Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Precios comparados en el mercado central, hipermercados y comercios

Los platenses arman un rompecabezas de ofertas para cuidar los golpeados bolsillos

En una recorrida por diferentes barrios EL DIA verificó que los consumidores hacen “peregrinaciones” para encontrar los alimentos más baratos. ¿Agoniza la tradicional compra del mes?

“Por lo general voy a los hipermercados a pasear y compro todo en los comercios del barrio donde las cosas no están mas caras. En las cadenas solo adquiero las ofertas” Walter Ruíz cliente de un hipermercado

Escasez de dinero e inflación forman un combo mortal para las economías hogareñas y, para hacer rendir mas el presupuesto destinado a la comida, no son pocos los platenses que le quitan horas al descanso y encaran toda una “procesión” en busca de ofertas por almacenes de barrio, supermercados, hipermercados, carnicerías y verdulerías; en muchos casos renuncian a hacer la compra del mes en un solo lugar y les alcanza con una o dos bolsas para cargar la mercadería porque, según descubrieron, lo que está a buen precio en un comercio puede estar por las nubes en el otro.

EL DIA también hizo una ruta en busca de buenos precios y descubrió que en hay ocasiones en las que las primeras marcas están mas baratas que las segundas; en pequeños almacenes faltan productos de consumo diario y en algunas cadenas es difícil encontrar por ejemplo un mismo alimento en envases de diferentes medidas como, por caso, el arroz de medio kilo.

En la búsqueda de precios también se derribaron algunos mitos como el de pensar que las cadenas de supermercados tienen siempre mejores precios que el almacén de barrio.

Por citar un ejemplo las lentejas están en uno de los hipermercados de Ringuelet a $41 y en un pequeño almacén de Villa Castells a $ 39; la harina 0000 a $ 52 y en el comercio barrial a $ 40; el café por 100 gramos a $114, mientras que en Villa Castells a $90.

Sin embargo se encuentran marcadas ofertas en el tomate enlatado que está a $23,90 (en un comercio de Villa Castells está a $30); el yoghurt a $72 (en el de Villa Castells a $ 84); la manteca a $66,50 (en el de Villa Castells a $98) y gaseosa por litro y medio a $47,48 , mientras que en el de Villa Castells a $ 56.

También se tuvo en cuenta que en las cadenas de hipermercados se organizan por ejemplo promociones con días de descuentos del 10 por ciento para los jubilados o por el pago con determinadas tarjetas de crédito.

Hay consumos de productos que no son de primera necesidad que bajaron en todos lados por igual, la encargada de un supermercado ubicado en calle 497 señaló que los clientes se ajustan a comprar lo mas indispensable y entre los alimentos en los que mas notó la baja de las ventas están los snacks como las papas fritas.

No obstante hay otros comestibles que aunque no sean esenciales, se siguen consumiendo como las galletitas.

Además tanto en los grandes como en pequeños comercios se detectó que hay falta ocasional de algunos productos como por ejemplo el cacao y algunos enlatados, en este último rubro se remarcó que a veces la gente opta por comprar en la verdulería comestibles que antes adquiría envasada porque le resulta mas económico.

VARIEDAD DE MARCAS

La variedad de marcas es otra alternativa que no todos pueden ofrecer, fundamentalmente cuando se trata de almacenes de la periferia de la Ciudad.

En la recorrida por un hipermercado de Ringuelet se descubrió que el sector de destinado a la venta de alcohol estaba cerrado “por cuestiones internas” y que además faltaban algunos productos como el arroz en paquetes de medio kilo, aunque se ofrecía una primera marca al precio que en otros comercios se vendía el paquete pequeño.

Un centro comercial que creció en cuanto a la afluencia de público es el Mercado Regional de La Plata - Avenida 520 y 116 -, Rubén Casanovas, gerente administrador, señaló que en ese espacio no hay precios cuidados, pero se consiguen buenos precios en verduras, carne, productos secos y bebidas.

“Acá la gente encuentra precios intermedios entre los que hay en un supermercado y los del almacén de barrio; vienen personas de distinta condición económica, muchos son del barrio El Churrasco, El Mercadito y Ringuelet”, señaló.

En ese lugar una de las naves vende casi exclusivamente productos de una marca, pero no se encuentra por ejemplo harina 0000, solo hay de calidad 000 y a $ 26,73.

Tampoco se halló la variedad leudante.

Allí fueron convenientes enlatados como choclo a $ 23,95, tomate a $ 19,95, cacao a $ 30 y una yerba de segunda marca a $ 50.

También se destacó el precio del paquete de manteca por 200 gramos a $ 35.

En donde prácticamente no hubo variaciones en ninguno de los puntos recorridos fue en el precio de la leche en saché, cuyo valor fue de $42 a $ 45.

Los productos en los que se observaron mayor disparidad de precios fue en los fideos, en las segundas marcas se encontraron desde un valor cercano a los $23 y en cuanto a las primeras marcas hallaron de diferente calidad, los mas caros fueron de $ 100.

Por cómodo que pueda parecer concentrar la compra de un mes en un hipermercado o seguir fiel al almacenero del barrio, crece entre los atribulados consumidores el hábito de estar atento a las ofertas y a ir de un lugar a otro.

“Te lleva tiempo, pero uno siempre encuentra la manera de organizarse, por ejemplo el pan lactal lo compro en una casa que vende empanadas y que ofrece una promoción de dos paquetes por $ 130; también de paso a mi trabajo compro el atún, el aceite y algunos enlatados de la marca de un hipermercado que son de buena calidad y económicos en un comercio de 7 entre 47 y 48”, contó Marina Puentes, quien se definió como “policlienta” de aquellos comercios que arman ofertas.

Mientras se aguarda el acuerdo de precios que por estas horas va a anunciar el Gobierno, en la mayoría de los comercios consultados se indicó que ellos son el último eslabón de la comercialización y dependen de los abastecedores para cumplir con esa pauta.

También se expresó cierto temor por la falta de abastecimiento y se solicitó que las autoridades controlen a las empresas monopólicas como las que tienen a su cargo la elaboración de productos esenciales como son los lácteos.

Mañana: Los precios de la carne
En la edición de mañana, será el turno de los productos de carnicería en diferentes locales comerciales de diversa magnitud en diversos barrios de la Ciudad.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...