Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EXPERIENCIA INEDITA EN LA UNLP

Una facultad ya atiende por violencia de género

Es Derecho, que abrió un centro en calle 48. El proyecto

Una facultad ya atiende por violencia de género

Paula Talamonti y Valeria Segura, coordinadora y directora del Centro de Atención a Víctimas de Violencia de Género que creó Derecho y que funcionará en la propia facultad

En la facultad de Derecho de la UNLP funcionará un Centro de Atención a Víctimas de Violencia de Género. Creado hace pocos días por el consejo directivo de esa unidad académica, atenderá -en forma gratuita- en la planta baja del Edificio Tres Facultades. Así, en una experiencia sin antecedentes, las víctimas de este flagelo serán asesoradas en la sede de la propia casa de estudios. “También se actuará para que el Estado ponga en marcha o genere mecanismos de acompañamiento, porque lo cierto es que no hay políticas públicas sobre esta grave problemática”, advierten la directora del centro, la joven abogada Valeria Segura, y la coordinadora, la estudiante avanzada de Sociología Paula Talamonti.

Aunque el centro comenzará a funcionar a pleno tras un seminario intensivo que se realizará a partir del 30 de este mes, una serie de talleres y la selección de los alumnos que formarán parte de la iniciativa, ya se encuentra atendiendo “casos puntuales”, básicamente los derivados del programa de Niñez, Derechos Humanos y Políticas Públicas de la facultad. “Allí se detectan muchos casos de violencia de género en jóvenes”, apunta Paula.

La propuesta de crear el centro fue presentada por Valeria y Paula y contó con “el impulso y apoyo de la secretaría de Extensión de la facultad”, indicaron, para comentar que “el hecho de que la problemática se haya instalado fuertemente en la Ciudad y que la cantidad de casos aumente en forma constante” fue el motivo central que las llevó a fundamentar ante el consejo directivo de Derecho la necesidad de que la unidad académica “le abra las puertas” a las víctimas de violencia de género.

la plata, a la cabeza

En ese sentido, resaltaron que La Plata está a la cabeza de un podio “nefasto”.

“Si bien no hay estadísticas oficiales serias, lo cual es otra muestra de que el problema nunca fue tomado como política de Estado, la ONG Casa del Encuentro publicó que en el 2011 hubo en el país 282 femicidios. Buenos Aires es la provincia con más casos, y dentro del territorio provincial, la ciudad que está a la cabeza es La Plata”, realzaron Valeria Segura y Paula Talamonti.

La directora del centro subraya que “esta ONG se basa en publicaciones de los medios, de modo que los casos son, en realidad, muchísimos más”.

“Además -acota la coordinadora- el femicidio representa el extremo de una situación de violencia que se extiende en el tiempo. Si a eso le sumamos que hay episodios que no se denuncian y que la violencia de género reconoce formas menos visibles, la problemática se extiende como una mancha de aceite. Lamentablemente, estamos seguras de que tendremos mucho trabajo”, apunta.

Existe la violencia económica, la psicológica, la que se expresa por medio del control (celos), la sexual (que se da incluso en el matrimonio y “es más común de lo que se cree”), y si bien el flagelo explota mayormente en el ámbito doméstico, cada vez gana más terreno en los lugares de trabajo, en los centros educativos y a nivel mediático, sintetizan las expertas.

Tras destacar que la violencia de género “atraviesa todas las clases sociales sin distinción”, Valeria y Paula comentan que “de aquí a fin de año vamos a terminar de conformar los equipos con profesionales de Derecho, Trabajo Social, Psicología y Sociología, al tiempo que seleccionaremos a estudiantes avanzados para que se sumen a trabajar. Lo importante de estas experiencias -enfatizaron- es que permiten llevar a cabo un abordaje interdisciplinario de la persona, porque ninguna disciplina por sí sola tiene la respuesta integral que se debe ofrecer”.

En tal sentido aclararon que “no sólo se trata de asesorar, sino de acompañar a la víctima, porque únicamente se sale de la violencia de género cuando ella se decide a hacerlo, pero eso requiere de un acompañamiento importante. Allí es donde se nota en forma cabal la falta de políticas públicas, ya que no se destinan recursos para cumplir las medidas de no acercamiento, no hay refugios... Hay mucho por hacer”, remarcan.

De momento, quienes deseen contactarse con el centro pueden escribir a violenciadegenero@jursoc.unlp.edu.ar.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

  • + Vistas
  • + Comentadas

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla