Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $87,14
Dólar Ahorro/Turista $143.78
Dólar Blue $151,00
Euro $100,83
Merval 0,00%
Riesgo País 1427
Hogar |COMODIDAD
Cómo elegir un buen sillón

Este mueble se convirtió en un objeto clave de la casa. Su tamaño y calidad son importantísimos para disfrutarlo

Cómo elegir un buen sillón

Un buen sofá se caracteriza por ser cómodo. Sus laterales deben contener el cuerpo, pero también ser algo flexibles para poder apoyar la cabeza

2 de Noviembre de 2020 | 01:00
Edición impresa

El sofá ocupa un lugar preferente en la decoración de interiores y es, sin duda, la estrella del living o salón, ya que la inversión resulta proporcional al tiempo que va a pasar en él. Por eso, no solo hay que quedarse con el diseño sino también pensar en la ergonomía, resistencia y confort, adaptándose tanto al espacio como a las necesidades y gustos.

Durante años, la vida de reunión familiar se desarrolló en la cocina, y el salón era un lugar al que solo se accedía para recibir amigos, familiares o con motivo de alguna celebración. En aquellos momentos, la comodidad de los sofás no era la característica más importante a tener en cuenta puesto que nadie pasaba en él las horas muertas de su día a día, apenas lo que duraba la visita de algún conocido.

La decisión se basaba en la estética o el estampado. De esa época se heredaron formas imposibles, asientos con marcado volumen en la zona central, apoyabrazos torneados con molduras de madera y respaldos a prueba de cervicales. Una descoordinación entre estética y confortabilidad.

Con la aparición de la televisión, la tertulia se trasladó al salón, y es en este momento cuando este ambiente cobra especial importancia. La comodidad de los sofás empieza a ser un pilar fundamental en el que basarse en el momento de adquirir estas piezas, pero siempre desde el punto de vista de que el usuario adoptará en él la posición de sentado.

Este año nos ha demostrado que el sillón de la casa es fundamental y por eso pasamos algunos consejos para tener el que mejor se adapte a las necesidades de cada casa.

Cuando se decida comprar un sofá o sillón nuevo, lo ideal es ir a los locales especializados y pedir asesoramiento, probar todos y cada uno de los sofás que más llamen la atención -bien sea por tu diseño, tamaño o precio-. Sentarse un par de minutos en cada uno es básico para después elegir uno. Probar un sofá es esencial sobre todo a la hora de constatar la importancia de la calidad y la consistencia de un buen respaldo.

Hay una frase muy utilizada que asegura que “en ocasiones, lo barato sale caro” y cuando se habla de comprar un sofá cama o un sofá la salud puede encontrarse en entredicho. Optar por sofás demasiado baratos es optar por muebles de mala calidad, en esto está el truco.

Comodidad/confortabilidad: lo más importante de un sofá es sentirse a gusto en él, ya que probablemente se vaya a pasar muchas horas allí. A unos les gusta más durito a otros más blando… Existen múltiples rellenos y acolchados que aportan diferentes sensaciones y tienen mayor o menor durabilidad -y precio-. Hay rellenos de pluma -natural o sintética-, de goma-espuma o de una mezcla de ambos. En algunos también se usan muelles o viscoelástica.

Diseño y estilo: en segundo lugar, lo más importante es que el diseño sea adecuado al gusto de cada uno y combine con el resto del mobiliario del salón y con las tonalidades de éste, así como con su estilo general. Más clásico o más moderno. Una apuesta segura suelen ser las tonalidades neutras -como la gama de grises o las tonalidades tierra- y los diseños sencillos que combinan con casi todos los estilos. Lo mejor es tratar de elegir un modelo que “pegue” y quede armonioso con el ambiente donde se lo va a ubicar. Por supuesto, el sofá debe mantener la misma idea decorativa que el resto de la habitación. SI el living es tradicional, se debería buscar un sillón con brazos redondos, o quizás un chester sea la mejor opción.

Tamaño: se debe elegir el tamaño según la cantidad de personas que vivan en casa y el uso que se le vaya a dar. Obviamente, no es lo mismo cuatro personas sentadas que si las cuatro se quieren acostar. Pero además del uso que se le vaya a dar, es importantísimo tener en cuenta el espacio disponible y ver si quedará mejor un sofá de una pieza, de dos, uno tipo chaislongue. Antes de nada, se deben tomar medidas del espacio disponible e ir con estas medidas al local. No hay que olvidar que es mejor dejar un poco de holgura a los lados para que no quede muy justo. También es beneficioso tener en cuenta si se piensa incorporar algún mueble auxiliar, revistero o mesa a los lados.

Tapicería: en cuanto a la tapicería hay que tener en cuenta dos cuestiones importantes: El diseño y color y la calidad, textura y forma de limpieza de la tela. Para elegir ésta, hay que tener en cuenta si hay niños en casa, mascotas, si se suele comer en él, si se es friolento o caluroso -el cuero, por ejemplo, en verano suele pegarse y dar bastante calor- y otras cuestiones que sean determinantes a la hora de elegir una tapicería de un tipo y calidad u otra.

Presupuesto: el último punto, pero ni mucho menos el último en importancia ya que, lógicamente, hay que comprar un sofá acorde a las posibilidades económicas. Eso sí, se debe tener en cuenta que lo ideal es que sea un mueble que dure muchos años. Hay que pensar que merece la pena hacer un esfuerzo económico por elegir un buen sofá. Además, en muchos sitios se pueden financiarlos o encontrar una buena promoción.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia
cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla