Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 21 °C
Nublado
Humedad: 54 %
22.11.2017
EL ESCENARIO POST-ELECTORAL

Cambiemos, a poco de quebrar la hegemonía del PJ en el Conurbano

Perdió por sólo 170.000 votos en ese territorio, pero consolidó su crecimiento

Recomendar artículo Imprimir artículo
Cambiemos, a poco de quebrar la hegemonía del PJ en el Conurbano

Por MARIANO SPEZZAPRIA

Tres puntos porcentuales o 170.000 votos, sólo eso le faltó a Cambiemos para ganar las elecciones legislativas en el Conurbano. Una diferencia mínima con el peronismo, que se impone desde siempre en ese enclave del territorio bonaerense. El crecimiento de la coalición gobernante fue tal que ya se empieza a poner en duda que la región siga siendo un bastión inexpugnable del PJ.

De hecho, de las dos secciones electorales que abarcan los municipios del Conurbano –la zona más densamente poblada del país-, Cambiemos se impuso en una de ellas y la Unidad Ciudadana kirchnerista en la restante. En la Primera, la alianza oficialista obtuvo 1.340.080 votos (40,59%) y en la Tercera sacó 1.153.615 sufragios (34,74%), para la categoría de senadores nacionales.

Aunque en la lista de diputados, Cambiemos mejoró esa performance y perdió apoyo la UC, con lo cual se achicó la diferencia. Con los números sobre la mesa, el PJ bonaerense inició una discusión que lo llevará a una interna partidaria el 17 de diciembre, en la que un grupo de intendentes busca articular una estrategia que desplace al matancero Fernando Espinoza, aliado de Cristina Kirchner.

El argumento de esos intendentes, que por ahora se mueven solapadamente, es que al peronismo no le alcanzará en 2019 con refugiarse en distritos como La Matanza, para intentar un regreso a la Gobernación. Por afuera de los límites provinciales, tampoco los gobernadores del PJ consideran que ese vaya a ser un plan exitoso para disputarle el poder central al presidente Mauricio Macri.

No obstante, en el distrito más grande y populoso de la Tercera Sección Electoral, el peronismo hizo en las elecciones legislativas una diferencia de 155.000 votos con Cambiemos que, por sí misma, le dio sustento a la victoria de Cristina Kirchner en el Conurbano. Y que superó con creces la ventaja obtenida por la UC en municipios como Lomas de Zamora, de sólo 40.000 sufragios.

EL ROL DE LOS INTENDENTES

Los jefes comunales del sur del Conurbano cuentan, sin embargo, con otros números a su favor: entre Lomas, Almirante Brown y Esteban Echeverría obtuvieron una ventaja acumulada de 110.000 votos sobre Cambiemos, algo que los posiciona como jugadores importantes de la interna peronista. También hay intendentes que salieron bien parados en la Primera Sección Electoral.

La tendencia indica que ya no debería darse por hecho que el Conurbano es un territorio en el que siempre gana el PJ.

Por caso, en Merlo el peronismo local le sacó 65.000 sufragios de diferencia a la coalición de gobierno, mientras que en Malvinas Argentinas la distancia fue de 42.000 votos. Claro que en esta región –norte y noroeste- del Conurbano, Cambiemos tuvo una muy buena performance en los distritos que gobierna e incluso ganó en algunos municipios gestionados por el PJ y el massismo.

Tales son los casos de Ituzaingó, donde el histórico caudillo peronista Alberto Descalzo cayó por 7.000 votos; y de Tigre, el territorio de base del massismo que sin embargo vio como sus candidatos perdían por 15.000 sufragios con los de Cambiemos. Más apuntalado en la gestión, el massista Luis Andreotti le puso un freno a la “ola amarilla” en San Fernando, por 14.000 votos.

Esos resultados, sumados a la victoria de Cambiemos en San Martín por más de 76.000 votos sobre el oficialismo local –que jugó con Florencio Randazzo y quedó cuarto- pueden inaugurar una etapa de realineamientos en el peronismo. El propio Sergio Massa se terminó de convencer de que no hay espacio para terceras fuerzas y Gabriel Katopodis ya se mostró con sus pares del PJ.

En Cambiemos, en tanto, se empieza a armar una lista de intendentes que se posiciona en la carrera por la Gobernación hacia 2023. Uno de ellos es Jorge Macri, que le sacó 75.000 votos de diferencia al kirchnerismo en Vicente López. También se anotan Gustavo Posse (San Isidro, + 56.000 votos), Ramiro Tagliaferro (Morón, + 34.000) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero, +32.000).

Todo esto configura un escenario en el que Cambiemos viene en una curva de crecimiento desde 2015, algo que acaba de ratificar el 22 de octubre. Esa tendencia electoral, sumada a la ventaja que supone el control simultáneo de los gobiernos nacional, bonaerense y porteño, indica que ya no debería darse por hecho que el Conurbano es un territorio en el que siempre gana el PJ.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...