
MIRADA ECONOMICA

El problema no es Evita o Roca, es la inflación

El problema no es Evita o Roca, es la inflación

El problema no es Evita o Roca, es la inflación

Por Martin Tetaz* Twitter @martintetaz

Si se reconoce a Juan Bautista Alberdi el carácter de fundador institucional de la República, pues sin duda Julio Argentino Roca fue el fundador material.

Durante los 24 años que duró su poder real (formalmente en las dos presidencias de 1880-1886 y 1898-1904, en los hechos durante el interin también) el producto bruto interno (PBI) se multiplicó casi por 5 (pasando de los 3.927 a los 18.405 millones de dólares) al tiempo que la población se duplicó (debido a la masiva inmigración), llegando a los 5.247.800 habitantes hacia el final de su segundo mandato, lo que significó que el PBI per cápita creciera de los 1.534 dólares en 1880, a los 3.507 dólares de 1904.

Para poner en contexto la cifra, basta con ver que Alemania, Francia, Italia y Canadá, por ejemplo, ostentaban niveles menores de producto por persona que Argentina, al tiempo que Inglaterra, Estado Unidos, Australia y Nueva Zelanda, por entonces los 4 países más ricos del mundo, tenían un PBI per cápita cercano a los 4.500 dólares, sólo un 28% por encima del de nuestro país (en la actualidad esos países son entre 3 y 4 veces más ricos que nosotros).

Si lo comparamos con los 24 años anteriores y posteriores a su período en el poder, entre 1856 y 1880 el PBI per cápita creció un 21,7%, mientras que entre 1904 y 1928 la economía se expandió un 29,14%. Bajo el período de oro de la generación del ´80, en cambio, el nivel de actividad económica per cápita creció un 128% y al día de la fecha no existe ningún otro período semejante en la historia con un crecimiento tan notable.

LAS CLAVES DEL DESARROLLO

La espectacularidad de esos números se explica por tres políticas fundamentales, a saber:

*) Fomento del capital privado (sobre todo en ferrocarriles, cuyas extensiones de vías prácticamente se multiplicaron por 7 en esos 24 años).

*) Desarrollo del sistema educativo público (cuyo hito fundamental es la Ley 1420 de 1884 en la que se estableció la instrucción primaria gratuita y obligatoria, la regulación de contenidos por parte del estado y la laicidad de la enseñanza).

*) Y finalmente la controvertida campaña al desierto en la cual, como indica Romain Gaignard (de acuerdo a lo establecido en la Ley Avellaneda de 1876) se distribuyeron 10.000.000 de hectáreas entre quienes suscribieron los bonos públicos que financiaron la expedición militar que, según el informe oficial de la Comisión Científica que acompañó al Ejército, dio muerte a unos 1.500 Mapuches, tomando prisioneros y entregando como sirvientes (esclavos) a otros 14.000.

En la controversia quedará la cuestión de si las tierras pertenecían efectivamente a los Mapuches o si, por el contrario, les correspondían a los Tehuelches que las habían habitado en primera instancia antes de ser arrasados por aquellos Araucanos, como así también la conjetura respecto de la conquista alternativa de la Patagonia (y buena parte de la pampa húmeda) por parte de Chile, si Roca no hubiera fundado antes el Ejército Argentino y ocupado esa zona.

UN ICONO DE LAS CONQUISTAS SOCIALES

Evita, por su parte, fue una figura política emblemática del Justicialismo, un ícono de las conquistas sociales del primer peronismo, que sin duda resultó muy influyente en la sanción del voto femenino porque, aunque había sido una bandera histórica del Socialismo, probablemente habría tardado algunos años más en materializarse de no haber sido por su peso político.

En ese sentido, si la posibilidad de que “la abanderada de los humildes” fuera elegida para ilustrar un billete se hubiera circunscripto a las nuevas denominaciones de 200 ó 500 pesos por ejemplo, habría sin duda suscitado un rico e interesante debate respecto del mérito de otras figuras partidarias significativas, como podrían haber sido los casos de Leandro Alem, o el mismo Che Guevara.

La contraposición de las figuras de Eva y Roca, por el contrario, es completamente absurda, puesto que no existe punto de comparación entre ellos y después de todo, además, el propio Perón honró a Roca en 1948, nombrando con su apellido a uno de los ferrocarriles más importantes, poniéndolo incluso en el mismo lugar que a Belgrano y San Martín.

Salvo, claro, que uno haya leído el decálogo que el brillante lingüista Noam Ch omsky escribió hace poco respecto de las “10 estrategias de manipulación mediática”.

Este profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts señala que la distracción es la estrategia número uno de control social, que “consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes... y mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real”.

EL DRAMA REAL

El problema de fondo en Argentina, es que los billetes de 100 pesos tienen el mismo poder adquisitivo que tenían los de 20 pesos hace 10 años, por culpa de una inflación que está hundiendo al modelo económico y es la principal responsable de que, incluso según el INDEC, la economía no crezca más hace seis meses y ya hayan comenzado las suspensiones de personal en muchas plantas.

Resulta anecdótico si el ícono de Eva aparece en billetes importados de Brasil, o fabricados con groseras fallas por una empresa fantasma que no tiene dueño.

Un homenaje devaluado, emblema de una administración que busca disfrazar su incapacidad de gestión desde la manipulación mediática.

(*) El autor es economista, profesor de la UNLP y la UNNoBA, investigador del Instituto de Integración Latinoamericana (IIL) e investigador visitante del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS)Ni multa ni cepo ni grúa; condena social

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla