Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA AGRUPACION TUPAC AMARU

La extraña muerte de un militante pone otra vez la mira sobre Milagro Sala

Lidera una estructura con fondos millonarios

Algunos le dicen “la gobernadora”. Milagro Sala se ha convertido en la última década en una suerte de “poder autónomo” dentro de la provincia de Jujuy, con ramificaciones en otros puntos del país. Maneja una estructura que recibe millonarios fondos del Estado nacional. Han construido viviendas, escuelas, comedores. Todo lo administran desde una estructura propia que encabeza Sala y que la oposición describe como una especie de “súperministerio con una caja negra y un amplio poder discrecional” manejado por un carril paralelo al del Estado. Desde la oposición fueron apuntados ahora por el crimen de un militante el día anterior a las PASO.

Milagro Sala es una mujer de un origen muy humilde, con una historia dura en su juventud. En los años 90 empezó a perfilar su rol de activista como empleada estatal. Nació en la política bajo el ala del Perro Santillán, un emblema de las luchas sociales de aquellos años y pionero de lo que luego sería el movimiento piquetero.

Ya tenía su propia organización cuando los Kirchner llegaron al Gobierno nacional.

Con el objetivo inicial de desarrollar un plan de viviendas, empezó a recibir durante la administración de Néstor Kirchner un flujo millonario de subsidios directos que ella misma administraba. Crearon cooperativas de trabajo y crecieron así hasta ramificarse en un a organización con múltiples facetas.

Los jujeños fueron testigos de un enorme crecimiento de la agrupación. “Hoy tienen un parque automotor propio; manejan fábricas y corralones de materiales; tienen camiones y financian sus propias cooperativas de trabajo. Manejan, además, un enorme poder de movilización que se hace notar fuertemente en la provincia ante cualquier situación de conflicto”. Así lo describe un periodista que trabajó los últimos años en Jujuy.

Milagro Sala ha enfrentado varias denuncias penales, entre ellas un proceso iniciado por el senador Gerardo Morales por “daño agravado en concurso real” y “amenazas”. Ha estado involucrada en hechos de violencia y la Justicia investiga a varios integrantes de su agrupación por presunta portación ilegal de armas.

Los militantes de Tupac Amaru funcionan con una estricta disciplina. La oposición los describe como “un ejército” comandado por Sala y denuncia que “se mueven armados”.

Recientemente, en una entrevista con Infobae, el dirigente social Héctor “Toty” Flores (quien acompañó a Elisa Carrió como compañero de fórmula en las PASO) acusó a Sala de estar vinculada con el narcotráfico y con las barras violentas del fútbol.

“El crecimiento del narcotráfico se mezcla con situaciones políticas violentas. Jujuy parece Ciudad Juárez. Acá se habla de la Tupac Amaru y la gente tiembla”, dijo ayer el Perro Santillán, al referirse a la muerte del joven militante que volvió a poner el foco de atención sobre la organización de Milagro Sala.

La dirigente social es ahora candidata del kirchnerismo en las listas para el Parlasur. Ayer salió a despegarse de la muerte que conmueve a Jujuy.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...