Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SU USO RECONOCE UNA LARGA TRADICIÓN

El mimbre recupera protagonismo

Con la tendencia a volver a lo natural, regresa este material, cálido y elegante. Además llega de la mano de una reinterpretación del diseño que combina la producción natural con la artesanal

El mimbre recupera protagonismo

Tradicionalmente asociado a espacios exteriores, el mimbre gana cada vez mayor protagonismo en ambientes poco usuales, como ser el living/WEB

El mimbre ha sido tradicionalmente uno de los materiales naturales más importantes en la producción de mobiliario tanto en Europa, Estados Unidos y Asia.

Sin embargo, de la mano de las nuevas tecnologías, las fibras naturales perdieron trascendencia frente otros materiales sintéticos, más resistentes e industrializables.

A pesar de que la técnica artesanal perdió su tradicional importancia, algunas empresas se han embarcado recientemente en la aventura de mantener vivo el mimbre y han surgido productos realizados manualmente, muy cuidados, en los que el diseño funciona como un factor clave para darle una nueva vida a este material, que se combina con fibras sintéticas, metales, cuero o madera.

UNA LARGA TRADICIÓN

El mimbre pertenece a la familia de las salicáceas, de la que existen cientos de variedades diferentes, algunas se utilizan para la confección de mobiliario y objetos de decoración.

La artesanía del mimbre es una técnica muy extendida en Estados Unidos y toda Europa, aunque algunos países como Reino Unido, España y Portugal se han destacado especialmente por la abundancia de este material. Hoy, su cultivo en estos continentes prácticamente ha desaparecido de tal manera que es necesario importar la materia prima desde el sudeste asiático.

El abandono de estas plantaciones y la disminución de la demanda provocó que parte de los artesanos dedicados al mimbre abandonaran su profesión. Este abandono fue progresivo y comenzó en la época del colonialismo con las primeras importaciones de ratán provenientes del sudeste asiático.

El ratán es un material estéticamente parecido y con una técnica de manipulado similar, que destaca por su dureza y resistencia. Aunque con la introducción de plásticos y polímeros y la mejora de las técnicas productivas, ésta y otras fibras naturales han ido perdiendo popularidad.

La creciente tendencia por volver a lo básico y lo natural se ha traducido en un renacido interés por el mimbre.

En la actualidad el término mimbre se usa como un genérico para hablar de una gran cantidad de fibras naturales. Dado que son fibras que tienen un origen similar y que se manipulan con la misma técnica, pero dentro de este tipo de plantas trepadoras hay centenares de variedades.

Por eso suele usarse la denominación de mimbre para la fibras más finas y flexibles, mientras que otras más gruesas y resistentes se denominan ratán.

El mimbre es un material natural y cálido, que permite crear una superficie delicada

El mimbre es un material sustentable y natural. Su manipulado requiere pocos procesos por lo que el consumo energético también es bajo.

Algunos de los fabricantes de muebles de mimbre se niegan a utilizar químicos o aditivos. Argumentan que la idea es que duren lo que tienen que durar y que una vez acabada su vida útil puedan volver a la naturaleza. Esta naturalidad y ausencia de químicos provoca que a lo largo de su uso, el material cambie de color y se vaya oscureciendo, dándole un toque muy auténtico. Existen varias técnicas de manipulado del mimbre según el acabado o función requerida: desde las tradicionales rejillas, hasta los trenzados. Las fibras más gruesas, como el ratán, se usan normalmente como sustituto de la madera para crear estructuras.

NUEVO CONCEPTO

Lo cierto es que el uso del mimbre y el ratán obedece a una reiterpretación en que se emplea este material.

Los estudios arquitectónicos buscan unir dos mundos distintos, como es lo industrial con la artesanía. Así suele utilizarse metal en la estructura, mientras el mimbre o el ratán se usa en el respaldo y el asiento de los muebles.

Los fabricantes de muebles europeos destacan que junto a un a larga tradición en artesanía del mimbre, puede observarse una vuelta a los productos naturales y artesanales.

Fue muy interesante investigar cómo estos dos materiales podían convivir y mezclarse.

Al mismo tiempo, resultó muy complicado encontrar un buen equilibrio entre ambos. Cada material tiene su función.

El metal funciona muy bien en la estructura de la silla, definiendo su silueta desde un punto de vista técnico.

El mimbre es un material natural y cálido, que permite crear una superficie delicada.

Probablemente haya un doble motivo para el retorno de los productos naturales. Por un lado el mercado estaba saturado del abuso del plástico que hubo en los años 90 y la década posterior; por otro lado la crisis, económica ha obligado a muchas empresas a pasar de tecnologías caras a materiales tradicionales para reducir los costos.

Pese a este renovado interés, en la actualidad prácticamente la totalidad de los cultivos están ubicados en Asia, lo que hace que, por motivos de costos, muchos fabricantes produzcan también en estos países.

Las empresas europeas dedicadas al rubro han centrado su producción en Asia, como forma de crear valor agregado y asegurar una manufactura natural.

Ello se debe a que contaban en su plantel de empleados con artesanos experimentados.

Su nueva trayectoria está ayudando a mantener viva esta técnica.

Otra buena práctica por dar un aire renovado a este material es su línea de colaboración con diseñadores y arquitectos de renombre.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...