Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
¿Por qué tengo vértigo?
¿Por qué tengo vértigo?

El vértigo relacionado con las alturas no precisa tratamiento/archivo

30 de Junio de 2019 | 06:46
Edición impresa

El vértigo ocurre cuando percibimos un movimiento que en realidad no se está produciendo. Es una sensación muy desagradable que puede deteriorar la calidad de vida de quienes lo padecen.

La doctora María Cruz Iglesias, jefa del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, explica que el vértigo es una sensación de movimiento en la que, a veces, la persona siente que el ambiente se mueve mientras ella está fija, y en otras, es la persona la que nota que se mueve y el ambiente se queda quieto. La doctora aclara que el vértigo “es siempre un síntoma de algo, no es una enfermedad”.

La especialista señala que el aparato vestibular, situado en el oído, es el que controla el equilibrio y la posición del cuerpo, pero también intervienen el cerebelo y los ojos.

“Son tres sistemas que están conectados y los tres influyen en que pueda aparecer una sensación vertiginosa”, precisa. En este sentido comenta que, si un paciente tiene una patología del oído interno que le produce vértigo y le cerramos los ojos, aparece mucha más sensación vertiginosa, porque pierde otro de los pivotes que controlan la posición. “El oído interno tiene una parte dedicada a la audición que es la cóclea y otra dedicada al equilibrio, que es el sistema vestibular y que consta de varias estructuras como son los canales semicirculares, el utrículo y el sáculo. Cualquier patología que asiente en los canales semicirculares, en el utrículo o en el sáculo, puede dar vértigo”, asegura la especialista.

En la mayoría de los casos, la sensación vertiginosa se debe al vértigo posicional paroxístico benigno.“ Se trata de un vértigo de corta duración, acompañado de cortejo vegetativo, es decir de náuseas y vómitos, e inducido por cambios posturales. Es muy invalidante pero no implica riesgo vital (por eso se le denomina benigno)”, indica la doctor. “Aparece con mayor frecuencia entre la cuarta y la sexta década de la vida y es más prevalente en el sexo femenino”, subrayan por su parte los especialistas de la Sociedad Española de Medicina Interna.

Además, la doctora Iglesias puntualiza que existen patologías del oído interno que también producen vértigo, “como la neuronitis vestibular y el síndrome de Menière”. Esta última enfermedad lleva el nombre de Prosper Ménière, médico francés, que fue el primero en relacionar los síntomas vertiginosos con el oído interno.

“Es una patología que afecta, tanto a la audición como al equilibrio, y que tiene mayor incidencia entre la cuarta y la sexta década de la vida. Su síntoma principal es el vértigo, pero también están presentes los acúfenos (ruidos en el oído) y la hipoacusia (pérdida de capacidad auditiva)”, relatan los especialistas .

Si un paciente tiene una patología del oído interno que le produce vértigo y le cerramos los ojos, aparece mucha más sensación vertiginosa, porque pierde otro de los pivotes que controlan la posición.

“En la mayoría de los casos, el síndrome de Ménière afecta a un solo oído y la sintomatología vertiginosa puede ser variada, es decir, puede haber ataques ocasionales, frecuentes o bien el vértigo puede llegar a ser tan extremo que resulte invalidante”, añaden.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla