Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Tradición española por Verdi

Tradición española por Verdi

PARA recordar QUE: “Ernani”, de Giuseppe Verdi POR: Buenos Aires Lírica CUANDO: Hoy, a las 20 DONDE: Teatro Avenida, Avenida de Mayo 1222 ENTRADAS: Desde $250

Por: Por

13 de Agosto de 2016 | 00:49

“Ernani”, música de Giuseppe Verdi y libreto de Francesco Maria Piave. Nazareth Aufe (Ernani), Monserrat Maldonado (Elvira), Lisandro Guinis (Don Carlo), Savio Sperandio (Don Ruy Gómez de Silva), Laura Sangiorgio (Giovanna), Sergio Vittadini (Don Riccardo), Roman Modzelewski (Iago), dirección escénica: Crystal Manich, dirección de orquesta: Juan Casasbellas, escenografía: Noelia González Svoboda, vestuario: Emilia Tambutti e iluminación: Rubén Conde.

 

Nicolás Isasi

Si hablamos del gran Giuseppe Verdi, probablemente recordemos clásicos de su enorme legado como “Aida”, “Rigoletto” o “La Traviata”, pero pocos conocen el poder y la fuerza de “Ernani”, la quinta de su repertorio operístico. La idea de Buenos Aires Lírica al programar esta obra, nos acerca a un joven Verdi de apenas 31 años, y nos muestra otra faceta del compositor que no suele formar parte de la programación de los teatros. De hecho en el Teatro Colón no se hace desde hace más de 50 años. “Ernani” (o “El honor castellano”) es una ópera en cuatro actos con música de Giuseppe Verdi y libreto de Francesco Maria Piave, sobre un drama de Victor Hugo titulado “Hernani” en la versión original en francés, que fue revolucionaria para la época.

La ópera fue estrenada en el Teatro la Fenice, de Venecia, el 9 de marzo de 1844 con un gran éxito desde el principio. La energía de los coros, las arias y ciertos pasajes nos recuerdan ese estilo inconfundible que estaba construyendo Verdi lentamente. De hecho, en el segundo acto, el dúo entre Carlos V y Elvira ya nos anticipa ese bellísimo dúo que tendrán Germont y Violeta nueve años después en “La Traviata”. La obra está llena de bellas melodías, conjuntos ágiles y una magnífica orquestación, como por ejemplo en el trío final, que según el propio compositor mejoraba el dramatismo planteado por Hugo en la obra literaria.

La puesta en escena de Crystal Manich (estadounidense) es prolija y tradicional, bajo una lectura fiel a la partitura, que logra una razonable respuesta de los solistas y el coro, con marcaciones claras pero movimientos estáticos de las masas, aún en los momentos de mayor exaltación. La escenografía de Noelia González Svoboda presenta algunos telones pintados, pocos elementos de utilería y una reconstrucción parcial del castillo de Silva por dentro con leves cambios en cada acto. Simple pero efectiva. La iluminación de Rubén Conde acompaña esos cambios, aunque en ciertos momentos rompe con el naturalismo de la actuación, especialmente en las arias. El vestuario de María Emilia Tambutti constituye una gran hazaña por el tipo de diseño y trabajo que la época de la obra requiere.

Nazareth Aufe logra un Ernani lleno de vida y coraje, con presencia y caudal desde el aria inicial. Su postura esbelta y espontánea le da fuerza y energía a lo largo de la obra. Lisandro Guinis, platense de reconocimiento internacional, fue seguro y claro en el fraseo con un Don Carlo convincente. Montserrat Maldonado, es una de las cantantes más destacadas de Paraguay en la actualidad. Canta en el coro del Colón, y se formó en el Instituto de dicha casa. Logró una Elvira dulce y sincera, con una línea vocal dramática de gran extensión, y demostrando un staccato prolijo aún las dificultades. La figura destacada de la noche fue sin dudas el bajo brasileño Savio Sperandio en el rol de Silva. El caudal, la potencia y el timbre de su voz retumbaban en toda la sala, y aprovechó su capacidad histriónica para lograr un personaje sólido que se llevó una ovación inmensa sobre el saludo final. Entre los personajes secundarios se destacó Laura Sangiorgio con su breve pero bella aparición. La batuta de Casasbellas fue ágil, por momentos con tempi demasiado apresurados que evidenciaron ciertas desprolijidades probablemente ocasionadas por falta de ensayos, siendo que la mayoría de los miembros de la orquesta son convocados especialmente para las funciones de la temporada. Una historia emblemática del viejo continente, en un teatro y una avenida que recuerda y refleja lo español de Buenos Aires.

Seguridad, agua, electricidad. Los vecinos saben que somos la tribuna para que el reclamo sea atendido. Invertí para que la tribuna siga siendo independiente
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla