Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Alimentos 0 kilómetro: garantía de frescura y buenos precios

Adquirir y fomentar la compra y producción de productos que se hagan cerca del punto de distribución es la nueva tendencia a la que adhieren cada vez más personas

Alimentos 0 kilómetro: garantía de frescura y buenos precios
27 de Octubre de 2019 | 07:57
Edición impresa

Una de las tendencias del Slowfood es el consumo de productos regionales que no necesiten un traslado de más de 100 kilómetros de distancia desde su lugar de origen hasta el punto de comercialización.

Verduras disponibles los 365 días al año o frutas que atraviesan miles de kilómetros entre diferentes continentes para venderse en grandes superficies. Todo ello, aunque sea muy conveniente para los consumidores, implica costos extra que no sólo son económicos.

La nueva tendencia que surge del “Slow Food” (un movimiento que surgió en Italia en los años `80 que persigue la sostenibilidad alimentaria, que la comida fuera sana para los consumidores, productores y el medioambiente) es la de la alimentación “kilómetro cero”. Consiste en adquirir y fomentar la compra y producción de productos locales (que su origen sea inferior a 100 km del punto de distribución).

Se trata de productos que no han sido sometidos a tratamientos para retrasar su descomposición. Están frescos y naturales cuando el consumidor los adquiere

 

Esta iniciativa fomenta la economía local y ayuda a los pequeños productores, que a menudo se ven obligados a competir contra grandes empresas y distribuidoras que imponen precios demasiado bajos porque producen a gran escala.

Dado que los productos solo se mueven un máximo de 100 km desde su punto de origen, el impacto medioambiental es mucho menor que si tienen que atravesar continentes y océanos. Además, esto significa un menor gasto energético y económico en el transporte.

Gastronómicamente implica que al venderse sólo productos de temporada de áreas determinadas se fomente la producción de platos típicos estacionales, ayudando además a la conservación de especies vegetales autóctonas.

Otro punto a destacar es que se trata de productos que no han sido sometidos a tratamientos para retrasar su descomposición y por lo tanto están frescos y naturales cuando el consumidor los adquiere. Por eso mismo tampoco se comercializan a gran escala, porque se echan a perder en pocos días.

Al ser producidos a pequeña o mediana escala y ser vendidos con la necesidad de muchos menos intermediarios, reducen el desperdicio alimentario.

Esta iniciativa fomenta la economía local y ayuda a los pequeños productores

 

Aún así, hay que tener en cuenta que proximidad no siempre equivale a un mayor respeto por el medio ambiente o un cultivo ecológico. A veces productos cultivados a más de 100 kilómetros pueden tener una menor huella medioambiental que los producidos en la puerta de nuestra casa.

En nuestro país se está trabajando en el Programa Nacional de Ferias para el Desarrollo Local (PRONAFE) que pertenece al ministerio de agricultura de la nación, así como también se estimula desde el ministerio de desarrollo social junto con el Inta, el armado de ferias locales que venden alimentos regionales.

En estos sistemas de ferias locales pueden participar todos los productores de pequeña escala que con su trabajo y/o el de su grupo familiar elaboren sus propios productos y los comercialicen a través de la venta directa a los consumidores. También quedan comprendidas las cooperativas y las asociaciones de pequeños productores, en tanto resultan excluidos los grandes productores y los intermediarios.

Multimedia
cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla